Capitulo 48

140 16 1

Me acerque a él y lo bese. Creo que él no se esperaba el beso porque duro en reaccionar. Pase mis manos por su cuello y me aleje de él. 

Carrie: Quiero ser tu novia. –sonreí.

Steven: ¿Y mi esposa? –yo reí-. Me gusta pensar en el futuro.

Carrie: Pues… tú esposa también. –sonreí.

Los que más se odiaban, los que no se podían ver, los que Vivian haciéndose bromas, el más mujeriego había encontrado a una chica que le había puesto los pies sobre la tierra, ellos… habían terminado juntos. Steven Adler, había cambiado por Carrie Fiennes. 

Brooke: Estoy muy feliz por ustedes. –dijo al acercarse a nosotros-. De verdad.

Carrie: Gracias, Brooke. –sonreí.

* * *

Cinco años después…

Estaba sentada bajo el árbol del parque recordando lo que había sido mi vida años atrás. El llegar a ese colegio fue… simplemente lo mejor, no me arrepiento de nada. Brooke y Duff aún seguían juntos y esperaban su primer hijo. Erin y Axl, se había ido de aquí a no se adonde, pero ambos estaban felices. Kate, se recuperó de su perdida y nos pidió perdón a Steven y a mí, a los meses encontró a un chico cuyo nombre no recuerdo, y hasta donde se están viviendo juntos. Steven y yo, estamos a sólo unos días de casarnos y… estamos felices.

Steven: Siempre supe que terminaríamos juntos. –sonrió.

Carrie: ¿A pesar de todo?

Steven: a pesar de todo. –sonrió.

Brooke, siempre estaba ayudándome con los preparativos y eso era algo que agradecía mucho. Mis padres, habían dicho cuando cumplí los veinte que un compromiso a esa edad era muy apresurado, así que nos comprometimos esa vez, pero decidimos esperar dos años más. En esos dos años de compromisos nos dimos cuenta de que si podemos estar juntos y que superaremos cualquier cosa. Steven, había conseguido un buen empleo y yo trabajaba para un periódico importante, ambos teníamos como salir adelante. 

Steven: ¿A dónde iras hoy?

Carrie: Creo que me quedare aquí en casa, ¿Por qué?

Steven: Sólo quería saber. –sonrió-. ¿Cuándo le darás la noticia a tus padres? 

Carrie: Lo haremos el sábado, Steven. –sonreí-. En la cena de mamá.

Steven: Estoy un poco ansioso y nervioso.

Carrie: Todo saldrá bien.

Tenía ocho semanas de embarazo. Cuando lo supe una felicidad invadió mi cuerpo y cuando le dije a Steven casi se desmaya. No tenía ninguno de los síntomas, solo fui a hacerme un chequeo y… me lleve la sorpresa. Steven, dijo que si era niña debíamos colocarle “Kelly”, me gusto el nombre y acepte y en caso de que fuera niño le colocaríamos “John”. 

Carrie: Brooke y Duff vienen en camino. –Dije mientras miraba a una familia jugar-. Les diré lo de mi embarazo. 

Steven: Estarán felices. –dio un beso en mi mejilla.

Estaba feliz por el rumbo que había tomado mi vida en estos últimos años. Todo iba bien y mi actitud quedo en el pasado. Ahora sólo me importaba Amar a Steven Adler, ser su esposa y ser la mejor madre para mí bebe. Nos levantamos al ver llegar a Brooke y a Duff.

Brooke: Hola. –me abrazo.

Carrie: Hola, Brooke. 

Abrace a Duff mientras Brooke y Steven se saludaban. Camínanos hacia una banca que había desocupada en el parque. Comenzamos a hablar sobre la boda hasta que Steven dijo que era la hora de que les dijera.

Brooke: ¿Decirnos qué? –sonrió.

Carrie: Pues… tengo ocho semanas de embarazo. –sonreí-. Steven y yo seremos padres. 

Duff: ¡¿Qué?! –Dijo con una sonrisa-. ¡Felicidades!

Carrie: Gracias.

Brooke me dio un fuerte abrazo y me felicito. Nos quedamos un rato más hablando sobre el futuro.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!