Alce la vista a la puesta del sol y deje de pensar en todo.

-¿Jessica? – no me había dado cuenta que Ian estaba sentado junto a mí.

- Ah.

-¿En qué piensas?

- En nada, solo miro el sol esconderse por el horizonte – le señalo con el dedo.

- Es hermoso

- Es mágico – le corregí

-¿Por qué piensas que es mágico?

- Porque con tan solo contemplarlo te olvidas de todos y todo. Lo miras y ya no existen los problemas, el dolor, todo desaparece de tu cabeza y te relajas – sus ojos marrones miraron los míos por unos segundos y luego paso a ver la mágica escena en el mar.

- Tu eres mi ocaso – respondío sin desviar la mirada del horizonte.

"Estupido y Sensual Campamento"¡Lee esta historia GRATIS!