Prologo

36.5K 1.9K 33

Tenia 24 años cuando por accidente mis pequeños 3 problemas se concibieron al tener relaciones con su madre, Sophia Smith.

Yo era joven aun y tenia las hormonas alteradas por el alcohol; Era un adicto al sexo, a las fiestas y a las chicas, Esta no habia sido la excepción pues cuando vi a Sophia me resultó bastante atractiva y yo a ella tambien.

Yo era bastante guapo, aunque no digo que no lo siga siendo. Tengo pelo negro claro, Ojos azules, tez muy blanca, labios delgados y bien perfilados, alto, fornido y muy bueno en mi trabajo.

Pero ese no es el punto. Todo empezó en la fiesta de mi mejor amigo Adam, fue una fiesta increíblemente grande y desastrosa, yo se que los abogados son conocidos por ser serios y callados y créanme que soy un abogado muy serio y profesional pero fuera de mi trabajo me gusta ser espontáneo y divertido.. como un adolescente en sus etapas de locura.
En esa fiesta conocí a una chica llamada Sophia y era 3 años mayor que yo pero siendo sinceros ella era jodidamente ardiente y me atrajo mucho desde un principio.

Era alta, delgada, con ojos avellana oscuros, tez blanca, unos hermosos labios delgados, y cabello rubio pero no era un rubio oxigenado de rubia tonta, si no que era un rubio castaño muy hermoso, Toda ella era muy hermosa.

Esa noche conversamos, bailamos y tomamos unas copas, al final de la noche fuimos a un hotel, tuvimos relaciones y nos despedimos en la mañana como si fuéramos unos extraños.
Yo no quería estar atado a nada todavía y por lo que ella me dijo estaba en una relación, admito que me hubiera gustado conocerla mas, ella era linda y simpatica pero supongo que esa noche no significo nada importante para ambos.
Pasó el tiempo y jamas volví a verla después de esa noche.

Despues de que pasaran unos meses ella se presento en mi oficina diciendo que estaba embarazada, yo reaccione muy mal y preocupado. No podia tener un hijo aun.

Ella dijo que no me preocupara que se haría cargo del bebe por si sola porque no le importaba empezar a formar una familia pero necesitaba de mi ayuda económicamente; Yo no sabia nada de ella, la verdad dude un poco al principio ya que se trataba de mi hijo pero no quería hacerme responsable de un bebe y menos de alguien a quien no amaba, así que decidí aceptar.

Empece a dejar bastante dinero en su cuenta del banco todos los meses y por si a caso también le di mi numero, pero le dije que no me buscara a menos que fuera una emergencia; Pasaron los meses y yo no volví a saber de ella por un largo año... Hasta hoy.

¿Les gusto? :3
~Cristian y Sophia en multimedia~

Tres problemas y Un hombre.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora