Capítulo 28

12.3K 749 53

Bella*

Miro a Jackson con miedo sin saber que decir o como dar a conocer lo que siento, acabo con todo lo que yo tenía, mis padres, Liz, mi tío, no puedo dejar que acabe con Max también, tal vez nunca debí haber salido de esa casa, no mejor dicho nunca debí haber ido a ese hospital donde seguramente pasaría esto pero diganme a quien se le ocurre pensar tal cosa, yo imaginaba un relación normal que conociera a mi chico ideal en una cafetería o una librería pero no todo dio un giro inesperado.
Ahora estoy aquí asustada abrazando a mi hijo solo para que su loco padre no nos asesine, suspiro y lo miro cansada.

— Esta bien, vámonos. — Susurré bajando la cabeza.

Escuche sus pasos lo que hizo que levantara la mirada, se coloco frente a mí y se agachó a mi altura ya que estoy sentada en el sofá, acercó su rostro al mío e iba alejarme pero tomó mi mentón. Justo cuándo sus labios iban a tocar los míos Max estrello su pequeña mano en el rostro de Jackson.

— Vete. — Dijo mirando mal a Jackson.

Me sorprendí por ello pero no le regañe ni nada parecido en realidad me pareció algo gracioso, Jackson frunció el ceño y desvío la mirada molesto, así mismo se coloco de pie.

— Vámonos. — Ordenó serio tomándome del brazo.

Me levantó y llevó a la puerta principal la cual abrió para que saliéramos, caminamos por el pasillo bueno Jackson casi corre por el pasillo, lo que menos quiero es volver a esa casa pero parece que es todo lo contrario a lo que él quiere.
Bajamos a la recepción y note que no había nadie lo que hace mas difíciles las cosas, pero creo que no hay de otra y si este es mi destino, tendré que soportar a Jackson hasta que me muera o hasta que la vida lo quiera aunque no creo soportar tanto de esto.
Jackson nos dirigió hasta su auto en el cual me ordenó subir, subió en el lado del piloto y antes de encenderlo se giró a mirarnos.

— Será un viaje largo, nos quedaremos en hoteles durante las noches, no hagas nada estúpidos o sabrás las consecuencia. — Advirtió mirando a Max.

Solo le di una afirmación con la cabeza y baje la vista hacia Max quien miraba mal a Jackson, acaricie su cabello y le sonreí haciendo que también me sonría de esa bonita manera en la que él sabe hacerlo. Escuché un bufido de parte de Jackson lo que hizo que le observará sin comprender mucho, desvío la mirada y se dedico a encender el auto y ponerlo en marcha...

Horas después...

Jackson*

Miro de reojo a belleza y a Max notando que están dormidos.
Max se encuentra recostado en su regazo mientras belleza lo abraza a su cuerpo para que no se llegue a caer. Suspiro y vuelvo mi vista al frente sin saber que pensar, ahora debo hacer lo posible para que Max me tome cariño a tal punto que no quiera alejarse de mi lo que hará que belleza se mantenga conmigo, ella lo quiere a tal punto que haría cualquier cosa por él, creí que Max sería peligroso para su persona ya que aunque no quiera admitir la verdad, está igual de loco que yo aunque no recuerdo haber tenido los trastornos a tan temprana edad yo empecé con la ansiedad a los cuatro años, el odio hacia los demás comenzó a los siete ya que fue cuando perdí a mi hermano y el deseo de sangre comenzó a los diez desde ese día el hecho de torturar y ver como una persona agoniza me parece lo mas placentero e increíble que pueden ver mi ojos. Max me sorprende un poco porque a pesar de que sus trastornos están desarrollados más que los míos no mira a belleza de mala manera ni se aleja de ella lo cual me sorprende yo nunca quise a mi madre y ese día que acabe con su vida me quedé mirando su cuerpo el cual había apuñalado más de cuarenta veces, lo miraba esperando el sentimiento de arrepentimiento y dolor pero nunca llegaron, de hecho la policía llegó antes que ese sentimiento, no logre escapar lo que hizo que fuera llevado al reclusorio para menores.
Solo estuve ahí un día ya al enterarse de mis trastornos me llevaron a ese hospital dejándome ahí a morir poco a poco, día atrás día el psicólogo entraba y me preguntaba si me dolía lo que había hecho "No" siempre fue mi respuesta, a veces se la decía serio, otras con una sonrisa cínica, otras riendo a carcajadas, con la voz temblorosa, nervioso. El psicólogo sabía mi situación lo que hizo que me quedara en ese lugar para retrasados mentales, locos y de todos aquellos con desordenes mentales, un sucio infierno diría yo bueno lo fue hasta que ella llego mostrándome una hermosa sonrisa que me hizo saber que no todo es oscuro, que no estoy tan perdido como parece.
Desde el principio mi meta era que me amara y decidiera quedarse conmigo, pero nada de eso funcionó por ello he hecho todo esto, porque de una manera u otra debo mantenerla conmigo sin importar la circunstancia que deba enfrentar...

Espero que les guste.

Voten y comenten.
Gracias por leer.❤️

Obsesión Psicópata *Terminado* Donde viven las historias. Descúbrelo ahora