CAPÍTULO 4

13 1 0
                                                  

—Nunca había visto nada igual en todos mis años de directora— gritó la señora.— Dos alumnos desaparecidos en el bosque, ¿Que se les ha pasado por la cabeza?

Castiel y yo nos encontrábamos en la dirección escuchando el regaño de la directora sin decir nada, no queríamos tentar más nuestra suerte.

—Bueno, no se enfade con ella— habló Castiel por primera vez.—Soy yo quien la ha fastidiado.

Mire con sorpresa a Castiel mientras la directora seguía gritando. No creí que se echaría la culpa, pensé que ambos nos quedaríamos callados.

—Pedirán disculpas al señor Farrés y le ofrecerán su ayuda para cualquier cosa que necesita— finalizó la directora. —¿Quedo claro?

Ambos afirmamos y la directora nos despidió de su oficina.

—Vaya que estaba enfurecida— dije una vez afuera. —Hasta el moño se le despeino.

—Mi perro ladra más fuerte— dijo el pelirrojo.

Sin agregar más, dio media vuelta y salió del edificio sin mirarme... creo que estaba enojado conmigo por lo del bosque...

FLASHBACK

Castiel y yo íbamos caminando por el bosque hacia el primer reto de la carrera hasta que llegamos a un punto donde el camino se dividía en dos. Castiel era quien traía el mapa al alegar que yo soy torpe para cargar con esa responsabilidad, así que le pregunté:

—¿Qué camino debemos tomar?

Al no recibir respuesta, voltee a ver al pelirrojo quien se encontraba atrás de mi mirando fijamente el camino sin expresión alguna.

—¿Castiel?— volví a preguntar.

—....He perdido el mapa— contestó.

—¿Hablas en serio?

—¡Si, hablo enserio! ¡¿Nunca te ha pasado?!—  exclamó con enojo.

—¡Respira hombre! Nos las arreglaremos con tu ''super'' orientación— dije con sarcasmo.

—Encontraré el camino en menos de los que canta un gallo— me miro desafiante. —Sígueme girl scout.

—Te sigo capitán— dije haciendo señal de saludo militar.

Por un tiempo la suerte pareció estar a nuestro favor. Logramos acabar las dos etapas de la carrera sin necesidad del mapa y siendo de los primeros equipos en cumplir los retos. Aún y con el contratiempo de buscar a Ámber para que regresara el maldito sello:

—¡Hey Iris! ¿Has visto a Ámber?— pregunté al encontrarme con la chica.

—¿Tienen que encontrar a Ámber para la carrera?— preguntó la pelinaranja —Qué rara es su lista.

—¿Has fumado algo Iris?— habló Castiel. —La buscamos porque ha hecho de las suyas.

—Aunque la idea de meter a Ámber en un saco no me desagrada— les dije.

—Lástima que solo tengamos un tarro— me contestó el pelirrojo.

Después de resolver el problema con Ámber, pudimos continuar la carrera. Castiel y yo eramos un buen equipo y hasta nos estábamos divirtiendo más de lo que creí, siendo que esta no era de las actividades favoritas del pelirrojo.

Luego llegamos a la tercera y última etapa... y todo se jodió.

—¿También están aquí?— dijo una voz detrás de nosotros. — Creíamos que eramos los únicos en llegar a la tercera etapa.

The Story Of UsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora