Huérfana

21 2 3

Había faltado ya una semana a la escuela y el plazo se habria vencido para ese entonces. Necesitaba ponerme los pantalones y pararme por allá otra vez. Grace había venido a verme estos dias. Me ayudó a ponerme al corriente. Y hablábamos.

Le pregunté por Liam, el no me había enviado ni siquiera un mensaje y de verdad lo esperé. Pensé que dejaría la discusión que tuvimos y que quizá vendría a darme algo de apoyo pero se olvidó totalmente de mi.

sentir que mi abuelo ya no está es como un fuego que destruye de dentro hacia afuera. Pero estoy intentando vivir con eso. Mis padres murieron cuando yo era pequeña y es por eso que jamás sentí su ausencia pero ahora me siento vacía.

Mis tíos me dieron asilo en su casa junto con mis primos, que son mayores que yo.

El día martes decidí que me vestiria para ir a la escuela. El cielo estaba grisáceo aunque de algunas de esas nubes en ocasiones se asomaba un rayo de sol, iba relativamente temprano quería tomarme un tiempo para pensar, para que la brisa me chocará en la cara.

Llegué al salón y me senté en mi banca a esperar que Grace llegara, entró cómo diosa al salón, se quitó sus gafas de sol y se acercó a mí.

-¡Torpe! Gritó cariñosamente. -que bueno que veniste. Sonreí, nos abrazamos y ella acomodo sus cosas en la banca que se encontraba enfrente de la mia.

-tenia que venir. Dije desanimada y con mi voz un tanto ronca, me había resfriado en los días anteriores.

-esta fue tu mejor opción. Asentí, miré alrededor y había unos cuantos chicos y chicas pero no Liam y tampoco Mía.

-¿Que hay de Liam?. Grace suspiro molesta, de seguro estaba cansada de que preguntara por él pero yo necesitaba saberlo.

- él y Mía cambiaron sus horarios ya no nos tocaran las mismas clases. Seguramente ni siquiera sabe que tú abuelo murió y es por eso que no te ha contactado. Es que esa zorra lo trae como su esclavo y es por eso..

-No. interrumpí.-todos aquí somos libres de decidir qué es lo que queremos hacer y él tomó sus decisiones así que lo mejor será que ya no pregunté por él. Que me olvidé de Liam como él se olvidó de mí. De esas palabras escaparon varios sentimientos entre frialdad y decepción pero decidí ignorarlos porque el maestro entró al salón.

Algunos compañeros me dieron el pésame, pero lo que más quería era que ya no me recordarán a mi abuelo.

Para la hora del receso me dolía bastante la cabeza y le pedí a Grace me acompañase al baño a lavarme la cara para poder soportar las horas que faltaban del día.

Entramos al baño y me lave la cara, respiraba profundamente dejando que mis poros se refrescaran. Mía entró al baño, inquirí por su mirada acosadora a que venía.

Se paró enfrente del lavabo y dijo con hostilidad:

-me enteré que tú abuelo murió, lo siento. Grace estaba lista para atacar en cualquier momento y yo estaba completamente segura que sus palabras eran una farsa y yo no dejaría que nadie se burlara en memoria de mi abuelo.

-gracias Mia, quizás este acto tan noble te salvé de no ir al infierno. Respondí sarcásticamente, se ofendió pero ella no se iría sin atacar una vez más.

-claro que sí y por cierto Athis no dudes en llamarme a mi sí necesitas algo, conozco casas hogar increíbles para huérfanas como tú. La sonrisa que antes estaba en mi cara se borró de inmediato y me llené de tanto odio y maldad. Traté de contenerme pero no pude más cuando ella dijo.-liam me ha comentado que tus padres murieron y ahora tu estúpido abuelo. Sin pensarlo más le di una bofetada.

Mía se había tapado la mejilla con la mano y estaba inclinada hacia un lado  acariciándose el golpe, la tomé del cabello y la acerqué cuando estuve lista le di una segunda bofetada. Me estaba vengando por lo que había dicho de mi abuelo o eso creía porque dentro de mi sabía que era por Liam.

Estuve casi a punto de golpearla otra vez pero Grace me detuvo supuso que ya era suficiente. La otra comenzó a llorar y salió corriendo del baño. Yo me quedé allí suspirando y Grace salió a asomarse por la puerta.

-¡Mierda!¡Seguro esos idiotas llamarán al director!. No lo había pensado pero eso traería consecuencias. Y entonces cuando caía en cuenta del lío en el que me metí comencé a llorar del pavor.-calmate, así no resolverás absolutamente nada. Bien respira en lo que pienso un plan. intentaba respirar pero el miedo me atacaba y volvía a entrar en crisis.

-¡Grace!

-¡Calla que no ves que estoy pensando! Mientras caminaba de un lado a otro, mordiéndose las uñas.

Comencé a sentir que el mundo giraba , mis manos comenzaron a temblar y después de unos segundos  mis piernas se adormecieron no sabía cómo explicar lo que sentía y escuchaba que Grace balbuceaba un montón de cosas no lograba distinguir ninguna de sus palabras.

Tenía necesidad de hablar pero no podía mover la lengua y dentro de poco caí. Y no supe más de mi.

Lo primero que ví al despertar fue a la señorita Ross era la enfermera escolar anotaba algo en una libreta voltee a un lado y Grace estaba sentada al lado de Liam.

Cuando Grace me vio moverme corrió hacia mi.

-¿Cómo te sientes?. No sabía cómo formular una respuesta en mi cabeza así que únicamente me dediqué a asentir. Liam se paró por Grace y la sentó donde se encontraba al principio.

-bien señorita Athis puede decirme hace ¿Cuánto tiempo le dan ataques de pánico?.Volteaba a todos lados y después comprendí la pregunta lo negué con la cabeza y después respondí secamente.

- jamás. Intenté pararme pero la enfermera no me lo permitió y siguió cuestionandome por un rato más después se fue y permitió que Liam y Grace se me acercarán.

Liam se quedó un par de pasos atrás pero Grace se acercó completamente y me abrazó muy fuerte.

-¡Torpe! ¡Que susto carajo! ¿Cómo me dejas sola en esa situación?. Sonreí tiernamente a su lado y ella comenzó a acariciar mis cabellos. Liam no había dicho nada y Grace le hizo una seña para que dijera algo.

-lamento lo de tu abuelo Athis. Y debí estar allí porque te lo prometí pero no pude..suspiré y sentí que casi lloraba así que decidí intervenir.

-basta Liam no es necesario que te disculpes por nada. Todo lo que ha pasado ha sido por mi culpa y seguramente tienes razón es que tú no me conoces y por eso mismo no tienes nada que hacer aquí. ¿Sabes dónde si? Cuando Mia te pida que mientas para que me expulsen. Hasta entonces.

Liam asintió y salió de la enfermería Grace se quedó callada porque el problema de Liam y yo era solo nuestro y ella no podía abogar por ninguno de los dos.

-¿Quien me trajo aquí? Pregunté a Grace.

-recuerdas hace como 2 semanas un chico en el comedor me parece que tenía ojos verdes o algo así. Cuando salí a buscar ayuda el estaba afuera del baño de hombres y le pedí que me auxiliará, te cargó y te trajo hasta acá.

-¿Noah?. Pronto olvide esa pregunta cuando comencé a cuestionarme sobre Liam el debería haber estado con Mía.-¿Por qué Liam estaba aquí?.

-cuando el nos vió pasar corrió atrás de nosotros para alcanzarnos y dejó a Mía sola.

Sin Condiciones Solo DestrúyemeWhere stories live. Discover now