Capítulo 22

12.2K 797 60

Bella*

Miro como Jackson come los brownies de buena manera parece que le han gustado aunque me sorprende ya que pensé que no le agradan las comidas dulces pero veo que si, también me llena de sopresa que no haya dicho nada de nada, eso me ayuda a saber que los sedantes no han dejado un sabor extraño en ellos. Observo como dejó de comer lo que hace que mi nerviosismo crezca un poco y lo mire algo nerviosa.

- ¿Pasa algo?, ¿no te han gustado? - Pregunté mirándolo.

Se quedo en silenció un momento y se giró a mirarme con seriedad.

- Me han gustado, pero... ¿Tú no comerás? - Murmuró alzando una ceja.

Sonreí nerviosa, debo pensar algo, una excusa perfecta para evitar que yo coma y terminé sedada al igual que el evitando mi libertad.

- Lo que pasa es que he tenido muchas náuseas. - Informe haciendo una mueca.

Se mostró preocupado y se acercó, su mano se colocó en mi vientre acariciandolo.

- Al parecer el pequeño te ha estado causando molestias. - Dijo sonriendo un poco.

Le di una débil sonrisa y coloque mi mano a mi cabello acariciandolo un poco y dándole una afirmación.

- Me lo hubieras dicho antes cariño, pude haberte comprado algo para evitarlas. - Dijo subiendo su mano a mi mejilla.

Solo le sonreí y acerque el plato a él para servir más en su plato, espero que todo esto termine bien o sino aun no sé como voy hacerle para irme de aquí si mi plan no funciona.

Después de que Jackson termino de comer yo me dedique a lavar los platos sucios y él fue a la habitación del bebé para acomodar la ropa que había comprado, no entiendo su extraño capricho de tener un bebé, digo no somos los mas indicados para ello pero se aferra a ello.
Suspiro y cierro el grifo acomodando los platos en el secador aunque dejo de hacerlo al escuchar un fuerte ruido que hizo que corriera a la sala, observé como Jackson estaba tirado al final de las escaleras, me acerque un poco a él para mirarlo parece que se a desmayado al bajar, iba acercarme más pero mire como hizo el esfuerzo para incorporarse. Solo pude quedarme ahí parada mirándolo sin saber como actuar, más bien esperando a que se desmayará por completo para poder marcharme de aquí.

- Que inteligente. - Suspiró de manera burlona.

Lo mire sin comprender mucho aunque creo que ya ha logrado saber que sucede aquí.

- No eres tan inocente como pensaba Belleza. - Susurró cayendo al suelo nuevamente.

- No me dejaste opción. - Murmuré mirándolo

- ¿Qué harás belleza?, ¿te irás?, dejame decirte que te buscaré sin importa nada. - Murmuró seguro mientras sus ojos se cerraban.

Lo mire y suspire, este es el momento que he estado esperando por bastante tiempo, ahora soy libre de irme de aquí, de estar lejos de él, debo esconderme para que no me encuentre y lo mejor será irme con mis padres a Canadá allá él no podrá hacerme daño, no me volverá a tocarme, ni a mí, ni a mi hijo.

Fuí hacia el mueble donde coloca las llaves y las tomé para luego ir a la puerta principal abriéndola sin poder evitarlo sonrió y bajo las escaleras llegando al auto, quito los seguros y me adentré a lado de piloto, enciendo el auto y lo pongo en marcha agradezco que mi padre me enseño a conducir hace tiempo creo que me espera un largo camino, lo bueno fue que logre encontrar el lugar donde Jackson guardaba el dinero el cual era demasiado, en que clase de trabajo pagan tanto, seguramente hacia cosas ilegales las cuales eran muy crueles, quizás asesinaba personas, tal vez vendía drogas o secuestraba personas hay tantas respuestas que me cuesta sólo pensar en una aunque conociendo como es nunca podré saber con certeza a lo que se dedica.

Llevo varias horas manejando lo cual creo que es bueno y malo a la vez, lo bueno es porque eso indica que llegaré pronto, lo malo que en esas horas Jackson pudo haber despertado, como su cuerpo esta tan acostumbrado al sedante su sistema es inmune por así decirlo aunque logró desmayarse... creanme que no estaba muy segura de que llegaría a tal punto, de hecho creí que no podría hacer que se desmayara, pero lo logre, eso es bueno para mí.

Solo faltan algunas horas para que logre llegar a una ciudad la cual estaba a unas horas del pueblo cuando venía con Jackson no me di cuenta de ello gracias a que el se fue por la carretera solitaria que va directo al pueblo en cambio yo tome el riesgo de perderme pero logre encontrar esa cuidad pequeña la cual es buena ya que gracias a ella lograré ir a la estación de trenes para irme a Canadá con mis padres, planeó dejar el auto en alguna parte de la cuidad y luego tomar un taxi para irme a la estación sin tener problema ya que Jackson es algo inteligente lo mas seguro es que el auto tenga rastreador o algo que pueda localizarlo, estacioné el auto cerca de un parque y me dispuse a esperar a que pase un taxi para poder tomarlo.

Espere solo unos minutos cuando paso un taxi y le pedí que me llevara a la estación, solo tomó unos diez o quince minutos para llegar, pague y me baje de taxi caminando de manera rápida al lugar como si algo dentro de mi me dijera que si no me apresuró él vendrá por mí, pero no, debo mantenerme positiva, entre y me coloque frente la mujer que vende los boletos.

- Hola buenas noches, quisiera un boleto para Canadá. - Pedí amable y algo nerviosa mirándola.

- El viaje a Canadá sale en media hora. - informó dándome el boleto.

Le sonreí amable y pague por el boleto para después alejarme e ir a tomar asiento a las sillas de espera, debo mantener la calma solo son treinta minutos los cuales seguramente se pasaran demasiado rápido debo irme lo antes posible, debo alejarme de él.
Salgo de mis pensamientos y preocupaciones al sentir como mi bebé se mueve haciendo que lleve mi mano a mi vientre y sonría esto es lo mas lindo que he sentido en mi vida.

- ¿Cuando tienes? - Preguntó una voz masculina a mi lado.

Me sobresalté un poco pero al mirarlo y saber que no es Jackson me relaje.

- Cuatro meses. - Conteste con una sonrisa.

- Que bien, felicidades. - Dijo mientras sonría -

- ¿Puedo? - Preguntó señalando la silla a mi lado.

Asentí y le sonreí de manera amable, es un chico de cabello rubio y ojos color claro, todo lo contrario a Jackson quien pose unos ojos negros y profundos y su cabello negro que hace juego con sus ojos

- ¿Cómo te llamas? - Dijo mirándome.

Sonreí algo nerviosa no creo que sea buena idea dar mi nombre tan a la ligera podría ser un hombre malo y peligroso.

- Entiendo y es bueno que no confíes mucho ya que nunca sabes que podrías encontrar en una estación de trenes. - Dijo pareciendo apenado.

Me quede sería mirándolo como fue que entendió mis pensamientos de esa manera tan asertiva, debería alejarme de él lo antes posible ya tuve suficiente con un loco hace meses como para que llegue arruinar mi libertad ahora.

- Pasajeros de la línea a Canadá favor de abordar. - anunciaron.

Me coloque de pie y voltea a mirarlo con una pequeña sonrisa.

- Hasta luego - Dije dándome la vuelta.

Solo espero no volver a ver a ese chico así mismo no quiero ver a Jackson jamás en mi vida yo me haré cargo de mi bebé sola, no lo necesito...

Espero que les guste.
Gracias por leer.
Voten y comenten. ❤️


Obsesión Psicópata *Terminado* Donde viven las historias. Descúbrelo ahora