Rapidamente nada mas amanecio nos dirigimos al templo en silencio, sabiendo que serian nuestros ultimos minutos juntos. El templo estaba muy a las afueras de la aldea y estaba protegido por unas murallas alrededor y guardias custodiandolas, solo los aldeanos podian entrar en el templo pero solo hasta cierto punto, ahi es donde tendriamos que actuar.

Nos detubimos en las puertas y cuando Sasuke se disponia a abrirlas, estas se abrieron solas, dejando ver a la mujer que me curo

-Usted?-pregunte al reconocerla

-No teneis por que colaros, Sasuke Uchiha y Akari Takeshi

-Como sabias que...?- nos habiamos cambiado los nombres para no levantar sospechas

-Desde que te vi por primera vez supe que eras del clan Takeshi, toda la sabiduria de nustra aldea pertenece a tu clan, por lo que tienes todo el derecho a entrar

-Y como sabias que yo era un Uchiha y mi nombre?-pregunto Sasuke hablando por vez primera

-Por que estabas destinado a estar con ella, ademas se tu historia

-Destinado?-preguntamos los dos a la vez

-Lo sabreis a vuestro debido tiempo-repondio la señora mayor con cierta melancolia-Ahora si quieres puedes entrar, pero tu sola

-No-se interpuso Sasuke-No ira sola

-Sasuke...

-No puedes, esto solo pertenece a su clan, ella como ultima heredera tiene el derecho a entrar

-Sasuke estare bien-apolle mi mano en su hombro

No me respondio pero me miro seriamente antes de asentir con la cabeza, le correspondi el gesto y me adentre mas en el templo detras de la señora, llegamos hasta una sala que parecia una inmensa biblioteca

-Ven aqui-me ordeno y fui hasta una especie de mesa con sellos dibujados en ella- Aqui recibiras toda la sabiduria de tu clan, la informacion es poder por lo que tienes que tener cuidado a quien se la cuentas y quien la puede utilizar. Estas preparada?

-Si-respondi con decision

-Dame tu mano-se la extendi y con un cuchillo que tenia escondido me corto la palma y dejo la sangre caer encima de la mesa

Entonces, como si fuera magia la sangre empezo a dispersarse y cubrio todos los sellos, entonces del centro salio una luz que me cubrio por completo.

Al principio solo vi oscuridad, pero luego en mi mente se empezaron a colar imagenes mostrandome todos los conocimientos, todo pasando demasiado rapido

-Ahhhhh-chille por el dolor de cabeza terrible que me habia producido y cai de rodillas al suelo

-Akari!-escuche a Sasuke corriendo hacia mi y agachandose a mi lado, me cogio suavemente la cara posando sus manos a ambos lados de mi cara-estas bien?-veia la preocupacion en sus ojos

-Es normal que este asi, es demasiada informacion-repondio la señora por mi

-Ya tenemos lo que queriamos, ahora nos iremos-respondio Sasuke frio y me cogio en brazos, yo estaba un poco entumecida

-Recuerda que debes tener cuidado de a quien le rebelas la informacion Akari-dijo antes de que desaparecieramos

Regresamos en menos tiempo a la guarida porque Sasuke habia invocado a su serpiente y la habia ordenado que nos tragera de vuelta lo mas rapido posible. Llegamos a las puertas del escondite y Sasuke me beso en los labios antes de soltarme y entrar el primero, en los pasillos nos esperaba Kabuto con su tipica sonrisa cinica

Esos malditos ojos¡Lee esta historia GRATIS!