Capitulo IV

12 1 2
                                                  


Ni bien ingreso a su habitación busco en su pequeño escritorio su laptop así tomarla, observo esta algo indesiso pues no sabia si ver el video que el señor Park le había entregado. Después de todo, seguramente veria los ultimos momentos de sus dos amigos. Si ya su corazon latina como loco no podia llegar a entender como seria cuando viera por unos escasos segundos el rostro de ambos jovenes.

Soltando un ultimo suspiro dejo de lado la laptop, lo que veria no seria algo bueno y ya no creia tener mas lagrimas para seguir llorando.

Además, el señor Park era un hombre mayor, uno que en algunas ocasiones no esta por completo en sus cinco sentidos.

Sin darle mayor importancia al DVD, salio de su habitacion directo hacia la cocina para comer algo.

Era consciente de que en ese momento en la televisión estaban pasando el drama que el solía ver y luego comentar con Jongin, pero no tenia ganas de verlo ni ahora ni nunca, ya no tenia la misma emocion, solo le causaba un fuerte nudo en el estomago y unas ganas horrendas de llorar.

-¡Llegue!- la voz cansada de Taeyeon se hizo escuchar por todo el edificio.

Baekhyun no le dio importacia, después de todo la precensia de su madre no duraría mucho en el departamento.

Pudo escuchar el ruido de los pasos de su madre acercándose hacia donde el estaba preparándose un sándwich. No necesito levantar la vista para saber que su madre estaba ahí parada mirándolo con esa cara de pena que últimamente tenia desde que fallecieron sus amigos.

-Tengo que viajar por unos días a China, trabajo.

Bakehyun solo asintió ante las palabras de su madre, sabia que ese "trabajo" no era en realidad eso. Lo mas probable es que la mujer consiguiera unos días libres y quisiera ir a visitar a algún chico que conoció por sus páginas de citas.

Había aprendido a vivir con eso, no era la primera vez que su madre lo hacia y sabia que no sería la última, era imposible hacer que la mujer pensara en algo mas que sea ella.

-Te dejo las cosas aquí para que comas algo.

Sin decir nada más, Baekhyun dejo detrás a su madre caminando con su sándwich hacia su habitación.
Tenia ganas de gritar, insultar e incluso de romper cosas.
Le molestaba que su madre cuando mas la necesitaba se fuera del pais solo por un acoston.

-Siempre lo mismo.

Susurro sentándose en su cama, mientras tomaba su computadora y revisaba algunas cosas de la universidad.
Sin darse cuenta, las horas comenzaron a pasar a una velocidad descomunal, tan metido que estaba en sus trabajos y tareas que dejo olvidadas por todo el ajetreo que había tenido, que no se percato el momento en el que su madre salio del departamento con una valija grande y exageradamente maquillada.

-Adiós hijo.

Ni espero respuesta, solo camino como si se tratara de una pasarela hacia el ascensor, ansiosa por su viaje y dejando atrás a un joven de 20 años que lo que mas necesitaba en ese momento era la contención de su madre.

Baekhyun cerro su laptop y soltó un suspiro, sus ojos ardían por el brillo que esta tenia, sus cansados ojos fueron a parar directo hacia su ventana, no supo en que momento la noche había caído pero ya parecía ser demasiado tarde.
Nuevamente paso sus ojos por toda la habitación, tenia muchas cosas que le hacia recordar a sus amigos, demasiadas para su gusto.
Rápidamente se levantó de la cama y toma el cesto de basura que tenía a su lado, con furia comenzó a tomar todo aquello que tuviera un recuerdo de Jongin y Sehun.
No quería nada, ni siquiera los dibujos medio deformes que Jongin solía regalarle cuando iban juntos en el secundario.

Caos [EXO]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora