NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

He pasado la noche en el hospital, no recuerdo gran cosa de lo sucedido, solo sé que me encontraron inconsciente en mi habitación y que fui a ver a la directora, cosa que sí que recuerdo, ¿después de salir del despacho? Nada de nada.

Tampoco no se nada de mis padres, al parecer el instituto es responsable de mi mientras estoy aquí internada, no deben de saber nada.

Ya me han dado el alta y estoy en el coche de la directora camino a mi residencia, ella no me ha dirigido la palabra, es como si ya supiera que le voy a traer problemas, pero, realmente, no sabía que iba a suceder esto.

Bajo del coche y voy a mi habitación, Sam me saluda, cosa que yo ignoro, tengo que quitarme este olor de hospital cuanto antes y enviar un correo a mis padres, ya que todavía no he mandado ninguno desde que estoy aquí, tengo muchas cosas que hacer.

Salgo de la ducha y abro mi correo, nuevo correo.

Para: mamá (alicedavis@davis.com), papá (danieldavis@davis.com)Asunto: Correo de Noah.

Queridos papá y mamá,

Os escribo para contaros como me va en el nuevo instituto, la estancia aquí esta muy bien, el campus es tan grande que me tienen que acompañar a todos lados, me llevo bien con mi compañera de cuarto, y he conocido a un chico, no os asusteis, no somos nada, le conocí ayer en el comedor, me tiro la bandeja de su desayuno encima de mi camiseta favorita, ¿os acordais aquella que me hice de 30 Seconds to Mars? Pues esta inservible, la lavaron en el hospital anoche y la mancha no sale, tendré que tirarla y hacerme otra. No se si lo sabéis pero, he pasado la noche en el hospital, esperaba que aparecierais y que tú, mamá, entraras gritándome como hacías siempre porque no digo a los demás lo que me pasa, pero, esta vez, os prometo que no sabía lo que me ocurría, pues, no recuerdo lo que sucedió, pero.. aun así no aparecisteis. Papá, a ti también te echo de menos, ahora no tengo a nadie que coja mi ordenador a escondidas, sí, lo sé desde que empezaste a hacerlo.

Espero que estéis bien.No os lo había dicho nunca pero, os quiero.Att. Noah

Cerré el ordenador y cogí mi cuaderno de dibujo, con él, me senté en el vestíbulo y me puse a dibujar, una lámpara, una mesa, o una chica que estaba sentada en uno de los sofás leyendo un libro. De repente la puerta se abre y Adam entra, se acerca donde estoy yo.

- Hola, ¿Que tal? - se sienta en el sitio libre que queda en el sofá justo a mi lado, le ignoro, no quiero hablar con nadie, en estos momentos no me siento muy sociable que digamos, a veces pienso que soy bipolar o algo por el estilo, que raro, ¿no?

- Noah, te estoy hablando ¿me oyes? - no me había percatado de que todavía seguía ahí, me levanto, esperando que capte que no quiero hablar con nadie y le dejo ahí, vuelvo a mi habitación y me encuentro con Samantha llorando.

- ¿Y a ti que te pasa? - Ups... he sido algo borde - perdona, he sido algo brusca, ¿que te ha pasado? ¿porque lloras?

- He.. He roto con mi novio. - solloza, me acerco hacia su cama donde esta ella sentada encogida de piernas y con la cabeza escondida entre ellas.

- mmm ¿Tenias novio? ¿Que ha pasado? - no tenía ni idea de que tuviera novio, quizás si me hubiera interesado más por mi compañera de cuarto ahora no estaría así, bueno, en fin, ella habría contado con un apoyo mejor que el que tiene ahora, que prácticamente es ninguno. - ¿Quieres que hablemos?

- Mejor durmamos, lo siento, ¿hablamos mañana?

- Esta bien - me levanto de su cama y me dirijo hacia la mía, donde, minutos después caigo rendida y en un profundo sueño.

Me despierto sobresaltada y Samantha está en los pies de mi cama, todavía llorando.

- Noah, perdona por despertarte, necesito hablar con alguien. - Me levanto y me siento cerca de donde esta ella.

Pasamos unas horas hablando de todo ello, de ella, de su novio, de la ruptura, simplemente dejo que suelte todo lo que le esta dejando mal y al final me lo agradece, mientras, en el exterior, se puede observar como va amaneciendo, parece que hoy será un buen día, me he pasado prácticamente toda la noche despierta pero me siento bien.

Sam y yo nos vamos al comedor a desayunar, después, nos vamos cada una por su lado, yo me quedo en el parque del campus, es sábado, y esto está animado, no hace frío, y esto que estamos a unos quince grados hoy, es casi otoño.

Me recuesto en la hierba y miro al suelo mientras pienso en mis cosas, en mi, en mi familia..

Save Me #Wattys2016¡Lee esta historia GRATIS!