Cap. 9

387 71 65

—Espera un toque, Louis. —el rubio se puso de pie— ¿Y cómo mierda conseguiremos a un detective?

El castaño lo pensó, era cierto, no sabía cómo. Frunció el ceño y se encogió de hombros.

—Lo averiguaremos, Ni. —respondió.

—¿Te alcanzará el dinero? —le preguntó su amigo.

—Sí, me quedé con todo el dinero de mi madre. —carraspeó— Hizo bien en trabajar en un hospital.

Ambos se miraron, no dijeron absolutamente nada por un minuto. Niall fue quien interrumpió el silencio.

—Bien, aquí lo que importa es cómo diablos conseguiremos a un detective.

—Internet, duh. Todo se resuelve con el internet.

Louis caminó hasta su habitación para coger su laptop, la tomó y volvió donde Niall.

—Bien, es hora.

El castaño se sentó en uno de sus muebles y el rubio lo imitó. Louis empezó a buscar por la web.

—Debe ser un detective con licencia y..—

—Basta, Niall. Sé como hacer esto. —interrumpió.

El nombrado frunció el ceño y se quedó en silencio.

Minutos después, Louis empezó a renegar.

—No entiendo ni una mierda. —comentó— Son muchos detectives.

Niall resopló, agarró la laptop de Louis y él mismo empezó a buscar.

—Sí, Louis. Son muchos, pero si escribes detectives 'con licencia' y 'cerca de dónde vives' se reduce el número de personas.

El castaño hizo una mueca.

—Ah.

Niall se demoró media hora en buscar. Al final encontró 7 detectives que tenían las características que ellos estaban buscando: con licencia, cerca del sitio, honorario normal y que tenga experiencia.

—Tenemos siete y solo necesitamos a uno. —comentó— ¿Qué hacemos?

Louis miró la laptop.

—Vas a llamar a todos ellos para reunirnos.

Niall asintió y llamó a uno por uno.

Tres no le respondieron, tres aceptaron y uno respondió, pero no le llegó a contestar.

Esa última persona se había comportado extraña. Era como si no quisiera hablar, como si tuviera miedo de hacerlo.

—Bien, solo quedaron tres. —comentó el castaño— Mañana nos reuniremos con cada uno de ellos después de la universidad.

Niall asintió y ambos revisaron si tenían tareas para el día siguiente.

[..]

Al día siguiente todo fue normal.

Louis se levantó como todo los días, Niall lo recogió y ambos se fueron en busca de Ryan quien ya había llegado de viaje.

Decidieron no decirle nada a él ya que era muy responsable con las cosas y podría hacer todo lo posible para que ellos no se metieran en la privacidad de otras personas.

Ese día Harry tampoco llegó. Louis sintió un vacío.

Ya era salida y los tres estaban regresando a sus hogares cuando Ryan decidió hablar.

—¿Qué harán hoy? —les preguntó— Hay que reunirnos para ver el fútbol.

Louis y Niall hicieron una mueca, se miraron y luego observaron con tristeza al castaño.

Oh no, Louis! (Larry Stylinson)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora