- Si me disculpáis, tengo que hablar con Calum, ha sido un placer veros de nuevo- le dije antes de irme. No soportaba ver la sonrisa de idiota que tenía Bradley en la cara cuando Vanessa hablaba de Laura. 

- Ross, ¿qué ocurre? ¿No te diviertes?- me preguntó Raini cuando me vio.

- ¿Qué? Claro que me divierto, una fiesta genial Raini, solo buscaba a Calum- le respondí con una sonrisa para convencerla. 

- Ya. Calum está en el jardín preparando algunas bebidas.- me dijo no muy convencida por mi respuesta anterior.

- Gracias Raini- le volví a sonreír y me dirigí al jardín, donde encontré a Calum.

- Hola, Ross, ¿Quieres?- dijo ofreciéndome un vaso con una bebida azul.

- No, gracias- dije rechazándolo- Quería preguntarte algo.

- Claro, ¿Qué pasa?- me preguntó.

- ¿Por qué los has invitado?- Su cara de confusión me indicó que no sabía de quién hablaba, así que se lo aclaré- A los chicos de The Vamp, ¿por qué los has invitado?

- Ah, eso, por Laura.

- ¿Laura? ¿Qué tiene que ver ella en esto?- Le pregunté confundido.

- Esta tarde me ha llamado y me ha pedido que los invite, ya que estaban en la ciudad. Me pareció muy extraño, pero insistió mucho y no pude decirle que no.- me respondió Calum.- Ross, no se a qué viene todo esto, pero pensaba que te caían bien esos chicos, no sabía qué te iba a molestar que los invitará.

- Y me caen bien.... casi todos- dije lo último en un susurro, por suerte Calum no me escuchó.

- Entonces no entiendo porque te molesta.

- No me molesta, solo me ha sorprendido. Creo que vuelvo a la fiesta. Nos vemos Calum- le dije sin dejarle responder, no quería seguir hablando sobre este tema.

Volví dentro y estuve hablando con varias personas, pero mi mente estaba enfocada en la puerta, esperando la llegada de Laura, necesitaba hablar con ella.

Una hora después, el ambiente de la fiesta se iba calentando, la gente bailaba y casi todos tenían una copa en las manos, disfrutando de los fantásticos cócteles y mezclas de Calum, estas bebidas ayudaban a que la gente estuviera más contenta y se divirtiera.

La fuerte música retumbaba en las paredes, pero por suerte conseguí escuchar el sonido del timbre, sabía quién era, la única persona que faltaba. Abrí rápidamente la puerta y la imagen que encontré me dejó sin palabras.

- Hola, Ross- me saludó Laura con una sonrisa, pero su mirada tenía algo diferente que no supe identificar.

- ¿Laura, eres tú?- le pregunté. Se veía tan distinta, estaba preciosa, pero no parecía ella.

- Por supuesto Ross. Creo que eso te está afectando- dijo señalando mi vaso con aquella bebida azul.

- No. Es solo que te ves diferente.- Aclaré.

- No te gusta mi nuevo estilo- dijo mirando su ropa mientras se daba una vuelta y se ajustaba la chaqueta de cuero. 

- S-sí, es decir, te queda bien- dije con dificultad, se veía demasiado bien, y esos pequeños shorts me estaban volviendo loco.

- Gracias, Ross- dijo acomodando su pelo, que gracias a la brisa de la calle me permitió oler la dulce fragancia de su pelo.

 - Laura, quería hablar contigo de algo importante- le pedí. Vi como su mirada se volvía dura y su sonrisa forzada.

- Claro Ross, ¿De qué se trata?- preguntó con una sonrisa forzada.

- ¿Podemos ir al jardín? Ahí podremos hablar más tranquilos- sugerí. Ella asintió y me siguió hasta el lugar.

- Aquí está bien- dije al llegar a una parte algo alejada del jardín, y volteándome para ver a Laura.

- Tú dirás - dijo mirándome a los ojos. Su mirada era fría y me puso más nervioso de lo que ya estaba.

- Verás, durante el Tour, viajamos a lugares fantásticos, conocimos a muchas personas diferentes y vimos...- Empecé a hablar desviándome del tema.

- Ross, si solo me quieres contar lo maravilloso que fue el Tour, mejor lo hablamos en otro momento, quiero disfrutar de la fiesta- dijo interrumpiéndome y dándose la vuelta dispuesta a irse.

- Lo siento, no era eso de lo que te quería hablar- dije rápidamente antes de que se fuera.- A lo que iba era que tuve mucho tiempo para pensar y poner mis sentimientos en orden. Y...- dije tomando una gran bocanada de aire para tranquilizarme.- Te quería hablar sobre lo que pasó en New York. Ninguno de los dos habló después de eso y ambos seguimos actuando como si no tuviera importancia, pero si que la tiene. No te dije nada antes porque aprecio mucho nuestra amistad, eres una de mis mejores amigas, pero tengo que decirlo, así que allá voy... Laura, yo.....

- ¡¿Laura?!- gritó una voz masculina a lo lejos que se acercaba a nosotros. Ambos nos volteamos a mirar quien era, y no me agradó nada saberlo.- Oh Dios mío, ¿eres tú?

- ¿Bradlye?- dijo ella contenta- Cuanto tiempo, te he echado de menos- dijo ella acercándose a él y abrazándolo. Algo que me molestó.

- Yo si que te he extrañado, estás preciosa y muy sexy- dijo cuándo se separó de ella. Noté que Bradlye llevaba un par de copas encima, por la forma de arrastrar las palabras. No estaba borracho, pero se notaba que había bebido.

- Gracias. - dijo ella sonriéndole. 

- Ven, los chicos están deseando verte- dijo él cogiéndola del brazo.

- ¿Podemos hablar luego?- me preguntó mirándome con sus preciosos ojos marrones que me hipnotizaron.

- C-claro. Hablaremos luego- dije resignado. Ella me sonrió ligeramente y se fue con Bradlye. Con el que me sentía extremadamente irritado, por interrumpirme y llevársela.

 Lo que realmente me molestó fue ver el brazo de Bradley sobre los hombros de Laura, y las risas que ambos compartían mientras se alejaban.

He aquí el penúltimo capítulo, pensaba hacer un solo cap, pero al final lo he dividido en dos, porque si no hubiera tardado más en actualizar. Lo siento por tardar tanto, pero siendo sincera, estaba poco inspirada, pero intentaré no tardar mucho para el próximo cap. 

 Bueno, Muchas gracias por todos los votos, comentarios y personas que leen esta novela. Millones de Kisses a todos :)

Makeover¡Lee esta historia GRATIS!