CAPITULO 10

675 133 14

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Regla #1: No silencios; En todo momento, hablar de cualquier tema, lo importante es conversar y que escuche tu voz

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Regla #1: No silencios; En todo momento, hablar de cualquier tema, lo importante es conversar y que escuche tu voz.

Regla #2: Sonreír; A los hombres les gusta la sonrisa de una mujer, la encuentran seductora, y ese pequeño detalle es tu mejor accesorio. Le sonreirás en cada oportunidad.

Regla #3: Cercanía; Acercarse lo más que se pueda, que él pueda sentirte, olerte.

Regla #4: Coquetear; A las mujeres se les da demasiado bien darse a desear, pero discretamente, natural pero contundente.

Regla #5: Se tu misma; Todas las demás reglas no son nada si tú no eres tú, se única autentica y eso lo hará caer.

Cada una de las reglas que Gustavo le había dicho que siguiera, estaban palpables como anoche dentro de su cabeza. Aun no entendía como podía haber caído y aceptar ese sucio juego. No. No podía. Era imposible hacerlo, ¿Ella que sabía de coquetear y seducir a un hombre? ¡Joder! ¡Nada! Ni siquiera podía estar en el mismo espacio sin sentirse nerviosa o alucinando con su aroma. ¿Cómo diablos podría llamar su atención?

Estaba un tanto arrepentida de haberle contado todo, sincerarse con Gustavo le llevaría al fracaso. Hablarle de todo lo que hacía junto a él y expresarle su deseo por tenerle, ahora, le daba pavor seguir sus consejos.

Greta volvió a sonreírle ligeramente mientras una de las sirvientas les servía café. No había desayunado con Scarlett solo para poder hacerlo con él esa mañana y, llevar a cabo la regla #1, pero siendo honesta con ella misma, no creía poder hacerlo.

— ¿A qué se debe su felicidad el día de hoy señorita, Campbell? — hablo el, con tono perspicaz—. Ha sonreído mucho esta mañana, no suelo ver que lo haga a menudo.

« ¡Por todos los santos! Te ha pillado»...

Sin dejar de mostrar una sonrisa ella solo permaneció inmóvil en la silla.

Estaba en lo cierto.

Ella solía siempre inclinar la mirada usualmente en su presencia o, podía sostenerle la mirada por un breve minuto pero después de eso era una goma elástica que el sol podía derretir.

TÚ CARICIA EN MÍ © +18Donde viven las historias. Descúbrelo ahora