Capítulo 12

604 113 194




Los copos de nieve empezaban a caer sin pausa sobre la nieve ya pisoteada. Se suponía que Seokjin ya estaría en su casa cuando la nieve comenzara a caer, pensaba Hoseok, pero aún no había llegado, ni tampoco le había marcado al teléfono.

Hoseok no era una persona insistente, quizás Jin se atrasó y lo conocía, el mayor odiaba sentirse presionado. Pero ya había pasado una hora del tiempo que habían agendado para reunirse.

No dejó pasar ni un ring más cuando recibió la llamada de su amigo, ycontestó lo más rápido que pudo, sin mediar reflexión.

- Hobi

- ¿Jin? ¿Qué pasa? Tu voz... - su amigo se oía muy mal. Estaba llorando, se notaba en su voz quebrada. Seokjin nunca lloraba, era la persona más fuerte que Hoseok conocía.

- Hobi, lo siento, no soy capaz de llegar a tu casa

- Hyung por favor, dime qué pasó, dime dónde estás y voy a buscarte

- Taehyung...

- ¿Qué le pasó a Taehyung?

Hoseok escuchó a Jin llorar al otro lado de la línea. Algo estaba definitivamente muy, muy mal. Hoseok sintió sus manos temblar, la sangre en sus venas corriendo a la máxima presión.

- Sólo dime dónde estás y voy a buscarte

- No sé en donde estoy - respondió sollozando.

- Dime qué ves alrededor

- Es... estoy... afuera de la escuela de arte de Corea... jugando en una máquina para sacar peluches

- ¿Qué haces ahí? ¿Sacando peluches? Creepy

Jin comenzó a llorar más. Ni siquiera quería recordar por qué estaba ahí. Hoseok se sintió verdaderamente culpable.

- Aquí es donde... Taehyung estudia

- Oh mierda. Voy para allá

Hoseok no era vidente ni brujo, pero siempre le pareció que Taehyung era demasiado aniñado para su edad. Tenía algo en su actitud que Hoseok no podía asegurar que era un hombre: Taehyung le parecía un niño, y no entendía cómo Jin no lo notaba.

Se sentía un mal amigo por no haberlo comentado antes, pero a la vez, pensaba que si lo hubiera hecho, habría sido inapropiado e incómodo. Jin estaba enamorado de Taehyung y se notaba que el chico ese también lo adoraba. Jamás se le pasó por la mente arruinar aquello tan bonito que habían construido por un simple presentimiento

Que resultó ser certero.

Hoseok llegó hasta el lugar en un par de minutos, estacionó en el primer espacio vacío que encontró en la cuadra y vio a Seokjin allí, con la cara roja, los ojos y los labios hinchados por el llanto reciente. Una chica le hablaba, y parecía que él estaba intentando convencerla de que se fuera, pero ella insistía en acompañarlo. Hoseok le hizo una seña con la mano, y allí se despidió rápidamente de la mujer y subió al asiento del copiloto.

Hoseok lo miró por unos segundos, pero Jin no dijo nada ni al subir ni durante todo el camino a casa del pelirrojo.

Una vez que llegaron al apartamento, Jin se recostó en un sofá y abrazó uno de los cojines. Tomó agua del vaso que su amigo le sirvió, y estuvo un buen rato en silencio, escuchando nada más que su propia respiración.

- Taehyung estuvo mintiéndome todo este tiempo, Hobi. Es un niño de secundaria, aún ni cumple los dieciocho

Hoseok lo escuchó, se frotó los ojos por un momento, con un gesto cansado. Siempre lo pensó, pero jamás le hizo caso a su intuición, por respeto a Seokjin, pero terminó arruinando todo.

Last Surprise! {JinTae}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora