Capítulo 1

46.1K 2.2K 438

Isabella.*

Me desperté temprano ya que estoy muy emocionada con el nuevo trabajo que mi tío me ofreció, debo admitir que no era el tipo de hospital donde siempre soñé trabajar pero apenas inicia mi carrera y no puedo quejarme.
Mi nombre es: Isabella Morris. Mis amigos me dicen Bella o Isa. Soy de cabello rubio, tengo los ojos azules, piel blanca, tengo 23 años de edad y vivo sola en un departamento.
Mis padres viven en otra ciudad, hace tiempo decidí separarme de ellos para hacerme una chica independiente y libre en ciertos aspectos, y no, no hablo de esos aspectos cómo salir a fiestas y embriagarme, sino de la escuela ya que acá se encuentra la universidad en la que estudié durante algunos años. Hace poco terminé mis estudios y empecé a buscar trabajo al no conseguir nada, mi tío se enteró que necesitaba un trabajo o al menos experiencia que me ayudara a lo largo de mi carrera profesional. Me mencionó un trabajo como enfermera en el hospital psiquiátrico que está al sur de la ciudad, fue difícil decidir debo admitir que estaba tan feliz que casi daba saltos pero me queda muy lejos de mi departamento a lo que él me dijo que había enfermeras que se hospedan en el hospital, lo que hizo que me convenciera de inmediato. Apenas ayer termine de arreglar todo lo necesario.
Me levanté de la cama para ir hacia el baño y darme un ducha, luego de quince minutos salí y me envolví en una toalla para escoger algo de ropa, me pare frente al guardarropa y escogí.

Estamos en épocas de invierno y aquí en Inglaterra esos días son bastante fríos y cubiertos de nieve.
Cepillo mi cabello y lo dejé suelto, cuando terminé tomé mi bolso y fui a la cocina para desayunar antes de que mi tío venga a recogerme.
Entre a la cocina y fui directo a la alacena para buscar los ingredientes, voy a preparar pan con mermelada y café caliente para acompañar.
Al terminar fui a la pequeña sala y me siente en uno de los sofás para mirar la televisión mientras desayuno y llega mi tío.
Me quedé pensando un momento en mi nuevo trabajo como enfermera de un psiquiátrico, la verdad nunca me imaginé trabajando en uno de esos hospitales, siempre me imaginé en uno para niños o al menos uno normal...

Jackson*

La misma maldita rutina de todos los días: despertar, desayunar, tomar el medicamento, ir a la sala de descanso un rato, ocasionar una pelea, que me golpe uno de esos bastardos, recibir sermones o pláticas estúpidas de la boca de un doctor que cree que lo sabe todo. Esos malditos no saben las ganas que tengo de salir de aquí, de poder sentir su sangre correr por mis manos mientras escucho sus gritos los cuales serán música para mí.
Salí de mis pensamientos al escuchar la puerta de mi habitación abrirse de manera lenta, una de las enfermeras entró por ella mientras su vista está en todo menos en mí, ¿Porqué?, ¿Acaso se cree tan superior como para no mirarme?, no es más que una más, alguien más en esta estúpida vida.

— Tu desayuno. — Susurró con miedo.

No dije nada solo la mire con seriedad y sin entender cómo demonios le haría para comer eso sí tengo la camisa de fuerza.

— ¿No piensas soltarme?. — Pregunté  en tono neutro.

Caminó a paso lento hacia mí y empezó a desabrochar la camisa con sus manos temblorosas, sentía como poco a poco era libre, si yo quisiera podría matarla, pero si lo hago solo aumentaré más mi estancia aquí, si así es suficiente el tiempo que pasaré aquí según mi "abogado" estaré aquí hasta que tenga setenta años.
La verdad es que pienso que es una maldita pérdida de tiempo, ¿Porqué demonios no me matan de una vez?, digo yo mate a alguien, por lo menos deberían hacerme lo mismo, porqué díganme: ¿Qué podría hacer yo allá afuera siendo un anciano de setenta años.?
Salí de mis pensamientos al escuchar a la tonta enfermera.

— ¿No comerás?. — Preguntó con nerviosismo.

— ¿Eso importa?. — Devolví la pregunta sintiendome superior, el mejor.

— No, pero si no lo vas hacer podría marcharme y terminar con esto. — Contestó molesta mirando hacia otro lado.

— Ya veo, se te hace tarde para ir a revolcarte con el doctor ese. — Dije mirándola como lo que es: Una zorra.

Me miró con algo de indignación y negó molesta.

— No eres más que una maldita prostituta. — Dije mientras reía.

Levanté la vista para mirar su estúpida expresión la cual es un monumento, me observaba como si todo fuera mentira la muy tonta, sin pensarlo tomé el tenedor de plástico y me lance sobre ella de manera directa. Cuándo caímos los dos empezó a gritar lo que hizo que entrará en desesperación, con el tenedor la apuñale en el pecho, pero como es de plástico solo logre hacer pequeños cortes, justo cuando escuche los pasos de los guardias decidí apresurarme y quebré su cuello como si fuese una pequeña rama frágil.

— ¿Qué hiciste maldito? — Gritó uno de los guardias cuando entró.

Me reí sin poder evitarlo. Sintiendo como la adrenalina me llenaba.

— Termine con el problema de la esposa del doctor. — Solté mientras reía a carcajadas.

Todos me miraron con asombro y luego al cuerpo inmóvil de bajo de mí.

— Si quieren pueden follarsela, no diré nada. — Dije con burla y observandolos a todos.

Sus muecas solo lograron que soltará la carcajada que estaba soportando, esa expresión es la que me agrada, la que quiero ver en cada maldito ser humano... Deseo terminar con todos.

— Estás demente. — Dijo uno de ellos mientras se acercaban a mí.

Cuándo menos lo pensé ya me estaban sosteniendo de los brazos mientras les gritaba maldiciones y que me soltaran, pero uno de ellos me colocó un sedante.
Luego sentí como me arrojaron a la cama, luego me ataron las muñecas y los tobillos al pequeño catre que tenía para dormir.
Poco a poco mi ojos se fueron cerrando haciendo que caiga en una oscuridad profunda...

Hola, primer capítulo espero que la historia sea de su agrado y les parezca interesante si es así por favor deja me en lo comentario que te pareció así mismo te pido que votes.
GRACIAS POR LEER <3

¿Recuerdan como iniciamos?, No les negare todos los sentimientos que sentí al ver mi esfuerzo hecho pedazos y arrojado a la basura. No sé cuál sea la razón, si alguien me odia o que pasa. Solo quiero decirle a ese alguien, si es que llega a leer esto.

"A la cima no se llega aplastando a los demás, sino con trabajo duro. "

Gracias por leer y por todos el apoyo que obtuve, espero tenerlo de igual manera...

Espero que les guste.
Voten y comenten. ❤️

Obsesión Psicópata *Terminado* Donde viven las historias. Descúbrelo ahora