Parte sin título 46

3 2 1


Capítulo 46

Abrió la puerta. Después de mirarlo serio, le dijo:

—Entra

Pero el guardia se negó. Le explicó al señor Bolé que el joven cometió una falta y sería la policía quien decidiese que hacer con él. Con gran firmeza el señor Bolé ordenó al guardia de seguridad privado que le quitara las esposas al adolescente.

—Lo siento señor Bolé, lo estimo y respeto por haber sido el pasado presidente de la junta de residentes de esta, nuestra ilustre urbanización San Juan Gardens; pero no puedo acceder a su petición. Además, hay vecinos asomados por las ventanas —dijo el joven oficial.

—Vamos hombre, suéltame. ¿No sabes quién soy?

Luego dijo en voz baja a sí mismo:

—Rayos. Odio alardear, pero no tengo alternativa.

Luego dijo en voz alta:

—Soy Austin Live.

— ¿Austin qué? —preguntó el señor Bolé.

Por la reacción (le quitó su rodilla de su espalda) pareció que el guardia le creyó, o al menos lo puso a dudar. El guardia le explicó al señor Bolé, que Austin Live era un cantante de música pop que desapareció hace dos años más o menos.

—Te pareces mucho. No, no puede ser —dijo el guardia, a lo que Lois contestó:

—Ya otros me han visto recientemente. De seguro ya debe estar esparciéndose mi imagen por las redes sociales. Busca. No dudes. No pierdes con verificar.

A lo lejos se escuchaban ruidos de sirenas. El guardia comenzó a verificar en sus cuentas de las redes sociales, a través de su teléfono inteligente última generación. Fue en una de esas aplicaciones que leyó algo que comentó una amiga: ¨Austin Live en San Juan¨. Leyó otra: ¨ Vieron a Austin Live corriendo hacia San Juan Gardens ¨. Vio un enlace que lo redirigió a un portal de noticias de celebridades. Entonces vio el video de Lois (Austin) en la gasolinera. El titular del video decía:" ¿Austin Live regresó? " El portal explicaba de que ésa era la prueba más convincente, hasta el momento, sobre el paradero del desaparecido cantante juvenil, a diferencia de teorías de conspiración de todo tipo: que si fue dizque descuartizado por su manejador y promotor, dizque fue raptado por alienígenas, dizque se cambió de sexo e identidad y estudia en un colegio católico en Alemania; entre otras teorías.

—La teoría de tu paradero en Alemania era la más creíble. ¡Es broma! —le dijo el guardia.

Acto seguido le quitó las esposas y lo ayudó a incorporarse para luego pedirle que le autografiara, con su dedo índice, en una aplicación que tenía para esos fines. Resuelto ese asunto, el guardia le dijo que entrara apresuradamente, la policía estaba entrando a la urbanización.

—Espera, una selfie —le dijo el guardia.

Una vez complacido, lo dejó entrar a la casa del señor Bolé, quien enseguida cerró la puerta. Una patrulla se detuvo justo frente a la casa al ver al guardia. Este último se acercó al policía que se bajó de la patrulla, pistola y radio en mano. Le explicó que todo el asunto se trató de un malentendido. Visiblemente molesto el policía no lo dejó siquiera que tratase de explicarle. Sin mediar palabras adicionales entró en la patrulla y le dio órdenes a su compañero para que arrancara la patrulla...

Yamirelis: en el otro lado del mismo mundoRead this story for FREE!