Capítulo 28

300 46 15

La princesa

Seis años después.

La sacerdotisa observó a su hija dormir tranquilamente en su cama, mientras que ella estaba totalmente preocupada por su bienestar.

Las cosas habían cambiado con el paso de los años. La mansión que era de su madre ahora era de ella, ya que Naomi junto con su hijo prefirió vivir en un lugar más aislado y pequeño, así que le obsequio aquel lugar. Las riendas de la empresa las había tomado Sesshomaru, aunque a veces Kagome interfería cuando lo creía necesario.

Ahora la humana ya no era débil como antes, Sesshomaru le había enseñado todo lo que debía saber para un combate, y su poder espiritual estaba totalmente controlado, aunque aveces sufría de deslices leves. Pero, aunque ella pudiera defenderse sola, siempre necesitaría la protección de su esposo, su antiguo protector, el cual movió cielo y tierra para mantenerla a salvo, pero año ellos dos juntos debían proteger a su pequeño retoño que comenzaba a acecharla el peligro como a la sacerdotisa años atrás.

-Hoy bajamos la guardia, y casi nos arrebatan a nuestra pequeña- Habló sombriamente al sentir como su esposo la abrazaba por detrás.

-Esos no eran humanos- Le dijo con su característica seriedad- Lo que sea que este detrás de Elizabeth, no es humano- La mujer suspiró, asintiendo con la cabeza.

-Ya no es como antes, Sesshomaru. No se por que la quieren, pero la anhelan peor que cuando lo hacían conmigo... Y ella es solo una niña- Ahogó un sollozo, recordando cuando ella también era una niña y la habían secuestrado mientras dormía.

-La protegeremos. Además, no estaremos solos en esta guerra- Aseguró con calma, logrando que su esposa se gire para verlo con esperanza.

-¿Nos ayudará?- Preguntó ansiosa. Si él volvía, estaba segura que daría hasta su vida por su hija.

-Él vendrá- Respondió con seguridad, sintiendo el cálido abrazo de su mujer, mientras recordaba lo que había sucedido horas atrás.

.....

Kagome bajo las escaleras con una sonrisa, yendo hacia Sesshomaru, el cual estaba leyendo tranquilamente sentado en el sillón.

-Ya se durmió- Informó sentándose en las piernas de Sesshomaru con una sonrisa pícara.

-Lo esperaba con ansia- Dejo de libro a un lado para poder agarrar las caderas de aquella hermosa mujer. Su cercanía se acortó significativamente y sus labios se rozaron con tentación.

-Oh, eres un...- Sus palabras fueron interrumpidas por un ruido en el segundo piso. En cuanto escucharon aquello, ambos se miraron con el ceño fruncido.

"¿Elizabeth se despertó?" Se preguntó la sacerdotisa dudosamente, pero esa pregunta fue descartada en cuanto escuchó los gritos de su pequeña.

-Elizabeth- Dijo Sesshomaru de inmediato.

Ambos salieron corriendo por direcciones opuestas, Sesshomaru fue hacia adelante, y Kagome hacia el jardín de atrás.

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora