Cap. 1

692 130 21

—¡Es que no es posible! —gritó el castaño a todo pulmón.

Sus amigos rodaron los ojos, ya habían escuchado suficiente. Louis les estaba contando por tercera vez consecutiva lo que había hecho la noche anterior.

Lo peor era que les estaba contando con lujo de detalles.

—¡Me entregué a un desconocido! —chilló.

Niall suspiró.

—Todas las semanas te acuestas con alguien diferente, Louis.

El castaño frunció el ceño.

—Son conocidos. —aclaró— La mayoría son amigos tuyos o de Ryan.

—¿Y eso qué? No los conoces.

Louis miró con enojo a su amigo.

—Tú no me entiendes. —murmuró, volteó a ver a su otro amigo— Ryan, ¿qué opinas?

El nombrado se encogió de hombros.

—Te haces bolas por algo insignificante. Ni siquiera lo verás de nuevo.

Louis se quedó callado, pensando qué responder.

—¡Pero él me engañó! —gritó— Ese horrible, estúpido, idiota, ignorante me engañó.

—Lou, eres muy ingenuo.

—No.

Niall se encogió de hombros.

—Olvídate de eso. —lo miró— Lo importante ahora es hablar sobre tus exámenes de la universidad.

Louis aún enojado decidió hacerle caso.

Se la pasaron todo el día domingo hablando sobre temas insignificantes. El castaño ya se había olvidado completamente del chico.

—¿Mañana irán a la universidad? —preguntó Niall.

Ryan asintió.

—¿No irás de nuevo? Deja de estar faltando, idiota. Repetirás el ciclo.

—Si no voy es por algo importante.

—Zayn no es importante, Niall.

Niall abrió la boca del asombro, hizo una mueca y se paró de la cama.

—Adiós, me aburrí de ver la cara horrible de Ryan.

Louis rió.

—Estuviste con él. —señaló.

—Sí, y por su cara horrible terminé con él.

Niall rió, obviamente era broma. Los tres eran mejores amigos desde hace mucho tiempo.

Cuando Niall y Ryan estuvieron juntos, a Louis se le vino el mundo a sus pies. No es que a él no le haya agradado a la relación, sino que él había estado de mal tercio y la idea no le agradó. Gracias a dios que decidieron quedar como amigos.

Ryan le sacó el dedo medio al rubio y también rió.

—Yo también me iré. —comentó— Visitaré a Liliana.

Louis sonrió.

—Saludos a tu hermana.

Todos se fueron del departamento de Louis y él se quedó completamente solo. La idea de comprarse un perro para que le hiciera compañía era tentadora.

Decidió mirar una película y después leer su libro favorito.

[..]

El castaño se encontraba leyendo su libro favorito cuando escuchó el timbre de su departamento. Frunció el ceño, no esperaba a nadie a esta hora.

Caminó lentamente hasta la puerta preparándose mentalmente para insultar a quien había interrumpido su lectura. Enojado abrió la puerta y miró a la persona que se encontraba allí con asombro.

—¿Qué haces tú aquí? —el castaño gritó enojado.

Ya se había olvidado de su existencia.

No le agradó que le mintiera. Sí, tal vez estaba guapo y se estaba aguantando las ganas de tirarse sobre él, pero primero debía de solucionar ese problema y tenía que actuar serio para hacerlo.

Harry arqueó una ceja.

—Oh, pensé que lo de ayer te había gustado. —comentó.

—¿Por qué me mentiste? —preguntó Louis furioso.

—¿Qué? ¿De qué hablas?

—¡Sabes de que hablo! —chilló— Te hiciste pasar por el amigo de mi amigo para acostarte conmigo.

Harry frunció el ceño.

—¿Qué? ¡No! —gritó— ¿De qué amigo hablas?

Louis se quedó pensativo.

—Ayer te acercaste a mí haciéndote pasar por el amigo de Ryan.

—No. —negó— Ayer me acerqué a ti por curiosidad. Tú fuiste el que me agarró y me sacó del lugar.

Louis se quedó callado, era cierto. Recordó que él había supuesto que Harry era amigo de Ryan y él fue quien lo agarró y lo sacó.

El culpable fue él.

Frunció el ceño, no podía quedar como un estúpido frente a él.

—¡Pero tuvimos sexo! —gritó.

Harry se acercó más a Louis.

—Bueno, por lo general eso hacen las personas que se atraen entre sí. —sonrió.

Louis se sonrojó.

—Ah. —respondió— ¿Y para eso has venido?

Harry asintió.

—La verdad es que sí, vine para eso. —contestó— Pero como me has difamado cruelmente no me acostaré contigo.

Louis frunció el ceño.

—Pero..—

—Lástima. —se encogió de hombros— Lamentablemente tendrás que bajar esa erección tú solo. —señaló.

Louis bajó la mirada a sus pantalones. Efectivamente había un gran bulto.

¿Acaso no podía aguantarse?

—Pero..—

—Adiós, ten buenas noches.

Harry se volteó, no sin antes darle un beso en la mejilla al castaño.

Louis se quedó ahí parado con estupefacción.

°°°°
Aquí está el primer capítulo, espero que les esté gustando esta fic.

Un gusto, K.

Oh no, Louis! (Larry Stylinson)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora