Capítulo 42

114 29 4

Una decisión difícil

Byakuya sonrió con malicia cuando se separaron del beso, y la tomó de las caderas para apretarla contra él.

-Quieres ir contra tu propia familia- Otro beso resono en la habitación vacía- Eres tan traicionera, perla de shikon- La nombrada simplemente asintió con la cabeza.

-¿Me darás lo que quiero o no?- El hombre hizo un ruido pensativo, dejando ir a la chica cuando está se apartó.

-Ir contra tu padre es mi sueño, e ir contra tu madre, una sacerdotisa poderosa, mi premio- Elizabeth mientras lo escuchaba tomó su corazón y se volteó para verlo- Kagome, ¿Así se llama tu madre?- La mujer entrecerro los ojos.

-Si, así se llama...- Apretó levemente el corazón en su mano, logrando que el hombre se agarre el pecho al tener un pequeño ataque cardíaco.

-¿Qué... haces...?- Preguntó con esfuerzo, levantando la mirada para ver sus ojos lleno de desprecio mirándolo.

-Cambio de planes, Byakuya- Sus palabras sonaron frías.

.....

Kagura escuchó que la llamaban, así que con curiosidad se acercó a la puerta de madera y golpeó una vez para asegurarse.

-¿Necesitas algo, byakuya?- Preguntó acercando su oído a la puerta al no haber ni un solo ruido.

-Pasa, Kagura- Lo escuchó decir del otro lado, sin embargo sonaba raro.

La yokai abrió la puerta cuidadosamente, y con desconfianza, entró a la habitación donde debería estar la niña también. Dejó la puerta abierta, para que la luz del pasillo alumbre un poco el cuarto.

-¿Por qué no entras con más confianza, Kagura?- Preguntó la perla con voz burlona desde algún lugar en la penumbra.

-Vete al...- Sintió una punzada en el pecho. Hace mucho que no sentía nada en ese lugar, entonces lo sospecho y levantó la mirada, encontrándose con una escena que la aterró.

-No soy amante de los insultos- Le dijo sentada en el sillón, con los dos corazones latentes a su lado- ¿Tú lo eres, Byakuya?- Le preguntó con una sonrisa al hombre de ojos opacos que estaba sentado en el suelo y apoyado en el sillón donde estaba sentada la dama. El yokai no respondió.

-¿Qué quieres con nosotros? ¡Sólo deseamos ser libres!- Gritó con desesperación, sin embargo la perla no se inmutó.

-Me ayudarán a destruir a mi padre, y si quieres puedes quedartelo luego- Kagura dio un paso atrás al ver sus intensos ojos dorados.

-Puedes hacerlo sola, eres poderosa- Elizabeth chasqueó la lengua, negando con la cabeza.

-No quieras arruinar mi plan- Dijo con molestia, aún así un pensamiento pasó por la cabeza de Kagura y no dudo en decirlo.

-¿Tu plan acaso incluye a Kagome?- Escuchar su nombre sólo la hizo fruncir el ceño.

-No menciones a mi madre- Profundizó su voz con furia.

.....

Elizabeth lloró una y otra vez. No deseaba hacer sufrir a nadie, y aunque no sabía lo que pasaba, sentía que estaba haciendo las cosas muy mal.

-¿Qué estoy haciendo mal, Naraku?- Sollozó abrazando más al nombrado.

-Nada, no estás haciendo nada mal, Animalito- Trató de calmar con su característica sonrisa.

-¿Toda esta bien?- Sintió como él asentía con la cabeza- Entonces explícame por qué lloro- La tomó de la barbilla para hacer que lo mire.

-Porque yo no estoy aquí en realidad- Respondió la perla con sinceridad.

.....

Sesshomaru manejó sin medir su velocidad, su mente se encontraba en otro lado al igual que la sacerdotisa de su lado, la cual miraba por la ventana. Aún así, aunque sus cabezas estuvieran en otra parte, sus manos se mantuvieron unidas por un rato.

El daiyokai mientras conducía recordó lo que le dijo Inuyasha sólo a él. Kagome se enojó por estarle ocultando cosas, pero él híbrido tenía sus razones para hablar sólo con su hermano.

.....

Inuyasha se sentó soltando un suspiro, mientras que Sesshomaru se quedó cruzado de brazos en una esquina.

-Elizabeth debe morir, es la única forma de acabar con todo. Si no es así... el ciclo se repetirá- Fue directo al grano, viendo la reacción de su hermano mayor, sin embargo este no tuvo nada que mostrar.

-Lo sabía- Simplemente contestó con calma- Lo mencionaste antes, sólo alguno de sus protectores puede derrotar a la perla, y uno ya está muerto por su culpa- Inuyasha agachó la cabeza con pena. Jamás quiso un destino así para su sobrina.

-¿Entonces que harás?- Preguntó interesado- Dudó que mates a Elizabeth con tus propias manos. Si me das un poco de tiempo tal vez pueda encontrar otra soluci..- Sesshomaru negó con la cabeza.

-Lo haré- El híbrido abrió los ojos al no poder creerlo.

-No, no puedes hacerlo, ¡Es tu hija, tu princesa!- Trató de hacerlo razonar. Había perdido el juicio.

-Prometí proteger a ambas a toda costa, las salvare a ambas si lo hago- Abrió la puerta decidido a irse.

-¿Qué hay de Kagome? Te odiara- Sesshomaru asintió.

-Lo - Tras decir eso, se marchó.

.....

Su cabeza ya sabía que hacer, porque estaba consiente que era lo correcto, no obstante, su corazón su rehusaba a dañar a su pequeña Elizabeth, era una decisión sumamente difícil que había tomado.

Lo siento, princesa.

...................................

-Eliset.

Para las que no recuerdan a Byakuya, (Cómo yo antes)

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora