Capítulo 24

27 4 2

24

Mientras ella duerme, me acerco para oler su pelo. Lo había hecho en muchas oportunidades, pero sentía que todo era diferente ahora. No solo era estar cerca y haberme convencido de que esta vez había hecho el amor y no había sido solo una pasión que constantemente vivíamos juntos. No sé si hago lo correcto, lo estoy dudando, pero debo perseguir el amor, en mí cabeza se repiten constantemente las palabras que me hacen tanto sentido en estos momentos acerca de la Charla entre la razón y el corazón de Gabriela Mistral que dice: ¡Piensa! ¡No te equivoques! Una vez creíste tocar el cielo con las manos y en un instante descendiste al más profundo de los infiernos ¿Crees que vale la pena? No sé si valdrá la pena, no lo he pensado tanto como debería, pero cada minuto esa voz interior que tenemos dentro de nosotros me ha dicho que estoy haciendo lo correcto, que la opción que tomé no fue fácil, pero fue lo que mi corazón siente y que hace sentirme vivo. Por otra parte, no quiero que despierte y me levanto para buscar esa carta entre mis bolsillos, esa carta que no le entregué a Cristina y que la releo para convencerme de lo que estoy haciendo:

Cristina:

Desde que tomé el avión para los Estados Unidos, no hubo ningún momento en que no dejé de pensar en ti. Quiero que sepas que intenté por todos los medios olvidarte. Fue una odisea hacer que las personas que se comunicaban conmigo no me dijesen nada de ti. Toda la culpa la tuve yo y reconozco que no debía haberte provocado el daño que te hice, aunque tu respuesta esa tarde en el café me dolió en el alma, te comprendí perfectamente y cuando uno ama de verdad, deja partir al amor, aunque por dentro, nos neguemos a que todo termine así. Si estás leyendo esta carta, es porque me dijiste que lo intentáramos una vez más, que nos diéramos otra oportunidad, pero te quiero pedir que tal como yo te dejé partir hace un año, sin saber que tú nuevamente me escribirás o querrías encontrarte conmigo, yo quiero que ahora me entiendas y también lo hagas. En este último tiempo he aprendido muchas cosas y estoy dispuesto a empezar. No te mentiré, siento algo muy profundo por Francisca que me ha llevado y ha permitido darme una nueva oportunidad de amar. Seré honesto, esto fue algo fortuito y aunque no me creas, las cosas tal vez sucedieron porque tenían que ser así. Sonará estúpido lo que tengo que decir y probablemente me arrepentiré, no es para nada una decisión fácil, cuando tú fuiste el amor de mi vida, pero eso ha cambiado y he encontrado el amor en otra parte. No puedo intentar estar contigo, no puedo volver a empezar algo que terminó esa tarde en nuestro café de encuentro. Sé que el tiempo pasará, curará las heridas de ambos y probablemente nos podremos volver a mirar a la cara con cariño, como estoy seguro que eso nunca lo dejaremos de sentir.

Un abrazo

Martín

Insisto... no sé si lo que estoy haciendo está bien, pero rompo la carta. No se la entregué simplemente porque tuve la valentía de explicarle la situación frente a frente. No puedo volver a estar con ella cuando he vuelto a enamorarme y siento que a pesar de mis dudas voy por el camino correcto. Cuando Francisca me vio llegar a su departamento, sin decirme nada, comprendió que esa vez volvía para quedarme definitivamente, esta vez no me volvería a marchar y aunque quería mucho a Cristina y sufrí demasiado por nuestra separación, lo que siento ahora es un nuevo amor que se anida en mi corazón y que se ha alimentado con cada sonrisa, cada palabra, cada cariño, cada vez que hablamos indefinidamente de tonteras, de cuando leemos y de las ocasiones infructuosas que hemos intentado escribir juntos, de todas las veces que pensé que solo me acostaba con alguien y disfrutaba de su cuerpo acalorado junto al mío y que ahora comprendo que esta vez como tantas, he hecho el amor con ella y que no me quiero apartar de aquí, porque con Francisca... siento que estoy en el camino correcto y por fin voy por mi verdadera dirección y no quiero que preguntarme una vez más ¿Será muy tarde? 

¿Será Muy Tarde?Donde viven las historias. Descúbrelo ahora