Capítulo 29

279 55 11

¿Demonio o Sacerdotisa?

Kagome bajo las escaleras con rapidez, mirando al híbrido con una gran sonrisa. Estaba feliz después de no verlo por años.

-¡Naraku!- Exclamó contenta después de calmar a su esposo, abrazando al híbrido con fuerza.

En otras circunstancias Sesshomaru estaría con el ceño fruncido o separandolos a causa de sus celos. Pero las cosas habían cambiado y en ese momento en vez de hacer alguna de las cosas mencionadas, simplemente agarró a su hija en brazos y la alejó del híbrido con desagrado.

-¿Él es malo, papi?- Preguntó inocentemente al ver que la alejaba de él de esa forma.

-Es un pervertido de niños, no te acerques a él- Advirtió su padre mintiendo, pero la niña le creyó ciegamente.

-Está bien. Si se acerca a mi, gritaré- Dijo con una sonrisa.

-Muy bien- Alentó el daiyokai besando su frente.

Años atrás jamás hubiera imaginado que seria tan sobre protector con su hija, pero simplemente el deber de padre le ganó, aunque él lo exagero al igual que su bestia.

Debemos estar atentos, ese híbrido puede atacarla aunque sea una niña. ¡Oh, nuestra pobre Elizabeth! Debemos evitar que caiga en manos equivocadas cuando sea mas grande.

¿Manos equivocadas? Ni siquiera caerá en manos de otro hombre aunque sean buenas.

Tienes razón. Con nosotros es suficiente, su padre es mas importante que otra cosa... Ah, claro, la madre también. Dijo con desinterés lo último.

No era que su amor se había marchitado, su eterno amor y pasión seguían allí, solo que ambos tenían una prioridad más importante. De esa forma no pensaba solamente Sesshomaru, también Kagome, pero lo ocultaba más y no exageraba tanto como su esposo en protegerla.

-Estas tan vieja- Dijo Naraku con una sonrisa, mirando como Kagome fruncia el ceño.

-Pero solo tengo veinticuatro- Dijo confundida tocando su rostro.

-Uf, entonces deberías comenzar a usar cremas rejuvenecedoras desde ahora- Kagome lo vio con los ojos entrecerrados.

-Tú eres el viejo, Kagome es bella tal cual es- Defendió a su mujer manteniendo la tranquilidad para no golpear al híbrido.

-¡Ja!, idiota- Cantó victoria con una sonrisa.

-¡Mamá dijo una mala palabra!- Dijo sorprendida la niña, haciendo que Kagome se de cuenta de lo que dijo frente a su hija. Mientras tanto, Sesshomaru negaba con la cabeza. Habían pasado cuatro minutos desde que el híbrido había pisado esa casa, y ya estaba causando problemas.

-No, no, cariño. Lo siento, eso no se dice- Se disculpó apresuradamente, moviendo sus brazos frenéticamente frente a su hija.

-¿Y qué si lo dijo, criaturita? Eventualmente tú las dirás también- Le resto importancia al asunto, cruzándose de brazos.

-Ignora al híbrido- Le dijo a su hija seriedad.

-Está bien, después de todo no escucho a torpes- Se encogió de hombros.

-¿¡Qué dijiste, mocosa!?- Preguntó enojado, viendo como Sesshomaru se la llevaba hacia arriba- ¡Repite eso, niña!- Gritó desde abajo, viendo como esta le sacaba la lengua.

-Naraku, solo es una niña pequeña. Tú pareces el mocoso ahora, tranquilízate- Dijo Kagome con una sonrisa nerviosa, aunque aquello le hacía recordar a los buenos momentos del pasado, y eso la alegraba.

-Tienes razón, ¡No me pondré al nivel de esa maldita mocosa!- Gritó para que lo escuchara, y luego se acomodo el saco como si nada.

-¿Ya estas tranquilo?- Levantó una ceja, cruzándose de brazos.

-Si, ya estoy bien- Apretó los labios un poco avergonzado.

-Bien, porque debo decirte algo- Dijo con seriedad.

-También debo contarte algo- Suspiró mirando a su alrededor- Pero no aquí- Le dijo en voz baja, señalando su oído y el techo. La humana asintió con la cabeza al entender a que se refería, aunque no entendía por que él no quería que su esposo escuchara.

....

-Déjame empezar primero- Habló en cuanto estuvieron en casi el final del jardín, bastantes aislados de la mansión. El híbrido asintió con la cabeza- Bien. Hay personas malas que van tras Elizabeth, pero no son humanos, Naraku, son demonios. Los que trataron de secuestrarla ayer no eran la gran cosa, pero algo mucho más poderoso los envía, estoy segura- Pensó unos segundos- Cuando ella era mas pequeña, trataron de llevarla más veces, pero no era nada como ahora. Y un demonio antes de morir me reveló que ella es todo, menos normal, esas palabras me preocupan, Naraku. ¿Y si los otros seres me mintieron sobre que ella es humana?, ¿Y si ella es mas poderosa de lo que podemos manejar y por eso la quieren?- Preguntó Kagome preocupada, no sabiendo exactamente que hacer.

-¿Se lo dijiste a Sesshomaru?- La miró con atención, viendo lo desesperada que se veía su mejor amiga.

-No, no puedo decírselo. Se pondría peor de lo que está- Negó varias veces con la cabeza, mordiendo el interior de su boca.

-Solo te diré una cosa, sea lo que sea, lo descubriremos todos juntos y la salvaremos- Agarró sus manos y las entrelazó con las suyas, brindándole una sonrisa tranquilizadora- Además, te prometo que pase lo que pase, protegere a la criaturita con mi vida- Ella le agradeció con una sonrisa cálida.

-Ahora lo tuyo, ¿Qué debes decirme?- Preguntó un poco mas animada, viendo como él comenzaba a reírse con nerviosismo y desviada la mirada, comenzando a vacilar.

.....

Por otro lugar no muy lejano a esos dos, un daiyokai y una niña miraban la escena con los ojos entrecerrados.

-¿Por qué ese pervertido toca las manos de mamá?- Preguntó con celos.

-Porque quiere morir pronto, princesa- Respondió con voz profunda.

Pero pronto sus facciones cambiaron a una confundida tras ver como el híbrido se alejaba con miedo y la sacerdotisa le gritaba.

-Mejor miremos otra cosa- Dijo cerrando la cortina.

-¿¡Qué!? Pero yo quería ver que pasaba- Se quejó con un puchero.

-No, Elizabeth...- Se negó alejándose de la ventana.

¿Crees que ella lo mate primero?

Probablemente.

.....

-¿¡Cómo que mi hija será tu pareja, idiota!?- Gritó con furia, arrojándole otra rama que había tomado del suelo.

-Lo siento, jamás creí que seria ella- Se disculpó una vez más, esquivando aquel objeto- Si llega a pasar algo entre nosotros en el futuro, ¡Prometo cuidarla bien!- Todo se tranquilizó de repente, así que el híbrido vio dudoso a la sacerdotisa que se había calmado de la nada- ¿Kagome?- Preguntó en voz baja sin tener intenciones de acercarse. Luego se sobresalto por una risa aterradora de parte de la humana.

-Mejor que sea así, desgraciado- Se trono los puños con una sonrisa macabra, mientras a su alrededor parecía haber una aura negra.

-¿En que sentido eres pura tú?- Exclamó con el ceño fruncido al ver aquello.

¡Esta humana parece más un demonio que sacerdotisa!

.......................

-Eliset.

Disfruten estos momentos graciosos porque dentro de muy pocos capítulos el drama atacará.

¿No les parece tierno Sesshomaru?

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora