2

1.1K 104 18
                                                  

Con sus propias derrotas haciendo malabares

y por una cuerda de nombre Noche oscilando

se descubrieron ambos; se codificaron

y en la cumbre del cielo se acariciaron.

Más, para bajar a la realidad,

sus manos entrelazaron.


Las guerras del país ambos acallaron

en un sofá qe sus alegorías latió;

y, con la más perfecta compañía,

de lágrimas y utopías gozó.


A la expectativa de aquella parábola,

el cielo, a escondidas, admiró los versos

qe recitaban las ocho letras en caricias dadas;

dedos en la espalda y, en los ojos,

ráfagas de besos en lugar de palabras.


Las manos cantaron lo qe la boca no fue capaz.

Y los labios miraron lo qe los ojos tampoco.


Y mientras en su pecho él yacía,

componiendo la banda sonora

del 'Jamás querer despertar más',

en un folio arrugado ella versó:


Con heladas montañas yo soñé;

Con heladas montañas qe retozaban y derretían paisajes.

Y también con siluetas qe danzaban al son de Andrés Suárez.


Con danzas tras lienzos al contraluz de la claridad de la luna.

Qe sonaba el despertador yo ayer soñé.

Y qe tú al final te quedabas, también. 

· Floreceré y te pareceré poesía ·Donde viven las historias. Descúbrelo ahora