Familiares.

28 3 1

Me he quedado viendo el cielo nocturno esta noche, note por la luz de las estrellas que no hay nada que sea totalmente obscuro, que incluso en el lugar en el que esperas no encontraras ninguna luz puedes ver algo dentro de este, entonces sabes que realmente no era tan obscuro.

Quizás dentro de todo ese millar de estrellas este la de mi abuelo, quizás brilla desde el cielo esperandome.

Ya han pasado cuatro semanas desde su muerte he tenido que vivir junto a mis tios. Al principio pareció la mejor de las ideas pero he llegado a ver cosas que desearía evitar.

Ellos dos pelean mucho, mi tío le grita cada noche reprocandole que yo viva aquí junto a ellos, gastando su dinero y su tiempo. Mi tía se muestra amable conmigo igual que mis primos pero tengo miedo incluso de salir de mi habitación cuando él está.

Aunque estas semanas han sido algo como una tormenta estoy agradecida de vivir aquí. Si ella no me hubiera invitado a su hogar ahora quizás estaría esperando a una familia postiza.

Para la mañana siguiente sabía que tendría problemas en la escuela aún no había pagado la cuota de consecuencias así que no había más que enfrentarlo quizás un par de días de castigo sería suficiente pero seguramente Mía inventaria cosas que no pasaron.

Me bañé, me vestí, hice mis deberes y entonces cuando ví que ya tenía que salir de casa me fuí. La casa de mis tíos quedaba casi a la misma distancia de la escuela como la casa de mi abuelo solo que está se encontraba hacia el norte y la de mi abuelo hacia el sur.

No me sabía perfectamente el camino pero un día Lili quién es mi prima me acompañó hasta la escuela para mostrarmelo.

Lili venía a hablar mucho conmigo a darme animos, me contaba de su vida, de sus temores, de su padre. La comprendía y le daba consejos los que cualquier adolescente puede ofrecer, ella tenía un par de años más que yo pero no éramos tan diferentes.

Al contrario Marcos casi no me dirigía la palabra se mostraba neutro conmigo pero era siempre amable, puede que no tenga nada que contarme pero quizás tampoco tenía nada para reprochar.

Llegué a la escuela y en cuanto puse un pie allí pude sentir el ambiente pesado, caminé y llegué hasta mi asiento me senté y un par de minutos después sonó la campana, llegó el profesor y habló:

-¡tú!, ¿Eres Athis O'brien?. Asentí.- bien, el director quiere que te presentes y veo que Grace no a llegado si te la encuentras de camino la llevas contigo. Tome mis cosas y salí .

Me encontré a Grace a fuera del salón había escuchado todo y ella estaba lista para enfrentar las estupideces de  Mia (ella podría mentir pero cierta parte de lo que pasó fue real). Yo por el contrario me sentía nerviosa, algo me decía que Liam estaría allí y atacarnos de nuevo no era una de las mejores opciones esta vez pensaba en disculparme había sido una completa idiota en nuestra última conversación hablé directamente desde el odio que le tenía a Mía pero él no tenía culpa de nada.

De camino a la dirección me lo encontré, le pedí a Grace que se adelantara necesitaba disculparme por el bien de mi alma.

-¡Liam espera!. Iba caminando muy rápido y no se paró hasta que yo lo alcance y lo tomé del hombro.-espera Liam. Me miró impaciente.-no quería decir eso ayer,estabs molesta y dolida pero tú no tienes la culpa de eso. Es que yo quería que tú...

-¿Qué?. Que dijera que no golpeaste a Mia, ¡Que la terminara!. De hecho tenías razón voy a mentir por ella, y espero que te pase algo malo, ¡Por qué demonios siempre quieres arruinarme! No sé que te paso, ¡Eras mi mejor amiga! Yo...yo...te... amaba. Bajo la mirada.- ahora no sé si de verdad alguna vez fuiste mi amiga, quizás ahora no te compare con Mía porque hasta este punto creo que ella es mejor que tú. Tragué saliva, y comenzaron a caer lágrimas lentamente.

Sin Condiciones Solo DestrúyemeWhere stories live. Discover now