Capitulo 50

250 25 6

El día de la boda fue el día mas feliz de mi vida –Bueno, eso hasta que nació el Charlie- Brooke, Duff, Izzy, Annica y Slash asistieron y obviamente nuestras familias. Al principio estaba muy nerviosa y las manos me temblaron por todo el camino, y cuando lo vi parado en el altar mi corazón comenzó a latir más rápido. Steven, se veía elegante y completamente hermoso. En el momento de decir “Acepto” los nervios volvieron a mí e invadieron todo mi cuerpo. Ya luego en el beso todo estaba más calmado, oficialmente era la esposa de Steven Adler. 

Los meses pasaron y sólo conocía una cosa… Felicidad. La noche en que nació Charlie, fue en navidad. Estábamos todos reunidos cuando de pronto los dolores comenzaron. Steven, nervioso manejo por todo el camino aguantándose mis gritos y mis quejas. Al llegar al hospital me acostaron el la camilla y me pasaron a la sala de partos. Steven, tuvo que quedarse a fuera durante un largo rato. 

Recuerdo haberlo visto quizás… dos horas después. Entro junto a una enfermera y ella tenia en sus brazos a mi hijo. Decidimos ponerle Charile, esa misma noche. Al día siguiente mis viejos amigos fueron a visitarme y le llevaron mil y un regalos de juguetes a charlie. Hasta Axl apareció ese día, pero no fue solo, fue acompañado de Erin. Realmente agradecí mucho que todos estuvieran ahí apoyándome y haciéndome reír como siempre. 

Hace un año que nació el pequeño charlie, quien tiene el cabello rubio y ojos azules, la imagen de Steven. Decidimos ir a celebrar su primer cumpleaños y navidad en casa de mis padres. 

Steven: ¿Estas lista? –dijo entrando a la habitación.

Carrie: Sí. ¿Arreglaste a Charlie?

Steven: Sí. –sonrió.

Salí de la habitación y vi en el pasillo a Charlie, vestir un pequeños traje. Era el niño más hermoso del mundo, era mi hijo. Lo tome en mis brazos y comenzamos a bajar. Al salir de casa, colocamos a Charlie en el asiento para niños y coloque su cinturón, Steven comenzó a conducir con cuidado. 

Steven: Siempre supe que me hacías bromas porque me amabas. –dijo rompiendo el silencio. Lo mire y el sonrió.

Carrie: Mira quien habla. Tú me encerraste en aquella fiesta. –El sonrió-. Luego tuve que vengarme. 

Steven: La del hámster fue la mejor. –me miro-. Sabía que eras tú.

Carrie: Era bastante obvio. –Mire por la ventana.

Llegamos a la casa y el estaciono el auto. Bajamos y comenzamos a caminar juntos como familia. Tocamos la puerta y mi madre nos abrió regalándonos una sonrisa. Entramos y camínanos hacia la mesa, la cual estaba servida. 

Mamá: Oh, Charlie. –Dijo mientras lo tomaba en sus brazos-. Luces hermoso.

Charlie, la miraba con aquellos hermosos ojos azules y sonreía. Nos sentamos en la mesa y comenzamos a cenar. Quería que esa imagen de todos allí reunidos se quedara en mi mente y que permaneciera ahí para siempre. 

Luego de cenar, Steven y yo camínanos hacia el jardín. El tomo mi mano y nos sentamos en el césped.

Steven: Te amo y no cambiaria nada de lo que ha pasado. –Dijo en mi oído-. Cada detallé fue lo que nos unió mas, aunque a veces creíamos lo contrario. 

Carrie: Te amo, Steven Adler. –sonreí-. Eres justo lo que necesitaba en mi vida. 

Steven, se acerco a mi y unió nuestros labios. Esta completamente enamorada de este hombre y nadie iba a cambiar eso nunca. Nos separamos y no pudimos evitar sonreír. Mientras seguíamos ahí hablábamos sobre nosotros y nuestros amigos. Nos levantamos y antes de entrar vimos en la puerta a Charlie, camínanos hacia él y Steven lo tomo en sus brazos. Charlie, señalo una de las estrellas y sonrió. Steven, me acerco con su mano libre hacia él y me beso. Cerrando así esta noche, cerrando así nuestra historia.

                                                     FIN.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!