Capítulo 33

111 18 0

(Zoe)


Pasamos la noche en la sala de espera. Ahora ya había amanecido y estaba mirando el cielo por la ventana con rejas que había en la salita.

Enzo se encontraba dormido en la silla aun. Aprovecharía ahora para irme. No me sentía valiente para hacerlo en su cara.

Me acerque poco a poco a él y no resistí el impulso de darle un beso en la mejilla.

-Adiós, Enzo –murmure.

Justo cuando me iba a girar para ir, que notaba como las lágrimas picaban en mis ojos note como me cogían de la muñeca impidiéndome ir. Enzo me tenía agarrada.

-¿A dónde vas? –me pregunto aun con los ojos cerrados.

Pensé que estaba dormido.

-Me voy. Puedes seguir viviendo bien sin mí.

-No, no puedo –me contesto abriendo los ojos para mirarme fijamente.

-No. Sé que no eres el tipo de persona que pueda dar la vida fácilmente por mí, Enzo.

-¿Crees que soltare tu mano? –me dijo apretándome un poco más, pero sin hacerme daño.

-Entonces tendré que forzarte a hacerlo –dije tirando de mi muñeca hasta soltarme.

Me gire para salir corriendo pero Enzo me cogió entre sus brazos por la espalda.

-Nunca te dejare ir –me dijo.

-Suéltame –dije forcejeando hasta soltarme.

Salí corriendo ignorando que Enzo me llamaba. Escuche que Jeni llamo a Enzo para que no me siguiera y él así lo hizo. Me dejo ir, se quedó allí parado mientras yo me iba corriendo mientras las lágrimas se quemaban en las mejillas. Había dejado a Enzo aun amándolo.

No pude evitar ir a ver a mi hermano antes de cambiarme a Nolan. Se encontraba en la cama con su mirada en el vacío y sin decir una palabra.

-Hola, Nolan –dije sentándome en el borde de la cama y no pude evitar que se me cayeran las lágrimas, cerré los ojos- lo siento... lo siento mucho, Nolan.

Entonces me sorprendí al notar brazos rodeándome abrí los ojos y vi que era Nolan, que se había incorporado y estaba abrazándome. Yo también le rodee con mis brazos.

A partir de ahora yo viviré como tú. Ya no te haré más daño. A partir de ahora la vieja Zoe está muerta. Ya no existe.

Había necesitado ese abrazo como agua en el desierto. Ahora que ya llevaba ropa de Nolan volví al dormitorio. Dentro estaba Troy y Shaun hablando.

-¿Te crees que Mónica se suicidaría por una tontería como esa? Que ridículo –dijo Shaun.

Al parecer las noticias habían volado.

-¿Has oído algo? –me pregunto Troy.

-¿Qué? –Dije de manera distraída, no era el momento para hablar de ese tema- solo quiero dormir.

Y me metí en la cama dándole la espalda a los dos.

-Estas raro, es la primera vez que ves a Shaun casi desnudo y no alterarte –escuchar decirme Shaun.

-Ya me vio así una vez.

-¿De verdad?

-Si. Ahora vete a tu cuarto, que yo también me voy a ir a la cama.

-Vale, así os dejare descansar par de vagos.


*****


Me levante la primera y lo primero que hice fue darme una ducha y ponerme en uniforme.

Después me acorde el anillo que Shaun me había regalado, me lo quite del dedo y lo puse en la cajita que tenía guardada en el bolso desde anoche. Lo puse todo sobre el escritorio de Shaun, para devolvérselo.

Tenía que ordenar mis sentimientos por los dos ahora, por Enzo y Shaun. No quería hacer más daño a Nolan ni a nadie. No quería acabar como él ni como la pobre Mónica.

Todos en la clase estaban cotilleando sobre la hija del director, Mónica. Incluso dijeron que el director la había metido en un psiquiátrico.

Yo pensé que estaría con sus padres durante un tiempo, yendo al psicólogo, pero no que la ingresaran. ¿Qué pasara ahora? ¿Sigue necesitando a Enzo? Ayer sentí que no podía ganar contra ella, cuando se abrazó a Enzo. Si que me gusta Enzo, pero no podría aguantar acabar tan obsesionada por él.


******


Después de clase me encontré con que Shaun ya estaba en la habitación. No vi la caja con el anillo. Lo más seguro es que ya había cogido el anillo que le había dejado esta mañana.

Tenía tal expresión de pena que hacía que me preocupara. Sé que se preocupa por mí y que le negué su amor pero tenía que hacerlo aunque me sienta culpable.

-Nolan –me llamo Shaun- ¿Dónde se esconde tu hermana?

-¿Qué?

-Debe de estar de luna de miel con su novio ahora mismo.

-¿Luna de miel? ¿De qué hablas?

-¿Es que finges no saberlo? ¿Tú le ayudaste a devolverme el anillo, no? –me recrimino.

-Sí, pero mi hermana no está de luna de miel.

-Claro ¿Cómo ibas a decir que tu hermana está viajando con Enzo ahora mismo? –murmuro más para él.

-No lo has entendido –le dije antes de que se girara y siguiera con sus cosas.

No es asunto mío. No tiene que importarme lo que diga. El hecho es que rompí con Enzo y que Zoe conocida hasta ahora desaparecerá para siempre.

Ojala tuviéramos una luna de miel. No dolería tanto. Pensaba en el dia que me llevo a la playa en su moto. Ese dia nunca volvería.

Era mejor dejar de pensar en eso antes de que me pusiera a llorar de pena. Tenía que hacerme a la idea de que ahora soy solo Nolan. Que Zoe había desaparecido y no volvería hasta que Nolan volviera a ser como antes.

Zoe¡Lee esta historia GRATIS!