CAP 18- DECISION

5.3K 388 85

(Narra: Mikasa)

Todo este tiempo en el que me aleje de mi hermano me hizo darme cuenta que yo realmente no lo necesitaba. Siempre vi a Levi como un ejemplo al que tarde o temprano dependería de el pues se convertiría en el dueño de la compañía de la familia, nunca le envidie por eso, era verdad. Pues como hermanos aunque llegábamos a discutir o molestarnos entre sí, nunca una pelea fue lo suficientemente fuerte como para que llegase a odiarlo. Siempre lo respeté y admiré por lo increíblemente listo que era en la educación y lo ágil que era en los deportes, a pesar de que él nunca quería salir -a diferencia de mí que me fascinaba el exterior-. Siempre en todo fue el mejor. Lo fue incluso cuando Levi el corazón de Eren rompió.

La presencia de Eren llego a llenar el vacío que sentí ya que mi familia se estaba desintegrando. Con el transcurrir de los meses pronto me di cuenta de lo que sentía por Eren. ¿Amor o cariño fraternal? No sabía pues Eren lleno un vacío familiar, por eso no sabía el cómo definir este sentimiento.

Defenderlo, eso quería. ¿Pero de quién? ¿Del regreso de Levi? Sé qué lo que sucedió entre ellos no sólo fue un romance pasajero porque aún después de años, para mi hermano tanto como para Eren, el tiempo parecía no haberse movido nunca.

Atrapados en un sentimiento que se vio obligado a separar, más nunca romper.

Tenía miedo que Levi alejase a Eren de mí, pero también tenía miedo de que Eren me arrebatara a mi hermano. Un inesperado revoltijo de sentimientos se hizo imprevisto en mi vida durante 3 largos años y justo cuando quería aclararlos al declararme a Eren, tuvo que regresar mi hermano.

Me odie a mí por no haberme confesado antes, lo odie a él por su llegada inesperada.

Pero que más daba ya, me confesé y bese a Eren creyendo que con eso aclararía lo que en realidad sentía, pero no hacía más que confundirme. Cansada de tanto pensamiento me arroje a la cama e intente dormir, pero mi sueño se vio interrumpido a las 5 de la mañana con una llamada urgente del hospital.

Aun saliendo en pijamas me apure para llegar lo más pronto posible al hospital, llegue empujando a enfermeras y doctores hasta llegar a la habitación de mi padre. Una vez abierto la puerta lo vi sentado en su camilla con un montón de aparatos conectados a su cuerpo. Papa solo sonrió al verme.

-Mikasa... Ven acá hija - papa levanta su mano en señal de que me le acerque, yo solo obedecí y me senté al lado suyo.

-Sé que te eh llamado muy deprisa, pero Mikasa, hija, yo sé que tú eres mucho más fuerte que tu hermano para soportar lo que te voy a decir.

Asentí con pesar, creí que está sería la despedida de papa pero, ¿porque sólo a mí?

-Papa no hagas esto, es injusto, Levi también tiene derecho a despedirse de ti y aunque una distancia incrementó entre ustedes, él es tu hijo y necesita saber la verdad.

Sabía que decir palabras como "despedirse de ti" eran el significado de su muerte, prácticamente era darlo por echo y quien más que yo para saber ese resultado, si todo este tiempo estuve al pendiente de las hospitalizaciones y los tratamientos de mi padre. Era obvio que tarde o temprano sus pulmones dejarían de respirar y la falta de oxígeno a su corazón lo terminaría matando.

Lo sé, claro que lo sabía. Papa iba a morir.

-Y claro que lo sabrá, los doctores dicen que tal vez está noche o la que segué moriré. Pero Mikasa, yo te digo esto a ti porque tú eres el punto ciego del enemigo, al igual que su punto débil pues eres la más fuerte.

-¿Enemigo? ¿De que hablas padre? - le mire confundida, papa nunca había mencionado algo sobre un "enemigo" en la familia.

-Hay una larga historia detrás... Puede que sea larga, pero necesitas escucharla. Una vez que la sepas, hija, espero que por favor no me odies y entiendas todo lo que hice por salvarte a ti y a tu hermano.

La Mansión Ackerman (Eren x Levi "Ereri")¡Lee esta historia GRATIS!