A la habitación oscura

6 0 0
                                                  

Chillidos compungidos por el odio en el alba,

saca un hacha a su antigua enamorada,

ahora es una pasión enfermiza y violada,

su ahora víctima sonríe,

su mal llamada esposa,

lo fue,

en nombre es un matrimonio,

ahora es una vida alocada,

por grandes besos y buenas camas,

pero también de heridas y engaños.


Tal y como relataba,

sonríe coge un cuchillo,

su ahora asesino se ríe a carcajada,

sonríe aún más y el cuchillo lo clava en su propia garganta,

llora, llora se abalanza y la abraza,

vuelve a la realidad su mente manchada,

llora, llora mira la ventana,

la abre de par en par,

y por ella se abalanza.

PoemasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora