Capítulo 25

11.8K 759 97

Un año y medio después*

Jackson*

Después de tanto tiempo logre llegar al lugar donde Bella se encuentra, de haber sabido desde el principio no hubiera tenido que pasar por tantos problemas. Maldita sea uno de los más grandes fue que se descubrió lo del hospital y lo más estúpido fue que solo un paciente faltaba y ese paciente es: Jackson Miller, fue demasiado estúpido de mi parte, debí haber dejado salir a todos los locos para que pensaran que entre todos hicimos la masacre aunque mate a muchas personas, básicamente es imposible creer que lo hice solo pero gracias a mis antecedentes no es de mucha ayuda ya que con la masacre que hice hace trece años logro que piensen que si lo hice solo, aunque si lo hice.
Pero bueno, eso no importa, también se dieron cuanta que solo una enfermera faltaba, empecé a preocuparme pero creo que lo mejor será dejar que sigan buscando a Belleza ya que gracias a ellos he logrado llegar a Canadá, increíble no creen también sé donde viven sus padres, una linda casa logre entrar en ella un par de veces en las cuales logre volver a oler su delicioso aroma, mire fotos de ella cuando era pequeña era tan tierna y linda que me hace parecer un pedófilo pero no importa prefiero a la Belleza de ahora ya que su cuerpo es lindo, suave, cálido y acogedor de solo pensar en ella me excito, creo que después de estar tanto tiempo sin ella me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba.
Tengo de plan ir a casa de sus padres y preguntar a dónde se fueron ella y mi hijo, una vez que me lo digan los mataré para castigar a Belleza ya que obviamente merece un castigo por todos los problemas y la desesperación que me ha hecho sentir últimamente durante un largo tiempo.

Miro la casa y sonrío, me acerque a la puerta principal y toqué el timbre el cual no sonó mucho tiempo cuando una mujer rubia de ojos azules apareció mirándome. Ahora que la veo más de cerca se parece mucho a Belleza.

— ¿En que puedo ayudarlo? - Preguntó algo extrañada.

Le sonreí tratando de parecer un chico amable.

— Quisiera hablar con usted de un tema muy importante. — Dije mirándola a los ojos.

Me observó por unos segundos y luego se hizo aun lado para dejarme entrar a su hogar.

— Pase por favor. — Dijo de manera seria.

Parece que sabe un poco de lo que quiero hablar, que clase de historia les habrás contado mi hermoso ángel. Me dirigió a la sala permitiendo que tome asiento mientras ella se sentaba frente a mí.

— Cariño baja. — Dijo en tono alto sin despegar esa mirada acusadora de mí.

No paso mucho para que un hombre alto bajara las escaleras, su padre me analizó con la mirada y sus ojos se abrieron de la impresión.

— Tú eres el padre bastardo. - Dijo molesto queriendo abalanzarse sobre mí.

La mujer lo detuvo aunque eso trataba, no intervenir ya que me parece gracioso todo esto, acaso mi hijo es tan parecido a mí, seguramente Belleza debe estarse lamentando por esa situación pero no hay de otra ese niño es mi hijo y nadie va a separar a belleza de mí, nadie.

— Solo cálmate, quiere hablar. — dijo la madre de belleza cansada de que haga esa escena la cual es cierto modo es tonta.

Dejó de pelear y se acercó con su mujer al sofá mientras me mirada de mala manera, no lo culpo aunque aún no conozco la razón por la cual me odian tal vez por el hecho de no haber estado con Belleza cuando dio a luz y los meses restantes de embarazo pero el que menos culpa tiene aquí soy yo, si ella no se hubiera largado nada de esto habría pasado.

— Bien joven hable. — Dijo su madre con seriedad.

— ¿Donde está? — Pregunte mirándola.

Se quedó en silencio unos segundos y suspiró cansada.

— Ya es algo tarde joven, ¿porqué vuelve después de rechazar a mi hija por su embarazo? - Preguntó molesta frunciendo el ceño.

Sin poder evitarlo solté una pequeña risa burlona.

— Yo no rechacé a su hija señora, fue ella quién se marchó de mi lado, ella fue quien me rechazó. — Dije molesto mirándola a los ojos.

Se giró a mirar a su marido buscando que le dijera que eso no tiene lógica.

— Eso es imposible, Bella dijo que te quería pero que tú la rechazaste, no eres más que un mentiroso. - Dijo enfadada.

Parece que belleza tiene una gran imaginación que le ayudó a crear la historia perfecta donde yo soy el malo y el padre irresponsable, en primer lugar quien quiso tener hijos fui yo es obvio que la persona más afectada aquí soy yo no ella ¿como se atreve?

— Belleza es una chica inteligente, supo como engañarme a mí y sobretodo engaño a su padres. — Dije con una sonrisa cínica -

Me coloque de pie y mire hacia abajo, saque mi arma y les sonreí mientras les apuntaba.

— Lo preguntare una vez más: ¿Dónde está? — Exigí sombrío apuntando los a ambos.

Se quedaron callados y mirando el arma con miedo, como si esto fuese una maldita broma pero no lo es, así que dispare el arma dando justo en el hombro del padre de Belleza.

— Y bien. — insistí mientras reía.

La mujer se acercó rápido a su marido y trato de ayudarlo aunque no deje ni que presionara la herida cuando volví a disparar justo en su pecho matandolo, la mujer lloraba mirándome con miedo, no la culpo esta apunto de morir.

— ¿Dónde esta mi mujer y mi hijo? — Volví a preguntar esperando a que ya me dijera.

— No te lo diré, eres un hombre malo, estas loco. — Dijo en lo que sus lágrimas caían

Le sonreí con cinismo y me acerque a ella hasta estar cerca de su rostro.

— ¿Usted cree?, tal vez sea esa la razón por la que Belleza decidió huir de mí, pero no puede dejarme.
Soy el padre de su hijo — Dije dandole un bofetada.

Volteó su rostro por la bofetada mientras trataba de huir lo cual no funcionó.
La tome del brazo y la arroje al sofá en el que estaba sentado, guarde el arma y se subí encima de ella colocando mis manos en su cuello el cual apreté fuerte.

— Vamos, dígame donde esta. — Dije desesperado apretando mas fuerte.

Solo peleaba pero no daba señales que fuera a darme información así que la asfixie hasta asesinarla, buscaré información en la casa para después quemar sus cuerpos juntos a la casa.
Me baje de su ncuerpo frío y fui a buscar información necesaria, mire un teléfono en la sala cerca de uno de los sofás y fui a él tiene un número identificado que dice Bella, sin poder evitarlo sonreí aunque no quiero llamarla y advertirle, quiero sorprenderla allá,
Miro que hay recibos en una pequeña bolsa, los tomé mirando el número que pertenece a Bella, este tiene dirección.

— Londres # 403 — Dije sonriendo...

Espero que les guste.

Voten y comenten
Gracias por leer.❤️

Obsesión Psicópata *Terminado* Donde viven las historias. Descúbrelo ahora