Capítulo 36

244 46 17

El pasado se interpone

Kagome tuvo un pequeño ataque en ese momento, donde Sesshomaru la tuvo que sostener de la cintura para detenerla.

-¿Tú?, ¿Amante de mi esposo? ¡Primero se acuesta con otra perra antes de ti, desgraciada!- Gritó con furia dando varias patadas en el aire.

-¿Acaso quieres que te mate?- Kagura frunció el ceño ante su repentina acción.

-¡Inténtalo!- La provocó tras ser soltada por su esposo.

-Kagome, calmate- Pidió en voz baja el daiyokai, temiendo que se le vayan más los humos a la cabeza.

-Dime que no te acostaste con ella- Suplicó al mirarlo. Él no respondió y ella lo entendió- ¿Hace cuanto fue esto?, ¿Me fuiste infiel?- Exigió respuestas estando más calmada.

-No- Respondió de inmediato- Fue muchos años antes de conocerte- Explicó viendo como el cuerpo tenso de su mujer se aliviaba.

-Arregla esto- Pidió en voz baja, no queriendo saber más del tema- Y tú- Vio una vez más a Kagura con una mirada fulminante- Solo eres una ramera de su pasado, ya superalo y busca otro hombre para crear tu propia familia. No vale la pena intentarlo con alguien que no te ama. Créeme, yo lo se- Tras decir eso se dio la vuelta para entrar a su casa en silencio.

Kagura deseó atacarla y arrancarle la cabeza, pero simplemente apretó las manos al pensar que eso pasaría en otro momento y no frente a Sesshomaru. Eso le causaría problemas.

-¿Qué quieres, Kagura?- Preguntó al estar frente a frente los dos solos.

-Creí que me extrañarias, amor- Sus palabras se escucharon reencorosas.

-¿Cómo podría extrañar a alguien que ni siquiera deseo?- Sus palabras la lastimaron, aun así mantuvo su sonrisa venenosa con dolor.

-Lo se, se que no te atraigo desde que nos separamos y tú decidiste seguir tu vida como un asesino profesional. Pero aún así te sigo amando- Dio varios pasos hacia adelante, mientras que Sesshomaru sacaba su látigo venenoso.

-No tienes corazón- Dijo al recordar lo que ella le había contado décadas atrás.

-Si, mi corazón puede tenerlo un maniático, pero eso no implica que no puedo sentir aquello llamado amor- Decidió dar un paso atrás al ver que él la atacaría si avanzaba más.

-Adiós, Kagura- Puso fin a la conversación, guardando su látigo y dándose la vuelta.

-¡No vine solo por ti!- Gritó de pronto, aunque el daiyokai solo la ignoró- Él está de vuelta, y viene por la perla de shikon. Él sabe que tu hija es la perla- Avisó sin tener malas intenciones, pero cuando se trataba de Sesshomaru, su oscuridad la cegaba.

De repente su cuerpo fue lanzado hacia un árbol, agrientando el grueso árbol gracias a la fuerza con la que fue lanzada. Antes de que logrará reaccionar, las manos de Sesshomaru se colocaron en su cuello para afixiarla.

-Él está muerto- Dijo con los dientes apretados, mientras que sus garras perforaban la suave piel de Kagura.

-Nos equivocamos, jamás murió. Y ahora.... está furioso.... porque nos diste la espalda,.... más aún cuando supo que.... tu hija es la perla...- Contó con dificultad por la falta de aire.

-¿Dijo algo más?- Levantó una ceja conteniendo su rabia.

-...Si...- Él la soltó al escuchar aquello- Vendrá tras la cabeza de toda tu familia- Tosió desde el suelo, acariciando la zona que se estaba curando.

-Sobre mi cadáver- Fue lo único que dijo antes de volver su casa y dejar sola a la yokai de ojos rojos.

-Él también sabe eso, Sesshomaru- Susurró desapareciendo con el viento.

......

Elizabeth una vez estaba alzada como un saco de papas por Naraku, el cual no tenia delicadeza alguna.

-Agradezco la vista de tu trasero, pero una vez más preguntare, ¿¡Adónde demonios me llevas de esta forma!? Esto es secuestro, Lo sabes, ¿Verdad?- Forcejeó al estar desacuerdo en todo lo que haga el híbrido.

-Lo se, animalito. Secuestrarte es mi especialidad. Y sólo quería alejarme de la mansión por un rato- Contestó con una sonrisa, palmeando el trasero de la muchacha.

-Estamos en el medio de un bosque, ¿Por algo en especial?- Preguntó esperanzada.

-No, tal vez para ver el atardecer- Eso la desilusionó tanto que llegó al límite.

-Te mordere si no me bajas ahora- Advirtió con seriedad, pero él se lo tomó a broma.

-No creo que...- Se quejó al sentir un horrible dolor en su trasero. Efectivamente lo había mordido- ¡Eres una criaturita rabiosa!- La soltó de golpe, tirandola al suelo.

-¡Y tú no tienes modales!- Se quejó desde el suelo al ser lanzada de esa manera tan abrupta- Me canse, estoy harta- Dijo levantándose, confundiendo al semidemonio.

-Cuando estas enojada pareces una ardilla, igual que tu madre- Sonrió queriendo pellizcar su mejilla, pero ella abofeteó su mano con rudeza.

-Estoy completamente enamorada de ti, Naraku, pero solo actúas como un estúpido con mucha paciencia- Tomándolo desprevenido lo empujó hacia el suelo tras su confesión, y luego se sentó un poco mas arriba de su miembro.

-Creí que tu confesión sería más romántica, animalito- Se burló con diversión, pero su sonrisa se desvaneció al ver su profunda mirada- ¿Qué planeas?- Aunque sea mas fuerte que ella, estaba realmente asustado.

-Planeo violarte- No hubo ni una pizca de broma en sus palabras, y tras decirlo se lanzó a sus labios.

.....

Sesshomaru entró a su habitación y se encontró con Kagome viendo por la ventana mientras bebía alcohol.

-¿Cuánto haz bebido?- Preguntó al ver la botella de licor con menos de la mitad.

-¿Importa?- Lo miró con recelo, y luego dejo el vaso en la mesita de luz con fuerza, casi rompiendolo- ¿Acaso importa cuantos malditos vasos de licor bebí?- Preguntó con más brusquedad.

-¿Estas enojada por Kagura?- Sus manos posaron tranquilas en sus bolsillos del pantalón.

-¡Me importa una...!- Suspiró para calmarse- No me interesa esa mujer. Lo que me importa es que no te conozco, no se absolutamente nada de tu pasado en realidad. Me prometiste no ocultarme nada, pero lo sigues haciendo- Se encogió de hombros- No se quien eres. Eres solamente un desconocido con el que me case y tuve una hija- Se acercó a él y obligó a que él le muestre la palma de su mano- Esto es tuyo- Se quitó su anillo de matrimonio y se lo entregó con la mano temblorosa. Luego sin mas que decir pasó por su lado y se retiró de allí.

Sesshomaru apretó el puño donde posaba el anillo y gruñó frustrado, tirando todo lo que estaba a su alcance.

...........................

-Eliset.

Me tarde en actualizar jeje.

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora