"Idiota. Te reto a llamar." Dice, mirando malévolamente hacia Hunk. Ella vive para molestar a Lance y, aunque Hunk rara vez lo desafía, sabe que le gusta tanto como a ella ver todo el show.

Lance se ríe a carcajadas y deja la farsa de la chica sexy.

"No voy a gastar mi dinero en llamarle a una señora de 40 años que está sentada tejiendo una bufanda para su gato mientras me dice qué tan bien sabe mi pene."

"Santo Dios, Lance, eso es mucho." Hunk se queja en su mano al darse palmadita en la cara mientras Pidge se ríe fuertemente en su asiento. Ella sabe exactamente qué botones presionar para conseguir que Lance haga cualquier cosa, así que sigue sugiriendo que no tiene las pelotas para hacerlo.

Lance rueda los ojos, pero sonríe de todas formas, y Pidge sabe que lo tiene. Hey, ¿quién no quiere ver al "sastre" hacer un ridículo tan grande como ese?

"Bien. Lo haré. También voy a pedir algo de esa mierda kinky." Saca su celular y marca el número que todavía está en la pantalla, con letras en forma de burbuja rosa brillante. Lance hace una mueca antes de sacar su tarjeta de crédito de su cartera para ingresar los números. Es demasiado tarde para arrepentirse. Ya sabes, tiene su orgullo. El operador de servicio le pregunta si tiene una preferencia para su compañero de conversación, le contesta que no.

"Pónlo en altavoz." Pidge demanda, con una sonrisa. Hunk se vuelve a sentar en su lugar, esperando la segunda mano, lleno de vergüenza.

El celular suena dos veces antes de que una decidida voz masculina conteste fácilmente: "Qué tal, habla Keith. ¿Con quién tengo el placer de hablar esta noche?"

"Lance." Dice sin pensar y de una forma demasiado ansiosa. Inmediatamente se golpea la frente y se encoge. ¡¿DE VERDAD LE DISTE TU VERDADERO NOMBRE?! ¡¿EN SERIO, LANCE?! ESTÚPIDO. Pidge tiene sus manos presionadas sobre su boca. Nunca va a olvidar esto. Nop.

"Bueno, Lance, ¿qué puedo hacer por ti?" La voz pregunta sugestivamente.

Lance duda. El chico suena bien. Realmente bien. Su nombre saliendo de esos labios suena incluso mejor. Él podría pedirle totalmente a este sonido soft hijo de puta que lo domine. Poner en sus bolas un anillo y azotar su polla con una fusta. Mientras sus amigos observan. Síp. Ugh, pero Keith es un nombre tan douchey. ¿Quién demonios elige ese nombre trabajando en eso? Aunque la voz lo compensa... Traga nerviosamente antes de que sienta a Pidge golpearlo en el brazo para que vuelva en sí. Le lanza una mirada, susurrando un "ouch" y notando que Hunk está acurrucado en la orilla del sofá para esperar una muerte segura. Pobre chico.

"¿Lance?" La voz de ángel lo llama con un poco de incertidumbre.

"H-Hola, baby." Se aclara la garganta y fuerza el tono engreído de confianza en su voz. Nunca ha llamado a una línea de sexo y no tiene ni una mínima idea de qué demonios se supone que tiene que decir, pero escupe lo primero que se le ocurre: "He estado siendo un chico malo," dice dramáticamente. Baja un poco su tono de voz. "¿Crees que puedas castigarme?"

No han pasado ni 30 segundos y Hunk tiene su cara fuertemente presionada en una almohada. Lance puede ver el sonrojo extendiéndose hacia su cuello. Demasiado bueno para este mundo, demasiado puro, piensa para sí mismo. Pidge está tratando desesperadamente de contener la risa. Una risita ligera viene del otro lado de la línea, atrayendo su atención de nuevo hacia la llamada. No es que en realidad pueda distraerse de Keith porque santa mierda, esa VOZ.

"Un chico malo, ¿huh? ¿Sabes cómo trato con los chicos que no se comportan?"

Lance sacude su cabeza antes de darse cuenta que Keith no puede verlo. "No, qué tal si me lo dices, Keith." Deja que su sonrisa usual se deslice fácilmente. Sus ojos están enfocados en el celular para ayudarlo a que mantenga esta mierda mientras es verbalmente dominado EN FRENTE DE SUS AMIGOS.

