Querido Phillip:

12 0 0



                                                                                                                     11 de marzo

Querido Phillip:

Esta noche no puedo dormir. No puedo dormir por la gran cantidad de sentimientos y pensamientos haciendo sinergia en mi cabeza. Nuestro encuentro, tan inesperado y tan rápido me ha tenido inquieta. No puedo dejar de pensar en tus ojos ni en la forma en la que me miraron. Salí de casa con el objetivo de encontrar a alguien para ya no seguir estando sola, con grandes presiones, grandes miedos y grandes complicaciones; y ahora, me doy cuenta de que la búsqueda valió la pena, porque te he encontrado a ti. Cinco minutos bastaron para maravillarme y para sentir lo que nunca había sentido.

"Hola, ¿Puedo ayudarte en algo?"

Tu voz sigue sonando cual ángel en mi memoria. Y efectivamente, si necesitaba algo, necesitaba a alguien. Te necesitaba a ti.

La vida nos ha puesto juntos por algún motivo. Pocos minutos me han bastado para sentir confianza en tu persona, y ahora sé que tengo a alguien para escucharme y ayudarme a escapar de mi terrible realidad. A veces quisiera escapar, inclusive a veces desearía no haber nacido. No quiero asustarte ni mucho menos alejarte. Yo se que tú también debes tener miles de historias que contar y ahora que estamos aquí, sé que ambos nos complementaremos y vaciaremos ese dolor interno que tenemos dentro.

Lamento no haber contestado en nuestro encuentro, no supe cómo reaccionar ante ti. No supe cómo moverme ante alguien como tú, quién me ofreció su mano sin conocerme.

Mi nombre es Alice, soy la chica con cuyo encuentro se dio el día de hoy. Vi tus ojos. Estoy segura que ahora también soy alguien importante para ti. Vi brillo como nunca antes lo había visto. Eran hermosos.

Mis padres son Heathcliff y Catalina Earnshaw, probablemente has escuchado hablar de los dueños de Cumbres Borrascosas. Si, los "locos Heathcliff". Ellos... son mis padres. Los que con su única e insoportable personalidad han logrado mantener a media humanidad alejada de aquí.

En algún punto de mi vida me amaban y me cuidaban. Ahora el egoísmo les recorre las venas a todas horas, los consume y los hace ser otras personas a las que fueron algún día. Tal vez te preguntes cómo es que llegaron a esto. ¿Qué pasó? ¿Qué hicieron? ¿Quién fue el culpable? Preguntas que he intentado contestarme a mí misma por mucho tiempo y aún me cuesta trabajo encontrarle respuesta. Prometo contarte todo Phillip, lo prometo. Y se que no te irás por saber quiénes son mis padres. No lo harías ¿Verdad?

Hoy, es mi cumpleaños, y a pesar de que nadie lo ha recordado, el verte hizo que valiera estar viva estos 16 años.

Esperaré ansiosa tu respuesta.

Alice

Observé la fecha de la primera carta que recibimos en casa, 11 de marzo. El mismo día que mi Phillip murió. Me daba vueltas el estómago el tan solo pensar en lo enferma y desesperada que tenía que estar esta niña para confiar en una persona a tan solo cinco minutos de haberla observado. No puedo negar que mi hijo siempre tuvo un buen porte y era un buen muchacho. Muy educado y presentable con todas las damas. Sus ojos castaños proyectaban seguridad y su tono de piel claro y limpio le hacían parecer una persona pura. Si tan solo hubiera tenido tiempo para que las recibiese. Se hubiera dado cuenta de que habría jovencitas que no solo miraban hacia su enfermedad, si no en lo que era, lo que proyectaba y en su persona. No pude evitar soltar una lágrima al recordarlo. Mi niño. Podría estar aquí feliz y sin embargo; la vida decidió quitármelo.

Querido Phillip:Where stories live. Discover now