C. La cura

2.1K 379 59
                                                  

Para ChanYeol no había sido nada complicado hablar con el niño referente a las personas de su fotografía, aunque el por qué la mantenía oculta si le preocupada en demasía.

–No quiero que la tía Mai la rompa como las anteriores.

Esas palabras resonaban en la cabeza del alto, y cuando por fin pudo contarle a su esposo al respecto, este quedó igual que él al inicio, lleno de dudas de por qué la mujer rompería una fotografía tan especial para el niño.

Fue el mismo ChanYeol quién se encargó de disipar sus dudas, ya que en la viva voz del niño de ocho años, aquella mujer nunca había visitado a su padre, por que sí, la mujer era hermana del padre del chico, y esta había vivido en otra ciudad hasta el fallecimiento de su hermano  menor.

Por alguna razón los padres de SeHun la colocaron como albacea de sus fuentes de ingresos, además de la custodia en si, aunque algo no cuadraba. Definitivamente no lo hacía cuando el infante les dijo que su tía había vendido la casa de sus padres, y ahora vivían en una mansión nueva, una dónde la mujer vivía con su pareja y dos hijos más, haciendo de SeHun un desdichado, ya que él le había contado que desde hace un año que no iba a la escuela. 

Desde que sus padres fallecieron su tía lo había mantenido con profesores privados, y sólo podía tomar como pasatiempo la esgrima, el mismo deporte que sus primos practicaban.

ChanYeol se había sentido tan mal con ese chico por haberlo juzgado antes de tiempo, ya que lo único que le quedaba de sus padres era esa fotografía, su amor por el ajedrez, que su padre se había encargado de enseñarle, y Jinso, su mayordomo, persona que su tía conservó, por que según en palabras de la mujer era viejo, y ya nadie le daría trabajo.

Cruel.

ChanYeol y BaekHyun repudiaban la crueldad de la mujer, más por el hecho de que SeHun se enfermaba a propósito para estar en el hospital, por que ChanYeol tenía razón:

–No quiero estar solo, el abuelo JinSo trabaja, y no hay nadie para mi, ChanYeol Hyung.

Algo definitivamente no estaba bien, y sin duda ambos ayudarían al niño a averiguar que había sido de su tía Lyn, y su preciado amigo, LuHan, de quienes había hablado por un lapso de dos horas y que antes del fallecimiento de sus padres no había vuelto a ver.

Después de dos semanas más, una de esas noches ChanYeol se propuso el firme objetivo de encontrar el paradero de la mujer, y no sé, tal vez intentar que lo visitaran y le den un poco de amor y cariño que tanto necesitaba, por ello fue que se sentó en la cama con la laptop frente a él, mientras que BaekHyun descansaba.

Esos últimos días su pareja había estado muy agotado, tanto que ni siquiera el bajo lograba su liberación, solo le bastaba con que su gigante lo lograra para después quedarse dormido sobre su pecho, y si, esa noche no fue la excepción. BaekHyun yacía acostado con una manta, con sus mejillas sonrojadas debido a una leve fiebre y ChanYeol pensó que tal vez estaba por darle una gripe estacional, como a SeHun, por eso, al verlo tan cansado y con la fiebre leve optó pro dejarlo descansar. Y así, sin querer despertarlo comenzó a acariciar sus mejillas, y acomodar sus cabellos sobre su frente pendiente de su temperatura, al tiempo que seguía en su búsqueda





💊





–¡La encontré BaekHyunee!

El nombrado lo observó y sin muchos ánimos dejó el plato del desayuno en la mesa.

–¿Que encontraste?

Gripe estacional [ChanBaek]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora