Capítulo 20.- "Sabes que al fin y al cabo te vas a casar conmigo"

Comenzar desde el principio

-hey ¿disfrutando de la vista?- desvíe la mirada avergonzada y me corrí un poco más a la orilla, pero casi me caigo de la cama, sentí como Justin se corrió más (eso sonó raro xD) Hacia mi y me tomo por la cintura apegando me a su cuerpo, sentía el calor de él y eso me ponía incómoda.

-nena no sabes como me pones- dijo roncamente pasando sus labios por mi cuello y orejas, solté un suspiro, sabía a donde quería llegar esto, en un sentido me ponía nerviosa pero a la vez era excitante.

-por favor nena, déjame mostrarte los placeres de la vida- sin pensarlo dos veces corrí mi cara y empece a besarlo desesperadamente, Justin apretó su agarre en mi cintura mientras yo colocaba mis manos en su cuello. El beso cada vez era más intenso y sus manos cada vez recorrían más, en un momento sus manos llegaron a mi trasero y no pude evitar soltar un gemido, sentí como sus labios se curvaban en una pequeña sonrisa.

-vamos gime para mi- dijo en un suspiro, no podía evitar soltar gemidos, sus caricias, sus besos, sus palabras. Justin empezó a recostame en la cama y se subió arriba de mi, comenzó sacando mi polera y por intuición puse mis manos en mis senos pero recordé que traía brasier.

-tranquila iremos lento- lo mire a los ojos y gracias a la luz de la lámpara de noche pude ver ese deseo y lujuria en sus ojos. Lo tome del cuello y estrelle sus labios con los míos, su lengua no tardo en ingresar en mi boca, las caricias de sus manos no faltaron en mi cintura, a momentos levantaba un poco mis caderas y lograba sentir su gran erección en mi parte sensible lo que me hacia soltar gemidos cada vez más intensos y claro que Justin los disfrutaba. Tome sus brazos y lo di vuelta para así quedar yo arriba de el a horcajadas, pude sentir su gran amigo presionado en mi, acariciaba los músculos de sus brazos y los de su abdomen que tan bien marcados están y dan ganas de pasar la lengua por allí. Me levanté para mirarlo a los ojos, su cara era de pura excitación,comencé pasando mis manos por sus abdominales, pasando mi dedo por cada cuadrito, son perfectos y después llegue a el "caminito a la felicidad" como anteriormente le había puesto, aún estaba nerviosa esta podría ser mi primera vez y Justin ni siquiera es algo mío, solo amigos ... o como algunas personas lo hacen "sexo entre amigos" pero entre Justin y yo, sabía que había algo más que sexo, era amor.

-vamos nena no me hagas sufrir más- dijo desesperado y con voz ronca.

-hey tranquilo, tu dijiste vamos lento, además los quiero disfrutar- wow mi miedo se había ido y una chica segura había invadido mi cuerpo, Justin me tomo de las caderas y me atrajo mas a él, y quedamos el sentado y yo arriba de el rodeando con mis piernas su cadera.

-lo se vamos a ir lento, pero quiero que grites mi nombre cuando este dentro de ti- un escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar en un Justin sin ropa dentro de mi. Un beso inesperado invadió mi boca, eso significaba que ya era hora de ir un poco mas lejos. Justin dio vuelta quedando el arriba de mi, comenzó pasando su mano por las curvas de mi cuerpo y luego cuando llego al elástico del pequeño pantalón un miedo invadió mi cuerpo, pero sabías podía confiar en que Justin cuidaría de mi. Saco el pantalón en un movimiento, ahora solo estaba en ropa interior. Era extraño sentir su cuerpo tan cara del mío tan apegado, pero a la vez era la sensación más placentera que alguna vez pude haber sentido.

Justin empezó besando mi cuello, llevando sus besos por mi mandíbula y luego destino mis labios, sus besos eran mojados y deliciosos, pero sobre todo lo más excitante era su gran bulto aplastado sobre mi, ese cosa que es tan.. tan ¡grande! A veces me pregunto como cabrá en mi y eso que solo lo he visto con el bóxer no me imagino sin el. Otra vez Justin llevaba sus besos a mi cuerpo primero la mandíbula, luego el cuello y ahora los hombros, iba dejando un rastro mojado en donde besaba, luego sus besos se fueron mas abajo de mi cuello ahora estaban cerca de mis senos, Justin movió sus manos a mi espalda y en un movimiento rápido desabrocho el brasier. Debo admitir que estaba un poco avergonzada pero una vez Justin ya los había visto, deslizo los breteles por mis brazos con sumo cuidado, cuando ya la prenda estaba fuera, se dedicó a examinarme, como tratando de recordar cada detalle de mi.

Confident- Justin Bieber y  Tu¡Lee esta historia GRATIS!