Ver para creer

3.3K 156 14

Valeria
Esto es una pesadilla, primero lo del incendio producido por Sara, luego los secretos de Mia y Sara, después descubrimos que todas poseemos poderes, que Mia y Adam fueron atacados, luego descubrimos que los hombres que mas nos importan nos engañaron y mintieron, ahora lo de los Noctis despedazados en el frente de nuestra casa. Esto cada vez se esta saliendo mas fuera de control y la verdad es que no se si pueda soportar más todo esto, simplemente siento que en cualquier momento me voy a derrumbar y no quiero eso.

Estoy en mi cuarto acostada en la cama sin poder conciliar el sueño. Tomo el celular que está a un lado de mi cama sobre una cómoda junto a la lámpara de noche, lo enciendo y marcó un número, pongo el teléfono contra mi oreja y mi mejilla esperando a que me contesté el teléfono.

-Hola- oigo su voz al ronca al otro lado de la línea y deduzco que estaba dormido.

-Hola, perdona por haberte despertado.

-No pasa nada, ¿Necesitan algo?

-En realidad no, solo quería hablar con alguien- y sin si quiera ser consiente de lo que hago me suelto a llorar y sollozar.

-¿Val?- dice al otro lado de la línea, sigo llorando sin responder- No llores, por favor, no llores.

-Ya no puedo simplemente, ya no, esto me esta sobrepasando.

-Lo entiendo tu vida dio un giro de ciento ochenta grados y aun tratas de acoplarte, sientes que todo se va de las manos que no lo puedes controlar y eso te pone nerviosa y ansiosa.

-No solo es eso, temo que cuando los Noctis vengan por nosotros todo se nos venga en sima que todo se vuelva un caos absoluto y no quiero que nadie se lastime tanto físicamente como emocional o mentalmente.

-Es entendible eras una mamá oso y normalmente quieres que todo este en orden te lo digo yo que trato que una bola de monos salvajes llamados hermanos no traten de arrancarse las cabezas entre ellos- me rio de sus analogías tontas- Pero te diré algo que aprendí.

-¿Que?- pregunto curiosa por saber que me tiene que decir.

-No podemos controlarlo todo.

-Es duro.

-Lo se pero descubrí que solo puedes controlar como reacciones y como lo manejes tu mismo, no es lo mejor ni la gran cosa pero también es importante, en especial en este momento.

-Jhonathan- lo llamo.

-¿Si?

-Gracias.

-Cuando quieras.

Mia
Hoy es Lunes el inicio de la semana y las mañanas como está apestan en especial cuando te tienes que levantar temprano para ir a la Escuela, obviamente dormí muy poco por la salida al bosque, Shazta se quedo a dormir conmigo en mi cuarto en lugar de que el se fuera a su casa en el piso de abajo, nadie se entero de que salimos o al menos cuento con que nadie nos haya escuchado anoche cuando salimos, me levanto cuando suena el despertador para tomar un baño, al terminar me cambio y tomo mi mochila con mis cosas y todo lo hago con los ojos cerrados por culpa del sueño un par de veces me tropecé con la cama o me golpeaba con los muros esas veces Shazta me jalaba con sus dientes de mi sudadera para evitar estrellarme contra la pared, básicamente el me va bajando por las escaleras jalándome nuevamente por que yo no doy ni una me va llevando como una muñeca de trapo hasta que llegamos a mi asiento en la mesa de la cocina.

-Al parecer alguien no durmió muy bien anoche- me dice Luce- Aun que no te culpo después de todo lo que pasaste.

-Simplemente no pude pegar el ojo anoche- digo restándole importancia.

Las Elegidas de la Naturaleza  #Wattys2019Donde viven las historias. Descúbrelo ahora