Capítulo 1

1.5K 105 14
                                                  

   Miró el reloj por cuarta vez, sólo quedaban 5 minutos para que el sonar del timbre indicara el final de la clase de Historia, realmente no sabe como zafarse está vez, el torneo anual de las ligas universitarias está cerca, y su promedio en las materias de Historia y Literatura no es bueno, resopla de manera audible sin percatarse que el profesor del salón lo estaba observando.

-¿Hay algo de mi clase que lo moleste, Señor Horus?-
La pregunta resonó por la ahora silenciosa aula, todos sus compañeros lo observan callados.
-Porque de acuerdo a sus últimos parciales, usted es todo un prodigio en mi materia, si hay algo que le parezca aburrido, sólo hágamelo saber-
Las palabras claramente sarcásticas, sólo lo ponen aún más nervioso de lo que ya se encontraba.
-No- contesta con voz baja,  avergonzado por haber sido descubierto distraído -Disculpe profesor- concluyó cabizbajo.

   Lo último que necesitaba, sería tener aún más problemas con el profesor, ya había notado que no era uno de sus favoritos, sino todo lo contrario, y es que el horario de algunas de sus clases también coincidan con el horario de  entrenamiento, por ello había faltado en múltiples ocasiones en lo que llevaba del año, el cuaderno destinado a dicha materia bien podría pasar por nuevo, ya que sólo tenía escrito en el algunas breves palabras, se había propuesto ponerse al día con la materia, pero siempre terminaba postergando el asunto, ahora a solo algunas semanas más, su falta de compromiso estaba por pasarle factura y para rematar, era realmente malo para recordar fechas y acontecimientos, con sólo mencionar que unicamente se sabía la fecha del cumpleaños de su madre, pero cada año tenía problemas para recordar que número de cumpleaños iba.

   El timbre se escuchó por toda el área de la universidad, con cuidado empezó a recoger sus pertenencias, necesitaba un milagro con esta materia, de lo contrario reprobaría y sin sus materias completamente aprobadas, no podría participar en el torneo. Las reglas eran claras, para ser miembro de algún club o equipo de fútbol, se requería de tener todas las materias aprobadas, la universidad había impuesto está regla como una manera de incentivar y motivar a sus alumnos a también cuidar de sus notas académicas, ya que generalmente los alumnos dedicaban un nulo tiempo y esfuerzo a algunas materias para dedicarse por completo a sus clubes y deportes escogidos.

   Al salir del aula se despidió del maestro, pero este lo ignoró, antes de cruzar las puertas y dirigirse en camino al pasillo dio una última mirada, lo vio leer un libro mientras con un brazo recargado a su escritorio lentamente dirigía sus dedos hacia su larga cabellera pelirroja para acomodar algunos mechones detrás de su oreja.

   Estaba en problemas, era claro, no quería abandonar el equipo, tampoco defraudar a sus compañeros y menos aun en fechas tan próximas al torneo, contaban con él.

   Dirigiéndose al área del comedor, reorganizó sus pensamientos, al menos no todo estaba perdido, de las dos materias con más probabilidad de reprobar, una ya la tenía solucionada, o al menos en parte, su preciosa novia le había dicho que ella podría ayudarlo con literatura, a ponerse al día y explicarle algunos temas que no tenía claros,  lamentable no compartían las clases de Historia, por eso ella no podría ayudarlo. Algo se le ocurriría.

   Se encontró con Hathor en el comedor como lo hacían habitualmente, Hathor era toda una diosa, y sumamente popular, a ella le iba bien con sus materias pues era bastante aplicada, pero también era capaz de manejar todo aquello estando en el club de natación de la universidad. Era maravillosa, tierna y muy atenta con él, la novia perfecta. Juntos formaban una de las parejas más populares del campus. Acordaron estudiar los días martes y miércoles, aprovechando que eran los días que ambos coincidan con más horarios libres durante las tardes. Fue ella quien le propuso la idea de ir a solicitar al consejo estudiantil que le recomendaran algún alumno con tiempo libre para que lo ayudará en el área de Historia, con esa idea, su mente se tranquilizó y pudo relajarse el resto del día.

It was not love at first sight (+18)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora