13 « Besos y reencuentros.

15K 647 50

Lunes.

¿Saben qué significa eso? Instituto. Clases. Otra-vez. El director Campbell me dio otra oportunidad, pero estoy en la mira. Ya me han tomado de punto porque según ellos soy la "causante" de todos sus problemas. Los últimos días en el campamento sucedieron cosas increíbles. Jake se enteró lo de Matthew, bah, en realidad todos se enteraron lo ocurrido con Matthew por la puta cuenta anónima que tiene el colegio en twitter. Lo que no sé es como la persona que esta detrás de esa máquina difundiendo rumores se ha enterado de esto.

》Flashback

Escuche un sonido acústico. Ese sonido lo reconocería de aquí a la China, se trataba de Jake con su preciada guitarra. A estas altas horas de la noche, la piscina estaba vacía y más con la brisa fresca que había. Decidí acercarme con algo de miedo, no quería imaginarme la reacción de Jake al verme allí.

Pude divisar a Jake sentado en el suelo y apoyando la espalda contra la reposera. Al lado de aquella había una botella de licor. Whisky. Ese era un tema de él, cada vez que tenía algún problema acudía al alcohol. ¡No! Alto ahí, no es alcohólico solo lo hace en casos extremos pero no sé que es tan problemático esta vez como para requerir a eso.

"I just need you no-ow" Cantaba o intentaba hacerlo. Pero fallaba al arrastrar las palabras. Luego comenzó a tocar la guitarra cambiando los acordes. Otra canción.

"Si yo supiera como hacer para que me mires una y otra vez sería tu chico ideal..." Una sonora carcajada escapó de sus mojados labios a causa del embriagante whisky. "Y te amaria hasta el final"

Luego de eso, el silencio reinó en el ambiente. Escuché como suspiraba y vi como se levantaba del piso.

— Si no puedo tener a Brooklyn aquí a mi lado y ella ya esta con otro — Pronunció arrastrando las palabras — ¿Para qué necesito esto? — Miró su guitarra y se acercó a la piscina —

Me di cuenta cuales eran sus intenciones y corrí hacía él. Mis pasos se hacían cada vez más lentos a medida que llegaba a la meta, sino acabaría por caerme yo también al agua. Cuando estuve ahí atrape su brazo y lo aferre a mi evitando que el loco éste tirara su guitarra favorita y la estropeara.

— ¡Para Jake! ¿Qué vas a hacer? — Le pregunté arrastrándolo lejos del agua —

— ¿Quién sos vos? — Me miró entrecerrando los ojos tratando de ubicar mi rostro—

Abrí la boca para objetar algo, pero las palabras nunca pudieron salir de la punta de mi lengua ya que Jake me interrumpió.

— Sh, sh — Colocó su dedo índice entre sus labios gesticulando el silencio — Ya sé — Dijo sin dejar de sonreir en ningún momento —

Se podría notar de aquí a Hungría que estaba ebrio.

— Tu eres un angelito — Rie —

¿Un ángel? No pude evitar reir cuando dijo eso. Se veía tan dulce e indefenso, me provocaba ternura y ganas de protegerlo.

— ¿Verdad? Tu eres un angelito — Sonrió — 

— No Jake, no soy un angelito. Ya basta de estupideces — Lo senté en la reposera, estaba muy inquieto y revoltoso, de alguna manera habría que calmarlo— Soy Brooklyn, pero estas un poquito pasadito de copas y no me reconoces

La sonrisa de felicidad de Jake desapareció de su rostro para ser reemplazada por una mueca de confusión y duda.

— Brook pero... ¡que linda que estas! —Acarició mi rostro con su dedo pulgar —

— Suficiente por hoy — Lo tomé de la camisa e intente pararlo de su lugar —

Iba a llevarlo a dormir. No podía dejarlo aquí en este estado y mucho menos cerca de la piscina, lo último que falta es que se ahogue ahorita, aquí ismo y Campbell me catalogue de asesina. Sería el boom para expulsarme del colegio y tener una causa judicial por homicidio agravado.

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!