Capítulo 31

231 50 16

El niñero y protector

Seashomaru frunció el ceño, estando completamente desacuerdo con su esposa.

-No se quedará con él. Podemos contratar niñeras- Reprochó acercándose a ella para intimidarla y que ceda, pero eso ya había dejado de funcionar hacia mucho tiempo.

-Claro que podemos, pero Naraku la protegerá muchísimo mejor si llega a pasar algo- Contraataca con una sonrisa, logrando que su esposo se quede sin palabras.

Bueno... tiene un gran punto a favor. El estúpido híbrido será muchas cosas desagradables, pero es mas fuerte que cualquiera que podamos contratar.

¿Pero y si le hace algo? No puedo dejarla con un lunático.

Ambos sabemos que no es capaz. Además, podemos saber quien va detrás de nuestra princesa y así podemos sacarla del peligro que la acecha.

En esos momentos su bestia había dejado de ser tan impulsivo como lo era usualmente. Ahora se escuchaba más como la voz cuerda de su conciencia.

-La llegas a tocar y juro que te castrare sin anestesia, disfrutando como agonizas- Amenazó con su profunda voz, logrando que el híbrido asienta repetidas veces con la cabeza.

-La cuidaré, pero estaré muy indignado toda la noche- Avisó de brazos cruzados.

-Está bien, mientras que la cuides bien- Río jalando a su marido, ya que este no quería moverse de allí.

-¿No será peligroso?, ¿Se enfrentarán a él?- Preguntó con curiosidad, viendo como Kagome seguía arrastrando a Seashomaru escaleras abajo, mientras que el daiyokai seguía viendo con los ojos entrecerrados al híbrido.

-No, claro que no. Solo vigilaremos el área y veremos si podemos ver quien es el responsable de todo- Respondió desde la primera planta- Bueno, hasta pronto- Salió de la casa sin decir más junto a Sesshomaru, pensando que si se quedaba más tiempo el híbrido huiria al arrepentirse.

-¿Y mi mamá y papá?- Preguntó la niña minutos después al salir de su cuarto.

-Volverán pronto. Ahora estás a mi cargo, criaturita- Le respondió con una sonrisa, dando varios pasos hacia ella.

-¡Pervertido!- Gritó a todo pulmón mientras lo apuntaba con el dedo, y así sus gritos continuaron, asustando al híbrido.

-¡Ni siquiera te toque! ¿Qué rayos ocurre contigo?- Dio varios pasos atrás con el ceño fruncido.

-Le prometí a papi que gritaría si te acercabas- Explicó cruzándose de brazos, mirando al semidemonio desafiantemente.

-Correcto...- Susurró dudoso- Entonces estaré a un metro de ti. Así podremos estar en paz, ¿Si?- Ella asintió enérgicamente con la cabeza- ¡Que bien!- Fingió alegría- Ahora a dormir- Ordenó poniéndose serio.

-Pero mamá me lee un cuento antes de dormir- Puso su mejor cara de cachorro.

-No te leeré un cuento- Se negó rotundamente con el ceño fruncido.

-Por favor, viejo pervertido- Suplicó haciendo puchero. En esos momentos Naraku hacia todo lo posible para no comenzar a pelear con la niña por aquel apodo.

-No- Volvió a decir con más seguridad.

.....

Media hora después.

-Y la caperucita roja, junto con su abuela, vivieron felices para siempre, ya que el lobo no las molestaría nunca más. Fin- Cerró el libro con brusquedad, maldiciendo en su interior por no poder contra una niña de seis años.

Finalmente aquella criatura se había dormido, después de interrumpir tantas veces al híbrido mientras leía con preguntas estúpidas según él.

-Eres una criaturita muy molesta- Susurró al observarla dormir, para luego acariciar el cabello de la niña con una sonrisa- Buenas noches, Elizabeth- Tras decir eso apagó la lámpara y salio del cuarto con tranquilidad, pero un ruido desde afuera le llamo la atención.

.....

Mientras tanto, Kagome seguía recorriendo el desolado lugar con confusión, al igual que el daiyokai.

-¿Por qué no hay nadie?- Se preguntó la humana parando de buscar.

-Se fueron todos- Informó su esposo en cuanto estuvo a su lado- Pero es reciente, aun puedo oler el aroma a demonio. Y encontré esto en la parte de atrás- Le entregó una carta a la sacerdotisa, una carta la cual no había leído aun.

-"Sabia que seguirían las pistas, son demasiado predecibles. Además, ¿Este lugar no está a casi media hora de su casa?, ¿Hicieron bien en dejar a Elizabeth sola? Tal vez alguien podría arrebatarsela..."- Leyó en voz alta, teniendo casi el corazón en la mano al terminar de leer- Era una trampa- Susurró atónita.

-Al auto, ahora- Ordenó el daiyokai comenzando a correr junto a su mujer.

-Tenemos un as bajo la manga de todas formas- Habló la humana evitando jadear mientras corría- Por cómo escribió la carta, se nota que aún no sabe que Naraku está con nosotros- Terminó de decir al entrar en el auto.

-Espero que ese idiota pueda protegerla- Murmuró arrancando el auto, pasando inmediatamente la velocidad en la que debía ir correctamente.

.....

La humana y el daiyokai entraron a gran velocidad en la mansión, después de observar varios cadáveres con forma extraña fuera y algunos guardias ayudando a desaparecerlos.

Prácticamente casi derrumbaron la puerta cuando entraron a la habitación con desesperación.

-¡Elizabeth!- Gritó asustada, pero se alivio al ver que la niña aun dormía en su cama con su oso de felpa.

-Shh- Colocó su dedo índice cerca de sus labios, mirándolos de reojo al estar frente a la ventana.

Esto es... increíble. Me hace recordar a Seashomaru cuando era mi protector, pero él será el protector de mi hija.

...........................

-Eliset.

Siento que hay muy poco Sesshome en esta historia, pero no me desagrada.

Se me hace difícil implementar más Sesshome cuando mi cabeza explota con la pareja de Naraku y Elizabeth, y la grandiosa trama (A mi parecer).

¿Ustedes que piensan?

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora