Alli estaba. Todo lo que habia olvidado, todo lo que habia ocurrido, mi vida entera se encontraba ahora disponible para mi. El dolor golpeo con fuerza mi cuerpo, estallo en mi como una bomba que venia peligrosamente acercando su reloj al conteo final. Comence a hiperventilar, el oxigeno simplemente no llegaba a mis pulmones con la velocidad necesaria. Vi como si estuviera ocurriendo en ese momento todo lo que habia sucedido el dia de mi cumpleaños. Todo.

Entendi finalmente que mi amnesia no tenia nada que ver con el hecho de renacer. No tenia que ver con dormir mis poderes ni nada por el estilo. Habia sido yo, habia sido mi mente que habia decidido olvidar, guardar en el tiempo lo que habia sucedido, porque el dolor era tan grande, tan basto y absoluto que era imposible de manejar. De lidiar. Era tan estridente, tan potente que cortaba el aire haciendolo pesado e indigerible. Las lagrimas brotaban como si las hubiera contenido durante miles de años y ahora tuvieran via libre. 

Y todo por culpa de el. De aquel a quien habia amado, a quien me habia entregado en mas de una ocasion. En quien habia confiado, en quien habia puesto toda mi fe. Y el solo me habia traicionado.

Sean me miraba sorprendido y asustado, el aun no sabia que habia recuperado la memoria. Me incorpore de un salto queriendo destruir todo lo que habia a mi alrededor. Como si eso pudiera traer un poco de alivio. Como si eso me devolviera un apice de esperanza. Lo que el me habia robado aquel dia. 

Sin pensarlo ya estaba convertida. Ahora que sabia nuevamente de donde provenia todo, podia saborearlo de otra manera. Podia doblegarlo a mi manera de sentir, de pensar. Podia hacer del fuego mi alma, mi mente. Mi piel. Ahora eramos uno, ahora sabia que debia hacer exactamente. 

-I... India... -pronuncio mi nombre temiendo lo peor. Lo que ya sucedia. Yo solo queria verlo arder, queria que sufriera como lo estaba haciendo yo por sus mentiras, como lo habia hecho mi hermano, mi pequeño angel. Estaba hambrienta de venganza, de odio y de desesperacion.

Cerre las manos en puños, cerre mis ojos tambien. Su imagen tan solo me revolvia el estomago. Respire profundo durante algunos segundos, para encontrar mi eje. Para saberme en mi centro. Estar segura de lo que estaba a punto de hacer.

Abri los ojos y con la firmeza que me daba la vida misma, arremeti contra el.

Lo que sucedio al segundo siguiente fue confuso.

Estaba tirada en el piso de abajo, tumbada, mientras alguien presionaba su cuerpo fuertemente contra el mio.

-¡Sacalo de aqui, Nichi! ¡SACALO YA! -Su voz era inconfundible, y ahora que recordaba todo, me senti una idiota al no pensar que mis planes se podrian estropear gracias a ellas. Tan moralistas siempre, no me permitirian llevar a cabo mi venganza. No al menos mientras yo fuera tan conciente de lo que queria hacer, con tanto impetu y desenfreno, aquello que haria que mis pensamientos se filtraran en sus cabezas.

-¡HAWA SUELTAME! -grite, sacando fuerza de donde no la habia, empujandola contra la pared del otro extremo del cuarto. -¡ES MI PROBLEMA! ¡EL ES UN TRAIDOR, EL HIZO QUE MATARAN A MI HERMANO! 

Senti como el aire cambiaba levemente, y entonces supe, ya se lo habian llevado. Me habian arrebatado mi momento.

-¡India calmate! ¿Es que acaso quieres convertirte en una asesina? ¿Eso es lo que realmente quieres? ¿Acaso Noah estaria contigo nuevamente si matas a Sean?

-¡NO TE ATREVAS A DECIRME LO QUE NOAH QUERIA O NO QUERIA! -le grite con odio, lanzandole una bola de fuego que esquivo con facilidad y dio contra el telefono derritiendolo en segundos. -¡EL ERA MI NIÑO, MI HERMANO! ¡NO TENIA QUE PAGAR POR LO QUE SOY!

-¡No! ¡No tenia que hacerlo! Pero sucedio, India, sucedio. Debes aceptarlo, el ya no esta, y por mucho que te duela, ¡matar a alguien no te lo devolvera!

-¡CALLATE! ¡TU NO SABES NADA! ¡TU ERES TAN MENTIROSA COMO EL! ¡SIEMPRE OCULTANDOME TODO, PORQUE TENIAS MIEDO A LO QUE SOY! ¡A LO QUE PUEDO SER! NO TE ME ACERQUES HAWA, PORQUE TE JURO, TE JURO QUE ME COBRARE AQUELLA PUÑALADA...

-¡Tu me pediste que lo hiciera! ¿O te olvidaste de eso?

No quise escuchar mas. Tan solo necesitaba ir hacia algun lugar en el que no pudiera lastimar a nadie. En el que estuviera segura, incluso de mi misma. Salte agilmente hacia el entrepiso, y me escape por la ventana, como habia hecho en muchas ocasiones para practicar, solo que esta vez esperaba desaparecer.

Comence a saltar por los techos de las casas, hasta que me di cuenta que del impetu que ponia, estaba rompiendo todas las tejas que pisaba, asi que decidi hacer camino por tierra firme. Atravese las calles como una bala, ahora que habia despertado, mi cuerpo se comportaba aun mas diferente. Corria aun mas rapido y casi no sentia el cansancio. Casi.

Me detuve ante una plaza pequeña, donde recorde haber traido a Noah ocasionalmente. Las lagrimas empañaban mi vista, porque era como sentirlo alli. Como si se estuviera escondiendo de mi a modo de juego, y en cualquier momento saldria y me asustaria. Reiriamos los dos y continuariamos jugando. 

Pero debia aceptar que el ya no estaba. Cai de rodillas ante tan aplastante verdad... Noah habia muerto, aun cuando su cuerpo estaba desaparecido, yo misma vi como Aydan le enterraba una daga en su pecho. De eso no tenia salvacion. Y yo habia sido demasiado lenta para salvarlo.

Golpee fuertemente el piso, tanto que parti una loza y la rostice un poco. El suelo se encontraba cubierto de pequeños lunares oscuros provocados por mi llanto. El aire no me alcanzaba y ¿para que lo queria? Si ya nada importaba...

Senti que alguien me miraba fijamente. Fue una sensacion poderosa, imposible de ignorar. Mire a mi alrededor, pero no habia nada, mas que un par de ojos animales, observandome desde unos arbustos. Me tense por completo, esperando. Podria ser un demonio quizas. 

Aguarde, impaciente, hasta que esos ojos fueron concientes de mi conciencia. Y entonces aquel lobo blanco que me perseguia desde el pueblo hizo acto de presencia, caminando pasivamente hasta mi, hasta llegar a colocar su rostro frente al mio...

 No hizo mas que quedarse alli, mirandome, como si pudiera leer mis pensamientos. Estaba helada de la impresion, no queria moverme por miedo a espantarlo, pero algo debia hacer. Ese animal me siguio durante quien sabe cuanto, algo raro habia en el. 

-¿Hola? -dije, y sono como una pregunta. Me sentia realmente estupida hablandole a un lobo, pero, ¿que se suponia que debia hacer?

El animal no respondio, claramente, pero parecio revolear los ojos, como si lo exasperara mi reaccion. Pego la vuelta y se fue al trote. Instintivamente lo segui, queria saber si me llevaba hacia algun lugar, pero entonces, Hawa aparecio frente a mi, tumbandome por segunda vez en el dia.

-------------

Chicas, este es solo un adelanto del proximo capitulo, para que al menos tengan algo con q entretenerse mientras lo termino. Espero qe les guste y en breve continuaran leyendo!

Cronicas Elementales: El altar del druida (PARTE 2)¡Lee esta historia GRATIS!