•|1|•

455 58 565
                                                  

Louis y Harry no son tan opuestos como creerían, ambos son esa pequeña chispa de luz en medio de la oscuridad.

Louis, por su parte estudia diseño gráfico mientras que Harry le apasiona la fotografía.

Louis es alguien tranquilo y Harry es el capitán de fútbol.

Louis tiene 19 años y Harry tiene 21 años.

Louis no tiene amigos, sólo su pequeña libreta azul que siempre carga en mano para anotar todo aquello que él quisiera, era más como un diario que un libro de estudio.

Harry podía caminar por el campus con gracia y estilo, sólo hacía falta que el rizado respirara para que todo el mundo quedara perplejo. Él tenía a todas las chicas a sus pies, una simple sonrisa por parte de él y toda población femenina quedaría babeando, unas que otras desmayadas pero nada del otro mundo.

Era extraño que ninguno de los dos haya notado la presencia del otro hasta ese momento.

Louis se encontraba en la biblioteca leyendo cuando Shane se le acercó.

"¡Louis! Tengo buenas noticias muñequita" -dijo éste haciendo el mayor ruido posible y sentándose al lado de su compañero y amigo de habitación.

Louis frunció el ceño y le hizo una seña para que éste dejara de hacer tanto ruido.

"Ay vamos, no seas así, llevas más de tres horas pegado en ese libro" -rodó los ojos y sin más lo soltó. "El viernes iremos a una fiesta" -miró a Louis esperando una respuesta por parte del menor.

"¿Qué? No, claro que no. No iremos a ninguna fiesta" -dijo firme. Nadie podía convencerlo de ir allá, no le gustaba sentirse ajeno ante aquella humanidad, no le gustaba ver cómo las personas se besuqueaban y bebían hasta más no poder, él podría ser una presa fácil ante aquellos depredadores que buscaban a alguien con quien echar un polvo.

"¡Ay amigo! Tienes que divertirte, salir un poco, conocer gente nueva, no es posible que tu único amigo sea esa libreta -apuntó a la libreta azul que llevaba Louis recargada en sus piernas, el menor la agarró con fuerza aferrándose a ella como si su vida dependiera de ella. "Vamos Lulú" -suplicó.

"Lo pensaré, ¿de acuerdo? Lo pensaré" -dijo exasperado.

"Genial" -Shane se levantó de la silla y caminó hacia la salida batiendo sus caderas de un lado a otro, le guiñaba el ojo a uno que a otro chico.

Sí, Shane es alguien bastante pícaro y despreocupado, Louis estaba agradecido con la vida por haber tenido un compañero de cuarto como él, él siempre estaba ahí cuando Louis decaía, él le contaba sus problemas y Shane nunca lo juzgaba, al contrario lo apoyaba y le prestaba su hombro para llorar, habían formando un gran lazo de amistad en los pasados 8 meses.

Louis se encontraba divagando, pensando en lo que era su vida antes de llegar a la universidad.

"Mamá, ¿cuándo volverá papá?"

"No lo cariño, no lo " -se acercó a su dulce ángel y besó su frente. Le dedicó una pequeña sonrisa y le indicó que terminara su desayuno.

Y Louis lo entendió, su padre jamás volvería. Llevaba más de tres semanas fuera de casa y no había rastro de él, él podía escuchar como su madre lloraba todas las noches y le rezaba a Dios para que él volviera.

•∆7 Minutes In The Paradise∆• [Larry OS]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora