Familia.

317 64 10


Steve Rogers era una persona muy calmada, pero ahora se sentía demasiado ansioso y nervioso.


Desde hace tiempo, estaba preocupado por el comportamiento de su esposo.


Pepper estaba embarazada, por lo cual Tony tuvo que buscarle un sustituto. 


Allí había iniciado su tormento, desde que Tony le presentó aquella mujer, sintió como se activaba una alarma dentro de él.


En cada momento, cada día y hora, no había momento en la cual ella no le acompañara.


El no se consideraba celoso, bueno no tanto.


Antes de declararse y casarse con él si tuvo muchos de esos momentos, pero después de saber que por fin era suyo aquellas inseguridades desaparecieron.


Pero el verlos juntos, como se miraban y sonreían había hecho que esa sensación llegase repotenciada por mil.


Varias veces mientras almorzaban y estaban juntos coincidían con ella (odiaba que los pocos momentos que tenían juntos ella estuviera presente).



Ella le hablaba con una confianza que no creía que se merecía. Y no era la única, su castaño también lo hacía.


Verlos platicar sobre temas tan íntimos, su familia, su infancia, anécdotas de sus padres le hizo sentir un vacío dentro de su corazón.


Sabía que el pasado de su esposo era in tema delicado, jamás le había forzado u obligado a hablar de ello.


Esperaba pacientemente que él le contase.


Y cuando llegaban, se sentía dichoso de poder ser merecedor de sus memorias.


Pero que con ella se abriera tan facilmente le dolía un montón.


Ella también le hacía preguntas. Apenas respondía por cortesía.


No creía que esos detalles debían de ser conocimiento de un desconocido, menos a alguien que apenas comenzaba a conocer su esposo.


Se sentía no sólo excluido, sino un incordio entre ellos.


Como si fuera el invasor y no ella.


También había notado otros detalles.


Stark le había insistido en mudarse a su casa en Malibú, les dejaría la torre y el complejo al equipo. 


Estos le felicitaron, pues ya era hora de que se dieran su espacio.


Claro que estuvo más que contento de vivir a solas con su esposo. Ambos necesitaban su privacidad.

Hug of Roses.Where stories live. Discover now