3

970 144 65
                                          

Podían llamar a ONU, pero conociendolo dejaría que USA se saliera con la suya.

A lo mejor y se estaban precipitando y Venezuela estaba con unas chelas. Pero por si acaso se llevaron unas chanclas.

Argentina toca el timbre de la reja de la gran casa. Una voz suena en el comunicador.

—Who is? —dicen.

—Nada de juis, puto —habla el mexicano para nada contento —Venimos por Vene.

Hubo un rato de silencio.

—Él no está aquí —afirma USA.

Argentina y México se miraron fastidiados.

—A mi no me veas la cara de pendejo ¡Vimos el mensaje!

—Dejá salir al pibito o habrá palos.

—Ya de seguro lo violó —imagina el mexicano.

—Ya lo mató —dice el otro.

—¡No jodan! —se enoja USA —¡Él está bien! ¡No planeo hacerle algo malo.

—Pero lo secuestraste —exagera el Argentino con una voz de drama.

—¡No lo secuestré!

—¿Y por qué no lo dejas salir? —pregunta México alzando una ceja.

El americano se queda en silencio.

—Quería hablar con él —empieza a explicar —¡Pero no quería! Sólo lo engañé para que viniera acá y así charlar pero intentó escapar ¡sin querer hablar conmigo! ¡No es un secuestro, sólo quiero hablar con él, aunque él no quiera!

—¡Wey, acepta que lo tienes secuestrado! Aunque sea dejanos entrar para hacerle compañía.

—¡No! —se niega.

—¿Cómo por qué chingaos no? Pendejo no te pases de verga.

—Porque van a querer sacarlo.

—¡Pues claro! Ya pedazo de turra liberá al wachin.

—Vayanse y adiós.

USA cuelga.

—¿Y ahora que haremos? — pregunta el argentino.

—Entrar a la fuerza —responde el mexicano como si fuera lo más obvio.

—¿Cómo?

México era bueno escalando.

Me di cuenta que tengo caps ya escritos, jajaja los edito y después los subo.











México y Argentina al rescateDonde viven las historias. Descúbrelo ahora