2

996 157 100
                                          

Los latinos habían llegado a la casa del venezolano.

México golpea repetidamente la puerta.

-¡Puto, abre la puerta! -grita México -¡¿No éstas muerto, verdad!?

Argentina rueda los ojos.

-Pidelo con amabilidad -dice el argentino -Che ¿estás bien? Dejanos entrar.

El argentino al no recibir respuesta repite lo que dijo.

Y no había nada. México lo mira asustado.

-¡Se me ocurrió algo! -sonrie Argentina -¡Las arepas son de Colombia!

Nada.

Ambos se miraron fijamente asustados. Empezaron a golpear la puerta.

-¡BOLUDO, NO, NO TE MUERAS!

-WEY, RESPONDE.

Ambos lloraban como maricas pero pararon luego de que Argentina recibiera un mensaje.

—Es la gorda —dice Argentina.

—A ver —México le arrebata el teléfono.

Mardito, la burguer me tiene en su casa. Tiene una playesteichon pero no me quiere dejar salir.

Ambos latinos se miraron.

—¡Le van a sacar el petróleo! —grita México.

—¡Le armo un quilombo si toca al Veneco!

México y Argentina al rescateDonde viven las historias. Descúbrelo ahora