Feelings

1.3K 263 223

"House of Cards"

Capítulo 1: Feelings




Jungkook hizo una mueca de dolor al sentir a Jin presionar la mota de algodón contra el pequeño corte que se había hecho en su pómulo derecho. Si bien, había sido su culpa por haber sido tan descuidado, este pequeño corte no era nada comparado a como le había dejado el rostro a Seung luego de que este se hubiera intentado sobrepasar con Seokjin en la fiesta de la noche anterior, justo cuando él no se hallaba presente por un par de asuntos pendientes con algunas pandillas.

-¡Auch!, eso duele- se quejó Jungkook cuando Jin presiono especialmente fuerte en la zona.

-Tu te lo ganaste- lo regaño -Nadie te mando a iniciar una disputa-

-¿Aun sigues enojado?-

-¿Tu qué crees?- rodó sus ojos incrédulo.

-¿No?-

Jin tomo otra mota empapada de alcohol y presiono en la herida, viendo a Jungkook sisear de dolor, pero poco le importo aquello ya que estaba enojado con él. Odiaba que Jungkook siguiera viéndolo como un niño pequeño, un hermano al cual proteger, ya era lo suficiente mayor para defenderse por si mismo, por lo que no era necesario de que Jungkook lo hiciera, pero el pelinegro se empeñaba en hacerlo y eso lo frustraba.

-Termine-

Jin termino de cubrir el corte con una venda adhesiva y guardo sus implementos en el botiquín, listo para marcharse de la habitación de Jungkook, pero antes de que lo hiciera, el pelinegro envolvió sus brazos alrededor de su cintura por detrás y lo obligo a sentarse en su regazo, manteniendo un firme agarre sobre él para que no pudiera levantarse. Al ver que no podía soltarse, Seokjin se cruzo de brazos sobre su pecho e hizo un mohín, murmurando algo por lo bajo sobre los músculos de Jungkook ante la sonrisa divertida de este.

-Entonces estas enojado-

El de cabello purpura no dijo nada y eso solo hizo reír suavemente a Jungkook, viendo como Jin trataba de quitarse sus brazos de la cintura al pensar que el otro se estaba burlando de él.

-Se que me dijiste que no fuera, pero no iba a permitir ese bastardo quedara impune-

-¡Puedo defenderme yo mismo!- replico enfadado.

-Ah, ¿sí?- comento alzando una ceja divertido -¿Y cómo es que aún no logras soltarte?-

-¡Eso es porque eres un cerdo musculoso!, ¡ahora suéltame!-

-No-

-¡Te odio!-

-Mentira- Jungkook apoyo su barbilla sobre su hombro sin dejar de sonreír -No lo haces-

-¡Ayer si me pude defender de Seung!, además solo intento besarme-

-Una patada en la entrepierna es un buen golpe, pero no lo suficiente- lo abrazo mas fuerte -Me alegro de que Yoongi estuviera allí para protegerte-

-¡Jungkook ya no soy un niño!, ¡tengo 21!-

-Es hyung para ti mocoso- se burló.

Seokjin puso sus ojos en blanco e inflo sus cachetes, dándole un aspecto de niño berrinchudo. Jungkook soltó una risa divertida, pero se negó a soltarlo, tratando de demostrarle, a través del abrazo, lo importante que era para él.

Habían sido amigos desde que tan solo eran unos niños, se querían casi como si fueran hermanos y él había tomado la responsabilidad de cuidar de Seokjin luego de que sus padres murieran en un misterioso "accidente", al igual que los suyos, quedando únicamente su hermano mayor Yoongi junto a ellos.

La vida que tenían no era fácil, giraba entorno a pandillas y trafico de drogas, pero no había opción de optar por algo mejor luego de no tener a nadie que cuidara de ellos, teniendo que adelantar su niñez y adolescencia para poder comportarse como un adulto a temprana edad. Es por eso mismo que era tan sobreprotector con Jin, desde que eran niños, él era el más débil e indefenso, por lo que le fue imposible no aferrarse a Seokjin para salir adelante, diciéndose una y otra vez que esto lo hacia por el bien de él.

Y, aunque, Jin le reclamara por todas las restricciones que le ponía, sobre todo para salir, eso era algo que tenía que hacer si no quería correr el riesgo de que le hicieran algo, después de todo, estábamos hablando de pandillas y trafico de drogas, por lo que era mas que esperar de que utilizaran su punto débil para derrocarlo y ese era Jin.

-Tan solo no quiero que te pase nada, ¿está bien?- hablo Jungkook, acariciando el costado de la cadera del pelipurpura -No soportaría perderte... lo sabes-

Seokjin bajo su mirada y asintió, levantándose lentamente del regazo de Jungkook cuando este lo soltó.

-Lo siento...-

-No te disculpes- Jungkook se levanto y ahueco la mejilla de Jin en su mano -Mírame- Seokjin lo hizo -Lamento haberte metido en este mundo, te prometo que saldremos de él pronto y nos alejaremos de estas personas-

-¿Lo prometes?-

-Lo prometo-

Ver solo la sonrisa de Jin le hacia creer que nada era imposible para él y, si bien, era complicado salir del mundo en que vivían, por la seguridad del pelipurpura lo haría.

Jungkook abrazo el cuerpo de Jin complacido cuando este envolvió sus brazos alrededor de su cuello, enterrando su rostro en la curvatura del cuello del menor para inhalar su dulce aroma.

-Duerme conmigo hoy-

-¿No que tú eras el hyung?- pregunto con un toque de burla en su voz Jin.

El pelinegro solo dejo escapar un gruñido y apretó más fuerte el cuerpo de Seokjin, sacándole una risa ahogada al menor que se dejo tumbar en la cama, acomodándose para quedar acurrucado en el pecho de Jungkook mientras este lo acercaba más a su cuerpo.

Tímidamente alzo su rostro y observo el rostro varonil de Jungkook, sintiendo sus orejas arder de vergüenza mientras miraba cada facción del pelinegro, fijándose especialmente en los risos oscuros que caían sobre sus parpados, ya que últimamente se había dejado crecer el pelo y eso solo hizo que sus sentimientos por Jungkook empeoraran.

Si tan solo se fijara en él... le dolía saber que Jungkook únicamente lo viera como su hermano pequeño y nada más, que no se diera cuenta de los sentimientos que mantenía albergados por él desde que eran niños. Aquello dolía y mucho, sobre todo al verlo con agraciadas mujeres a su alrededor en las fiestas y como se iba con ellas por mucho tiempo, seguramente a follar, quedándose él solo, fingiendo que todo estaba bien mientras que por dentro sentía que su corazón se estrujaba porque jamás Jungkook lo vería de aquella forma, solo era su hermano menor y nada más.

Además, no sabia como reaccionaria cuando supiera de su sexualidad, ¿lo repudiaría?, ¿le daría asco saber que era gay?, después de todo, Jungkook siempre estaba rodeado de mujeres y no hombres, por lo que no era de esperar de que fuera heterosexual, pero aun así, mantenía la esperanza de que no lo fuera, dejándose engañar por las muestras de afecto que le daba, las cuales eran dedicadas únicamente a un hermano y solo eso.

Una pequeña lagrima se deslizo por su mejilla y, con aquel amargo sentimiento arrullándolo, se quedo dormido en los brazos de Jungkook, mordiéndose el labio inferior con fuerza para evitar sollozar y despertarlo a causa de sus patéticos sentimientos.

House of cards 🃏 (Taejinkook)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora