Capítulo 26

322 72 10

Te amaré siempre

El viento continuaba soplando, y la tensión que se había creado en ese momento no tenia nombre. Sesshomaru estaba totalmente desconcertado, y Kagome no sabia que hacer en ese momento de sorpresiva revelación.

-¿Estas bien?- Preguntó la humana con angustia.

-¿Es real?- Señaló en objeto que aún sostenía la joven.

-Totalmente- Respondió con el cuerpo tenso aun, ya que el daiyokai no mostraba ni una pizca de alguna emoción, su rostro era inexpresivo- Sesshomaru- Susurró al comenzar a sentirse corrompirla por el miedo y rechazo.

-Kagome- Su potente voz la llamó después de unos segundos de lo que pareció un eterno silencio, logrando que la mujer se sobresalte en su lugar.

-¿Si?- Preguntó dudosa, estando atenta a las palabras del daiyokai.

-Te amo- Con una leve sonrisa, la tranquilizó por completo.

-¿Eso significa que estas feliz por el bebé?- Dio varios pasos adelante con una sonrisa inmensa, no pudiendo esconder su felicidad. El hombre de ojos dorados todo lo que hizo fue asentir con la cabeza- ¡Seremos padres!- Gritó emocionada, lanzándose a los brazos de su amado, el cual la recibió con gran cariño.

-La protegeremos juntos- Susurró juntando sus frentes con un amor único en sus miradas.

-¿Cómo sabes que será niña?- Preguntó con interés, ganándose solo una sonrisa maliciosa de parte de él, para luego besarla con dulzura- ¿Nos amarás a las dos?- Su voz sonó melodiosa, como si quisiera atraerlo más a ella esa noche.

-Siempre- Susurró sobre sus labios, volviéndola a besar pero esta vez con más pasión. 

....

-Está cerca, muy cerca. Solo espera un poco mas... ¡Naraku!

El semidemonio se despertó sobresaltado ante el extraño sueño con aquella voz desconocida y un grito que realmente lo asustó.

Observó el reloj en su mesita de luz, viendo que se le hacía tarde para su próxima víctima. No debía fallar, le habían pagado demasiado para que lo cumpla. Y lo cumpliría, solo que llegaría dos horas tarde.

-Mierda- Susurró al ver que el reloj marcaba las dos de la tarde, pero su situación empeoró en cuando miró a su alrededor. Habían dos mujeres desnudas en su cama junto a él, y tres mujeres más tiradas por el suelo, además que las botellas de alcohol adornaban la habitación también- Creo que tardaré más en hacer mi trabajo- Respingó, mirando a la mujer rubia que se había movido un poco, así que con maldad la tiró de la cama, sin siquiera disculparse, simplemente se hizo el desentendido.

-¿Qué hora es, cariño?- Preguntó la pelirroja en su lado izquierdo al escuchar el escándalo.

-Es hora de que te vayas, linda- Respondió con una sonrisa ladina.

-¿Me echarás así como así?- Preguntó incrédula, saliendo de la cama.

-Si- Respondió con sinceridad, colocándose un bóxer.

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora