Daniel.

152 14 1

Había avanzado mucho con Green, estábamos cada vez mas juntos, pero siempre algo me sale mal, no entiendo por que el destino me da estas vueltas, estoy mareada por tanto girar de dirección. 

Estaba en mi cubículo, ordenando y clasificando papeleos, cuando la misma mujer del día anterior entro de nuevo a la oficina de Green, yo ya había intentado hablarle cuando llegue esta mañana, pero el se excuso diciendo que tenia mucho trabajo, no entendía con claridad que se pudo haber imaginado, pero estaba segura de que no era nada bueno si se fue de ese modo, y si se reusa a hablar conmigo. 

Al salir del trabajo me fui a un bar con algunos compañeros de trabajo, estaba deprimida y tal vez beber no era una buena opción, pero no me reuse a intentarlo, después de todo sabía que esta noche Green no haría una de sus apariciones sorpresas. 

Mientras bebíamos entable conversación con una chica que a trabajado para la gran empresa SALES durante 6 años, era una chica agradable se llamaba Ana y estaba segura de que nos frecuentaríamos luego mas a delante. 

---- Es cierto, te lo juro, el señor "G" es un maldito sin sentimientos ----. Decía Ana, totalmente influenciada por el alcohol. 

Yo me reía con las innumerables frases llenas de gracia, y al pasar las horas, ya no me sentía tan mal, pero claro, recuerdan lo de antes, nunca e tenido suerte.  Green entro por la puerta principal con la pelirroja de la otra vez, y por alguna extraña razón agache la cabeza ocultándome entre mis compañeros.  Ana reacciono de inmediato a pesar de estar ebria.

---- ¿Qué sucede? ----. Me pregunto haciendo mas gestos de los requeridos en la oración. 

---- Es el señor "G" ----. Dije sin agregar mas. 

Ana giro sin disimular en lo mas mínimo.

----. Haa ya veo, si es el maldito, y con la Srta Daniel.

¡Daniel! Green me menciono que ella fue la que lo ayudo, pero según tengo entendido solo son amigos.   Seguí observándolos sin quitarles la vista de encima, y decidí preguntarle a Ana sobre ella, después de todo tenia mucho mas tiempo en su empresa. 

 ---- Ana ¿Qué es Daniel de Green? 

---- Pues todos estamos de acuerdo en que él se aprovecho de la Srta, es lo que se dice un vividor ----. Dijo ella con dificulta, el alcohol ya estaba cambiando su manera de hablar. 

---- ¿Un vividor? Pero oí que solo eran socios ----. Dije tratando de convencerme de ello.

---- No, el llego sin ser nadie, llego trabajando igual que todos, y en unas pocas semanas ya era la mano derecha de la Srta, eso no me huele a sociedad ----. Dijo riéndose al final. 

Era difícil oír eso, pero mientras los observaba no parecían tener mas que una mera amistad, claro, pero no puedo negar que hubieron miradas y muchas sonrisas en el, tal vez ella significaba algo muy importante, no lo había visto reír de ese modo desde que eramos niños. 

Llegue a mi departamento tire el bolso en el sofá, como de costumbre, pero esta vez había algo inusual en mi, era Daniel, su tonta risa y su perfecta ropa, estaba celosa, y furiosa. 

Tome un cojín y lo mordí seguido de un grito ahogado, tenia tanta rabia de que todo se hubiese echado a perder.

Luego de mi rabieta Ethan toco a la puerta, no podía negar que era muy oportuno, necesitaba abrazarlo. 

El abrió y noto las lágrimas encarceladas en mis ojos, no quería llorar, pero cuando me abrazo no lo pude contener. 

---- ¿Qué sucede Sofía? ---- Me pregunto mientras lo abrazaba y lloraba. 

---- No es justo, ella no lo ama como yo, estoy segura ----. Dije a gritos.

---- ¿De qué hablas? ¿A quién amas? ----. Pregunto Ethan.

Me despegue de sus brazos un segundo para verlo a los ojos y acariciar su mejilla, había cosas que el no podía saber, luego lo volví a abrazar. 

Estuve entre sus brazos hasta quedarme dormida.

***

Me levante a mitad de noche, mi teléfono sonaba, era un mensaje. 

De: Green <3 

Se que es tarde pero no podía aguantar no decirte como me siento.  No se que sucede, no se si sigues con ese sujeto, o si me usaste, pensé que todo seria diferente, que podría besarte sin pedir tu permiso, esto no es fácil, pero no quiero salir lastimado de nuevo, a partir de ahora tengamos una relación meramente profesional, es por nuestro bien. 

¿Profecional? estaba acabada, ya no podría abrazarlo como aquel día, todo por una confusión, no esperaba que me contestara pero de igual modo le explicaría lo que sucedió. 

De: Sofía 

No es lo que piensas, Colyn y yo ya no somos nada, termine con nuestra relación cuando me di cuenta de que no era la persona que fingía ser.  Entro a mi departamento por que sabia donde estaban mis llaves de repuesto, y solo venia a rogarme como lo ha hecho antes, pero no es a el a quien amo. 

No tenia mas que decir, pero tampoco sabia si decidiría creerme. 

Espere media hora pero no respondió, y no decidiría rogarle mas, mañana renunciaría a su empresa y me largaría a otro lugar, no podía seguir con esto, era realmente triste verlo todos los días sin poder tenerlo. 

Mientras intentaba volver a dormir, alguien entro al departamento, me asuste de inmediato, era la céreas del pastel, tenia muy mala suerte.  Me oculte detrás de la puerta de mi recamara,  cuando el sujeto abrió la puerta lo intente golpear con una lampara, pero al parecer ya se lo esperaba y la sujeto de inmediato evitando el golpe.  

---- ¡GREEN! Por Dios, me has dado un susto tremendo ¿Qué haces aquí a esta hora? 

---- Vine a hacerte una pregunta.  El sujeto a quien amas ¿De quién se trata? 

No podía creerme que solo había venido para oír la respuesta de esa pregunta. 

---- ¿Soy yo? ---- Me pregunto luego de bajar el rostro apenado. 

Lo que pasaría después, no me lo hubiera creído. 

Mi amigo imaginario.¡Lee esta historia GRATIS!