Capítulo 30

11.5K 782 185

Bella*

Despierto al sentir como acarician mi rostro de manera suave lo que hace que mire al causante. Sonrío al mirar a Max quien me observa fijamente mientras sus pequeñas manos me acarician.

— Buenas días pequeño. — Susurré besando su mejilla.

Ríe y se acerca a besar mi mejilla también.

— Tengo hambre mami. — Dijo mirándome con sus grandes ojos azules.

Sonreí y trate de incorporarme pero no fue posible ya que Jackson me tiene bien sujeta a su cuerpo, al mirarlo los recuerdos de anoche llegaron a mi cabeza haciendo que me sienta pésimo, me utilizó hasta cansarse, como si fuese un trozo de carne al que debía devorar.

— Jackson. — Lo llamé moviendolo de manera suave.

Se quejó y me pego más a su cuerpo haciendo que suspire.

— Yo lo quito mami. — Dijo Max sonriendo.

Lo mire sin comprender y gateó hasta Jackson y se subió encima de él, mis ojos se abrieron al mirar como Max golpeaba con su mano el rostro de Jackson una y otra vez.

— Hombre malo despierta y suelta a mami. — Dijo tomando más impulso para golpear a Jackson justo en el rostro una vez más.

Jackson se quejó y abrió sus ojos mirando a Max.

— ¿Qué demonios haces? — Preguntó frunciendo el ceño.

Max estrelló nuevamente su mano en su mejilla y lo miró con una extraña sonrisa.

— Vete hombre malo. — Dijo en un extraño tono.

Lo mire sorprendida y salí de los brazos de Jackson tomando a Max entre mis brazos y colocándome rápido de pie haciendo que Jackson me mire sorprendido aunque eso fue reemplazado por una sonrisa.

— Me alegra que puedas levantarte después de todo lo que paso ayer. — Dijo con un gran sonrisa.

Solo me quede en silencio y mire a Max sin saber que decir ya que me mira curioso.

— ¿Qué paso anoche mami? — Dijo mirándome fijamente.

Solo le sonríe y negué sin darle importancia a todo el daño que sufrí, parece que Jackson me tenía mucho rencor solo por haber escapado de él dos años aunque para mi ese tiempo fue tan corto que se pasó como un suspiró.

— Vamos a desayunar cariño, luego tomaremos un baño. — Dije amable.

Sonrió feliz haciendo que me sienta más tranquila por ello ya que no quiero hablar de temas como este con el, solo espero que no haya escuchado nada.
Salí de la habitación y camine por el largo pasillo hasta llegar a las escaleras las cuales baje con mucho cuidado, no quiero caer y menos si tengo a Max en los brazos, llegue a la planta baja y fui a la cocina para preparar desayuno, me acerque a la mesa y coloque a Max en una silla.

— Cariño no te muevas o te vas a caer y vas lastimarte, ¿entendido? — Avise mirándolo fijamente.

Asintió y se recargo en la mesa mientras jugaba con sus manos, decidí dejarlo y darme la vuelta para empezar a preparar el desayuno, debería darle fruta a Max y preparar pancakes para mí y Jackson. Me acerque ala nevera y note que estaba completamente vacía, suspire y fui a la alacena notando que también estaba vacía, que se supone que vamos a comer si no hay nada.

— No hay comida ya que la tire toda cuando decidí ir a buscarte. — informó Jackson entrando a la cocina.

Me di la vuelta y lo mire seria, porque lo dice justo en este momento, ayer que llegamos pudimos haber pasado al pueblo a comprar un poco de comida pero no, el señor estaba más concentrado en venir a violarme que en que íbamos a comer.

— No me mire así cariño compraré lo necesario hoy. — Dijo acercándose a mí.

Sus brazos me rodearon mientras yo solo que me quede sin moverme y con la mirada agachada. Sentí como su mano bajo a mi vientre acariciándolo.

— Espero ser padre por segunda vez y estar presente el día de su nacimiento. — Dijo mostrándome el reproche en su tono de voz.

Me quede callada, mi corazón dió latidos rápidos al imaginar algo así, no, eso no puede volver a suceder, sería malo, un infierno para todos y sobretodo para mí.
Cuando estuve lejos de él creí que no volvería a verle, de haber sabido que volvería, me hubiera operado para siempre y evitado que más pequeños vengan a sufrir a este mundo, más bien a un lugar como este, con un padre cómo él.

Horas después.....

Jackson*

Miro a Max jugar en la sala con los nuevos juguetes que le compre, lo observo para que no haga nada peligroso mientras belleza prepara la comida y limpia un poco la cocina la cual tiene polvo gracias al tiempo que estuvo sin habitar.
Max apila los cubos por colores desde el más oscuro al mas claro, un niño inteligente, me pregunto si sabrá los colores o si solo los apila por saber cual es más oscuro y claro.
Me baje del sillón y me senté en el suelo frente a él.

— Max, ¿sabes que color es? — Pregunté señalando el último cubo.

Lo miró un momento y luego me observó a mí, se quedó pensando y asintió.

— Rojo. — Contestó mirándome.

Sonreí parece que mi pequeño demonio es inteligente.

— ¿Y este? — señale el cubo de mero arriba.

Volvió a fijar su vista en los cubos y luego en mi persona.

— Amarillo. — contestó lanzadome un cubo justo al rostro.

Fruncí el ceño y tomé el cubo rosa que me ha lanzado.

— ¿Dónde aprendiste los colores? — Dije con interés alzando una ceja.

Me miró a los ojos y luego se acercó a mí tomando el cubo rosa en sus pequeñas manos mientras lo examina, no me contestó y continuó con su vista en el cubo.

— ¿Qué paso con mami desperté y no estaba? — Dijo sin mirarme.

Al parecer el pequeño escuchó todo lo que hicimos anoche, por mí no hay problema, aunque si así sufre trastornos no quiero imaginar que pasaría si me encontrará haciéndole el amor a su mami.

— ¿Le has hecho daño? — Murmuró empujando la pila de cubos.

Estos cayeron esparciendose en la alfombra.

— Max, mi pequeño, hay cosas por las cuales no debes preguntar. — Dije con obviedad y cinismo.

Mire como se recargó en uno de los sofás y abrazo sus rodillas haciendo que lo observé con una ceja alzada, parece que piensa que va a engañarme nuevamente pero se equivoca. Sus ojos se llenaron de lágrima haciendo que me sorprenda y me acerque rápido a él, si belleza lo escucha llorar seguramente vendrá corriendo y se irá sola con él al cuarto saliendo de mi vista.
Iba a tocar su rostro para retirar sus lágrimas y consolarlo pero el tomo mi mano y me miro de esa manera sombría.

— Te engañé de nuevo Jackson. — dijo con una sonrisa cínica.

Espero que les guste.
Gracias por leer.
Voten y comenten.❤️

Obsesión Psicópata *Terminado* Donde viven las historias. Descúbrelo ahora