"Les recuerdo quién está a cargo. Les recuerdo quién es su dueño. ¿Y tú sabes quién es el tuyo, Lance?"

El chico siente su boca secarse con la pregunta, y mientras su llamadita debería de estar convirtiéndose en una broma, el bulto en sus pantalones está comenzando a tomárselo un poco en serio. Se atreve a echarle una miradita a Pidge, que se está divirtiendo de lo lindo. Maldición, no puede dejar que ese pequeño monstro descubra qué tan nervioso está o jamás verá el final de esto.

Aclara su garganta de nuevo e intenta ganar el control de la situación. Se supone que debería de estar burlándose de este chico, no excitándose con su estúpida y caliente voz. Joder, tan solo un 'buen chico, Lance' esta comenzando a ser material para una buena paja por un tiempo. ¿Gusto por los elogios? Ahora sí.

"Te quiero sobre tus rodillas, Lance. Vas a hacer justo lo que te diga. Lo único que quiero que salga de tu boca son gemidos alrededor de mi polla mientras está en tu garganta, ¿entiendes?"

JESUS FUCKING CHRIST. Su pene da una sacudida y Lance se ahoga. Se da cuenta que tiene que terminar esta mierda rápido. Él no puede. ÉL SIMPLEMENTE YA NO PUEDE. Para este punto, Hunk está definitivamente sofocado en su almohada y Pidge se ha levantado del sofá para correr en círculos alrededor de la sala, con la boca abierta en un silencioso grito y los brazos agitándose salvamente.

Lance nunca ha sido bueno manejando situaciones incómodas y pierde todo sentido de lógica y tacto cuando es forzado a manejar algo así. Así que hace lo único que pude hacer. Y vuelve a tener 12 años. "¡JAJAJA ES UNA BROMA!" Grita Lance, haciendo una mueca al escuchar su voz levemente quebrada. La línea está en silencio y todo lo que puede escuchar es el latido de su corazón en sus oídos y Pidge gritando de alegría desde la cocina, donde había continuado su pequeña carrera.

"... ¿Qué coño?"

"¡ERES UN INGENUO, KEITH! ¡ACABO DE HACERTE UNA BROMA!" Hay otra larga pausa antes de que consiga una respuesta y solo puede imaginarse a ese chico apretando el tabique de su nariz. Sonríe en la espera de que eso muestre que está calmado, indiferente y tranquilo frente a sus amigos. No lo está. De hecho, es todo lo contrario.

"Las personas usualmente no hacen bromas a una línea de sexo. Sabes que estas pagando por esto, ¿cierto?"

La sonrisita de Lance se vuelve una delgada línea y se patea mentalmente por no ser capaz de retroceder ante un desafío. Especialmente hecho por Pidge. ¿Por qué soy así? "Uh... síp, obviamente sé que estoy pagando por esto. Totalmente."

Click.

Lance lanza un suspiro largo y profundo. "Hunk, ¿por qué me dejas hacer todas estas cosas a mí mismo?"

Hay un apagado "¿Ya terminó?" y Hunk retira la almohada de su cara lentamente. "Oh, gracias a Dios. Hombre, no hay mucho que yo pueda hacer. ¡Ya sabes cómo es Pidge! La dejas entrar a tu cabeza y no hay forma de que puedas retroceder." Sus orejas están todavía rojas.

Lance suspira de nuevo y se desliza del sofá, como si entrara en un estado líquido hasta que está sobre su espalda y mira con ojos abiertos el techo. "Esto mató al chico." Dice sin entusiasmo. Toma su celular y se va a checar la cuenta bancaria. Hay una deducción pendiente de $10. 07. Suspira de alivio. Pudo haber sido mucho peor.

Pidge ha colapsado en posición fetal sobre el piso, lágrimas rodando por sus mejillas mientras ríe maniáticamente. Hunk está sacudiendo su cabeza con incredulidad. Y Lance, bueno, Lance todavía está colgado en un mediocre intento por contenerse al ser llamado "buen chico".


------


Y.... Sip, este es el comienzo de una de las mejores historias Klance que he leído. Aquí  les dejo este fan art --->    https://twitter.com/LeiaMaaria/status/852137773654040576


Don't Break Connection, BabyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora