21.- Wolf

906 131 15

¿Cómo podía comenzar?

Se encontraban en una misión, tenían que desmantelar una base de HYDRA, todo iba bien, el, para sorpresa de todos, siguió el protocolo e indicaciones al pie de la letra, la misión parecía ir mas que excelente, ganando, como siempre, hasta que un soldado contrario a los buenos, osea, ellos, le aventó un suero rojizo a la cara del capitán, para desgracia de ellos aquel soldado escapo, regresaron a casa, le hicieron un examen medico a su novio, todo parecía ir bien, hasta esta mañana que se levanto con un gran lobo dorado olfateando su entrepierna, el momento para el fue tenebroso y muy asustado aventó un grito al cielo asustando tanto al gran lobo como a sus compañeros que entraron corriendo a la habitación, luego de unos minutos de charla y de intentar entablar una conversación con el lobo supieron que era Steve por lo que restaron importancia al asunto y todo el mundo se fue a hacer lo de siempre, el fue a su taller y para su sorpresa su pareja convertida en lobo estaba con el

-Steve, ¿qué haces aquí?- pregunto en un susurro el moreno tomando un circuito de la mesa de trabajo, volteo a mirar a su pareja y este estaba mirandolo fijamente sentado delante de el, trago duro al mirar que aún sentado el enorme lobo le llegaba al pecho, espero unos segundos alguna respuesta pero no recibió nada, suspiro y siguió con sus cosas

Habían pasado algunas horas, el estaba entretenido arreglando una de sus armaduras mientras cantaba Back In Black, escucho a Steve gimotear y aullar adolorido, volteo a verlo rápidamente, se encontraba masticando con ferocidad una llave de hierro mientras se retorcia de forma extraña en el suelo

-VIERNES, ¿qué sucede?- pregunto preocupado el filantropo, dejo lo que hacía y se acerco al enorme lobo, este subió la mirada con un toque decidido

-Señor le aconsejo que vaya a su habitación, el.... Señor Steve posiblemente le seguirá, parece estar entrando en celo- la voz apasible y siempre calma de VIERNES le hizo abrir sus ojos sorprendido

-¿¡Celo!?- pregunto alterado, escucho un aullido feroz y gracias a su instinto comenzó a correr por su vida, sentía el enorme lobo pisandole los talones, vio su habitación y entro, no pudo cerrar la puerta porque entro su pareja convertida en un lobo

Steve miraba a Tony como un depredador miraba a su presa, se lamió los dientes, Tony solo trago en seco, se acerco lentamen a la cama, allí tenía un paralizador, no lo malentiendan, la situación era nueva y caliente pero no quería hacerlo con un perro, era extraño, cuando estaba a nada de poder tomarlo el enorme lobo se abalanzo sobre el moreno y lo inmovilizo con sus enormes patas y su gran peso sobre la cama, de un ágil movimiento con las patas traseros movió su ajustado chort hacia abajo dándole total libertad atrás, Tony chillo sorprendido haciendo que Steve levantara las orejas expectantes

El millonario intento levantarse quedando en pose de perrito cuando sintio a su compañero acomodarse justo detrás suyo, se movió inquieto, buscaba salir casi con desesperación, escucho un gruñido en su nuca que le hizo quedarse quieto, todo su cuerpo sufrió una descarga eléctrica

No pasados mas de dos minutos sintió a su novio moverse detrás suyo, sintio su pelaje, la pesadez de su cuerpo y la actitud tan obsesiva que tenía al no dejar que siquiera se moviera, lo tenía apresado con sus patas delanteras, las traseras evitaban que sus piernas de movieran y teniendo casi todo el peso del lobo en su cadera no podía moverla, chillo asustado y nervioso cuando el movimiento que realizaba su novio fue mas tosco, sintio algo húmedo y caliente deslizarse de entre sus nalgas y luego este entrar rápidamente en su interior taladrando con fuerza, sus piernas temblaron y sintio una deliciosa corriente eléctrica pasar por su cuerpo, un gemido potente salio de sus labios seguidos de mas al igual que las penetraciones hechas rápidas, precisas y certeras, Tony sentía rasguños en su cadera mientras los bufidos y pequeños aullidos gravez le hacían temblar mas que excitado

-¡STEVE!- grito perdido en el placer el filantropo al correrse y sentir agrandar el ¿pene? De su pareja dentro suyo dándole una sensación mas que agradable, los rasguños toscos y la sensación de pelaje que le proporcionaba su pareja fue cambiada por la sensación de piel humana y caricias humanas

-Tony- el suspiro grave le hizo gimotear, volteo levemente la cara para encontrarse con un Steve con la mirada perdida, de su cabeza sobresalían orejas animales, de perro o lobo y escurría saliva de su boca

-Steve- gimoteo mas bajo temblando en espera ¿de qué? Ni el lo sabía

El pene de su pareja siguió creciendo al punto en que de sus ojos salieron lagrimas y se removio incomodo, por algun motivo algo lo impulsava a comportarse de forma mas pacífica y pasiva

Steve miro la pulcra espalda de su pareja, sin imperfecciones, perfecta... Totalmente suya, un instinto no reconocido por el lo impulso a acercarse a la nuca de su pareja, lamerla y morderla con tal fuerza que sus dientes traspasaron la carne y saco un grito de su pareja, una sensación de satisfacción lo lleno, separo sus dientes de la herida, la lamió y luego abrazo a su novio acostandose en la gran cama en forma de cucharita, escucho a su genio gimotear despacio y le dio un beso en su hombro

.....

3 meses después

-Y bien Bruce, ¿qué me sucede?- pregunto el castaño cruzado de brazos mirando fijamente a su amigo

-La morida en tu nuca parece no querer cicatrizar pero tampoco infectarse, nunca antes había visto algo como eso....-

-Al grano- gruño Tony

-Estas embarazado, 3 meses, por eso sufres mareos, vómitos y antojos- Bruce se acomodo sus lentes y tomo a su amigo antes de que cayera contra bruces al suelo

-¿Embarazado? Eso es-

-Imposible, lo se- respondió el medico -Hice las pruebas 5 veces Tony, en verdad estas embarazado-

-.... Hijo de perra- susurro molesto el filantropo cuando vio entrar a su sonriente y feliz novio a la habitación

FIN

Historias Stony ¡Lee esta historia GRATIS!