Capítulo 21

332 50 14

|Les recomiendo mucho que pongan la canción cuando lo diga|

.................................

Déjame ir

Kagome se sentó en la silla de metal frente al híbrido, el cual tenía esposas que estaban unidas a la mesa de un metal más pesado aun.

-¿Es necesario que estén aquí?- Preguntó elevando un poco la voz, sintiéndose incomoda de que cuatro guardias estén en cada punta de aquel pequeño cuarto, con armas más grandes de lo normal.

-Él es muy peligroso, señorita. Tenemos ordenes estrictas de no dejarlo en ningún momento- Contestó una mujer con seriedad.

-No se si sentirme halagado por el miedo que me tienen, o odiarme a mi mismo- Dijo restandole importancia mientras se encogía de hombros- Creo que decidiré sentirme halagado, después de todo, un ser como yo siempre es genial- Habló con una sonrisa.

-¿No te molesta?- Preguntó la humana en voz baja.

-¿Molestarme?, Tengo a dos sexys mujeres observando cada uno de mis movimientos. Pero, las miradas de los hombres parece que quieren tocarme- Le susurró en cuanto ella acercó un poco el rostro para escucharlo- ¿Acaso quieren meterme los dedos en el ano también?, desvíen aunque sea un poco la maldita mirada, señores- Pidió con el ceño fruncido, logrando que los dos hombres se incomoden y decidan hacerle caso.

-Modales, Naraku- Le dijo ocultando una sonrisa. Extrañaba su humor.

-Jamás le pidas a alguien que tenga modales en una cárcel de máxima seguridad. Menos cuando van a ejecutarlo pronto- Dijo con seriedad y obviedad.

-No van a ejecutarte, yo te sacaré de esto- Prometió mirándolo de esa forma tan esperanzadora.

-Vive tu vida, Kagome. Deja de estar tan pendiente de mi, lo único que haces es dañarte a ti misma haciéndolo. ¿Hace cuanto que no duermes bien?- Preguntó al ver ojeras que ella antes no tenía.

-Eso... eso no importa. Lo importante es que te sacaré de aquí- Titubeó al contestar, desviando la mirada y suspirando.

-Está bien. Te dejare interferir, pero prometeme que luego descansaras como se debe- Pidió buscando su mirada.

-Lo prometo- Evitó volver a mirarlo a los ojos.

-Y prometeme que estará todo bien con Sesshomaru- Ella negó con la cabeza con una sonrisa despistada.

-Está todo perfecto con él- Dijo finalmente mirándolo nuevamente, y él pido ver que ni ella estaba segura de sus palabras.

-No, no lo está, y tú lo sabes. No me mientas- Le habló con calma.

-Hemos tenido una discusión ayer en la noche- Confesó con disgusto- Creí que estaríamos bien, pero no nos volvimos a hablar después de eso- Contó con los ojos llorosos, recordando lo que sucedió varias horas atrás.

....

Sesshomaru negaba con la cabeza mientras Kagome buscaba documentos en los archivos de su madre, mientras que esta dormía en su habitación. Naraku les había dicho cuatro horas antes de su condena dónde estaba, así que no les costó demasiado traerla a casa nuevamente.

Protector demoníaco |Sesshome|¡Lee esta historia GRATIS!