Cap. 18

358 67 84

—Admito que me gustó lo que vi. —dijo Niall observando con una sonrisa al castaño— Fue porno en vivo, fue muy impresionante.

Louis frunció el ceño.

—Niall, por favor. —gruñó— Soy tu amigo, no mames.

El rubio se encogió de hombros.

—¿Qué? No lo estoy diciendo por ti, Louis. —rodó los ojos— Harry tranquilamente podría trabajar como actor porno. Y pues, tú no, pero podrías intentarlo.

—Niall, por favor. —gruñó.

—Es que..—

—Ya pasó un día, supéralo. —le interrumpió.

Niall hizo un puchero.

—Mi soltería me está afectando.

Ambos chicos escucharon gritos en la habitación de Louis, el rubio frunció el ceño y miró a su amigo.

—¿Y esos ruidos? ¿Qué mierda está haciendo Harry? —le preguntó Niall— ¿Acaso se está masturbando?

El castaño miró mal al rubio.

—Calma tus hormonas, Horan.

Louis se puso de pie y caminó hacia su habitación. Escuchó más gritos y cosas romperse, el castaño se preocupó y entró rápidamente a su cuarto.

Encontró a Harry sentado en el suelo, estaba rojo y Louis no sabía si estaba enojado o no. Se acercó lentamente al ojiverde y lo tocó, este se apartó con fastidio.

—Harry, ¿qué te pasa? —le preguntó el ojiazul.

—Nada, Louis. —murmuró el rizado— Estoy bien.

El castaño negó varias veces con la cabeza.

—Dime qué sucede. —dijo seriamente.

Se agachó e intentó abrazarlo, pero Harry lo empujó fuertemente. Louis cayó al suelo y chilló de dolor.

El castaño no supo si él había gritado muy fuerte, pero vio a Niall con el ceño fruncido en el umbral de la puerta de su habitación mirando con enojo al rizado.

—Lo empujaste. —gruñó el rubio observando a Harry.

Louis se levantó al instante, con dolor y todo, y agarró a Niall para detenerlo de cualquier locura que podría hacer el rubio.

—Ni, tranquilo. —dijo él— Yo me resbalé..—

—No mientas, Louis. —lo interrumpió— Yo vi cuando te empujó, no trates de defenderlo.

Harry rodó los ojos y sonrió.

—Sí, lo hice. —respondió el rizado— ¿Qué mierda me harás, rubiecito?

—Hijo de puta.

—Nunca me caíste bien. —le dijo el rizado— No puedo entender porqué Zayn se pudo fijar en ti.

El castaño miró a Harry con enojo.

—Basta, Harry. —gruñó el castaño— Cállate.

El rubio agachó la cabeza.

—¡Es cierto! —gritó— Él es un..—

—Harry, cállate. —interrumpió Louis enojado.

El rizado rodó los ojos.

—Tú lo defiendes porque es tu amigo, pero..—

—Cállate.

—Alguien tiene que decirle la verdad a..—

Oh no, Louis! (Larry Stylinson)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora