33.- ¿Quieres....?

510 82 1

Steve y Tony llevaban 5 años de noviazgo, años en los que aprendieron a perdonar imprudencias, celos irracionales, actitudes del contrario, 5 años en los que aprendieron a amarse de la forma mas linda y pura posible, confiaban en el otro y solo eso importaba

Tony sonrió con felicidad, miro el calendario que estaba en una pared de su taller, una semana para que fueran 6 años de noviazgo, su aniversario, el ya tenía su regalo, chocolates importados de Inglaterra de una elegante y reconocida empresa chocolatera, nada baratos, pero no era algun impedimento para el, un hermoso reloj, de los mas sencillos, un rolex y una nueva lenceria junto a jugetes nuevos, tomo aire y siguió con su proyecto

Dos días habían pasado, Steve admiraba su precioso regalo, un anillo de compromiso de oro con zafiros incrustados, dentro de este tenía escrito "El amor mas puro es el que se dan" la frase estaba inconclusa, cierto, pero el otro anillo la terminaba "Los seres que aprenden a amar imperfecciones", compraría un enorme ramo de rosas azules, las favoritas de su genio junto a una caja de donas glaseadas, sabía que su Tony seguramente no recordaría esa fecha por lo que esperaba sorprenderlo en la azotea de la torre al anochecer

Dos días mas pasaron, Tony pudo escabullirse de la presencia de su rubio para ir a una modista y comprar un traje sastre señido al cuerpo para el día especial, quería soprender al rubio así que encargo que arreglaran la azotea para que se viera expectacular, todo sin que el Capitán viese nada

Otro día paso, Natasha y Clint le dijeron a Steve que no hacia falta arreglar la azotea puesto que Tony la mando a remodelar y conociendolo la había dejado fenomenal, Steve les pidió ayuda a sus amigos por lo que fueron a comprarle un smoking, sugerencia dada por la modista

Dos días mas habían pasado, los dos al mismo tiempo y con las mismas palabras se enviaron esto por mensaje "Te veo a la azotea, amor" se sorprendieron pero lo dejaron pasar, cada quien subio por un elevador diferente y los dos se quedaron sin aire

-Te vez fenomal, Tony... ¿Quieres....?- y antes de siquiera terminar de hablar Tony se le tiro encima besandolo

Había sentido un shock momentaneo al leer escrito con rosas "¿Quieres casarte conmigo?" que le importo poco tirar los chocolates y aquel reloj para ir a besar a su novio

-¡Si, si quiero!- respondió Tony volviendolo a besar

A lo lejos, los demás miembros de los vengadores tomaban video de ese hermoso momento mientras intentaban no soltar alguna lágrima, lo cual era el caso de Thor y Clint

FIN

Historias Stony ¡Lee esta historia GRATIS!